El ciclado del acuario – mitos y verdades [PARTE 1]

Si en el número anterior ya traíamos un artículo hablando sobre los mitos y verdades de realizar un sifonado en el acuario marino (https://www.coralesymarinos.com/debo-sifonar-la-arena-de-mi-acuario-marino/), esta vez traemos en este mismo formato una cuestión de vital importancia para tener éxito en el establecimiento de nuestro nuevo acuario marino: el correcto ciclado.

El ciclado de un acuario es el paso principal que va a permitirnos establecer un acuario sano y estable, pues es el proceso principal que va a permitir el desarrollo de la vida de los organismos en él. Sin embargo, hoy en día estamos en la era de la información y con ella también viene la “desinformación” y es que, en múltiples páginas, foros o incluso vídeos de canales de acuariofilia, el proceso del ciclado se explica muchas veces mal, cayendo en ciertos errores, confusiones y conceptos poco acertados que se van repitiendo y van contribuyendo a una mala praxis.

En este artículo trataremos algunos de los principales mitos que de él se dicen, seguidos de su correspondiente explicación y justificación.

Recomendamos leer previamente el artículo donde se explica de una forma sencilla qué es el llamado ciclado, pues es la base de este artículo.

MITO Nº1: “SIEMPRE SE DEBE ESPERAR 1 MES A QUE SE CICLE EL ACUARIO” – FALSO

Aún hay gente que piensa que el único ciclado válido es ese en el que tenemos que esperar un mes a que el acuario “madure”. Sin embargo, esto no es así, pues con ese tiempo de espera realmente lo que estamos haciendo es esperar a que unas pocas bacterias nitrificantes en el interior de nuestro acuario (que se encuentran de forma natural en todos los ambientes), se reproduzcan y se formen millones, capaces de poder depurar toda el agua, ni más ni menos.

No obstante, hoy en día, si queremos, no necesitamos esperar tanto a establecer la colonia bacteriana porque el hobby ha avanzado tanto que ya tenemos productos que nos permiten establecer esa colonia bacteriana de forma instantánea, los conocidos productos de “bacterias de ciclado” o “bacterias nitrificantes” de los que hablamos en este artículo (artículo sobre bacterias nitrificantes).

Si aún tienes dudas de cómo funcionan estos productos y si son fiables o no, te recomiendo que leas este artículo donde hablamos de ellos, pues además matizamos muchas cosas sobre su uso.

En definitiva: El uso de estos productos ya nos proporcionan de forma instantánea miles de bacterias que van a poblar nuestro acuario y van a comenzar a depurar el agua, sin necesidad de tener que esperar un mes a que se multipliquen, pues ya las hemos añadido nosotros.

MITO Nº2: “HAY QUE SEGUIR ESPERANDO UN MES, AUNQUE AÑADAS PRODUCTOS DE BACTERIAS NITRIFICANTES” – FALSO

Este es otro error muy frecuente que la gente suele repetir, y por experiencia propia diré que he visto como esto en algunos casos ha generado muchos problemas de pico de amoniaco y nitritos incontrolables.

Es muy importante entender que cuando utilizamos alguno de estos productos estamos añadiendo bacterias vivas al acuario y que una vez entran en él y despiertan del letargo al que estaban sometidas en el interior del bote, necesitan alimentarse, ¿de qué? de lo que alimenta a las primeras bacterias nitrificantes que actúan, de amoniaco o amonio, que desencadenará ese proceso de nitrificación.

Por esta razón desde la adición de estos productos nosotros debemos proporcionarles ese alimento ¿y de qué forma?, añadiendo carga biológica al acuario, es decir, añadiendo peces que producirán esos compuestos mediante sus procesos metabólicos, excreciones, etc., que irán alimentando paulatinamente a esas bacterias e irán reforzando esa colonia y ese filtro biológico. Obviamente, la introducción de peces debe ser paulatina, permitiendo que las bacterias puedan ir trabajando sin sobrecargarse, pero a la vez crecer para ir introduciendo más peces en el futuro.

Si esperáramos un mes tras añadir las bacterias sin hacer nada estas morirían de inanición, colapsando el sistema y retrasando en gran medida ese ciclado.

Hay gente que utiliza productos comerciales para alimentar esas bacterias en ese periodo. Esos productos no son más que concentrados de amoniaco que le proporcionan ese compuesto vital a las Nitrosomonas que van a comenzar la nitrificación. No obstante, aparte de ser un gasto económico adicional, puede resultar peligroso dado que las bacterias Nitrosomonas que oxidarán amoniaco y producirán nitritos se reproducen más rápidamente que las bacterias Nitrobacter que no podrán oxidar el nitrito a tanta velocidad como es producido, pudiendo posteriormente colapsar el sistema con una acumulación excesiva de nitrito que inhiba la acción de las bacterias. Esto, a parte de ser un tanto arriesgado además es un desperdicio de tiempo, pudiendo introducir a los peces en el acuario y permitir que el sistema siga desarrollándose por sí solo.

En definitiva: Sí, podemos hacer un ciclado de forma rápida pero igual de NATURAL, proporcionándole al sistema esas bacterias iniciales y metiendo peces tras ellas, de forma completamente segura.

MITO Nº3: “HAY QUE CICLAR EL ACUARIO CON EL FILTRO APAGADO” – FALSO

Aunque afortunadamente esta no es una práctica que suela repetirse mucho, sí que hay gente que aún cree que deber hacerse de esta manera, inexplicablemente. Por ello cabe aclararlo en este artículo.

Precisamente con el ciclado lo que queremos conseguir es que se establezca toda la comunidad de bacterias nitrificantes (y desnitrificantes por otro lado) que nos depuren el agua eliminando los compuestos nitrogenados. Concretamente esas bacterias nitrificantes, aunque en ciertas condiciones pueden encontrarse nadando libremente en la columna de agua, la mayoría se aloja en los microporos y estructuras reticulares de los materiales filtrantes como canutillos de cerámica, bio bolas, rocas, esponjas que se colocan dentro de filtros y sump. Debido a esto, queda claro el porqué de la importancia de poner en marcha el filtro cuando se está llevando a cabo ese proceso de ciclado, pues con la circulación de agua a través de éste vamos a estar permitiendo la incorporación de las bacterias en el interior de todo ese material filtrante, donde se van a establecer colonias estables de ellas y van a depurar constantemente el agua del acuario.

Cabe destacar que estas bacterias son aerobias, es decir, necesitan oxígeno para desarrollar sus funciones vitales, y por ello tener el filtro continuamente encendido es de vital importancia, además, para que a ellas les llegue el oxígeno necesario disuelto en ese flujo constante de agua.

En definitiva: Los filtros en los acuarios son el corazón de estos y no es recomendable apagarlos nunca (excepto en momento de limpieza), pues albergan en su interior la clave de la vida en el acuario, las bacterias nitrificantes, las cuales sin flujo de agua constante podrían morir.

MITO Nº4: “DEBEMOS CICLAR EL ACUARIO CON EL CALENTADOR APAGADO” – FALSO

Mucha gente opina que debemos ciclar el acuario con el calentador apagado, dado que con este al aumentar la temperatura del agua disminuye el oxígeno disuelto de esta, y esa falta de oxígeno frena o incluso puede matar a las bacterias. Esto no es correcto y no se sostiene por varias razones.

Razón nº1: Sí, es cierto que cuanto mayor es la temperatura del agua menos soluble es el oxígeno en ella y menos hay – como cita la Ley de Henry –,  pero con las temperaturas normales que se necesitan en un acuario tropical, que rondan los 24-26°C, si tenemos un buen movimiento de agua como el que nos pueden proporcionar las bombas de movimiento (equipamiento necesario en un acuario marino) y el caudal del filtro, tendremos suficiente oxígeno disponible para las bacterias y el resto de organismos del acuario.

Razón nº2: Las bacterias nitrificantes, como el resto de organismos, son susceptibles a los cambios físicos y químicos del medio, incluida la temperatura. Si ciclamos el acuario con el calentador apagado, la temperatura del agua será bastante baja (dependiendo de la zona donde nos encontremos) y por consiguiente las bacterias se adaptarán a ella. No obstante, a posteriori cuando el acuario esté completamente ciclado y queramos meter a nuestros nuevos inquilinos, deberemos proporcionarles la temperatura que ellos necesita, entre esos 24-26°C, y esto supondría un cambio brusco de temperatura para las bacterias que previamente ya estaban aclimatada a temperaturas más bajas. Esto lo único que conseguirá es ralentizar nuevamente su metabolismo, es decir, su capacidad de nitrificación, y exponer al acuario a un riesgo de acumulación de amoniaco y nitritos por un mal funcionamiento del filtro biológico.

Razón nº3: Si aún no te han convencido las razones anteriores, debes saber que las bacterias nitrificantes tienen un rango óptimo de parámetros para trabajar, y el rango óptimo de temperatura para ellas concretamente se encuentra entre los 28-32°C aproximadamente (Gerardi, 2002). Por debajo y por encima de esas temperaturas la nitrificación deja de llevarse a cabo a máxima velocidad y comienza a ralentizarse e incluso puede llegar a pararse, suponiendo un desastre para el filtro biológico.

En definitiva: Es recomendable ciclar el acuario bajo las mismas condiciones en las que lo mantendremos posteriormente, para evitar futuros problemas con el filtro biológico.

MITO Nº5: “DEBEMOS CICLAR EL ACUARIO EN OSCURIDAD PORQUE LAS BACTERIAS NITRIFICANTES MUEREN EN PRESENCIA DE LUZ” – FALSO

Sí, es cierto que las bacterias nitrificantes son fotosensibles y podrían parar su actividad metabólica en presencia de una excesiva radiación lumínica, o incluso llegar a parar por completo su tasa de nitrificación con ciertas longitudes de onda (Vergara et al., 2016), pero también es cierto que estos tipos de bacteria, aunque pueden vivir tranquilamente en estado planctónico en la columna de agua, principalmente se encuentran formando biofilms bacterianos y agregados en el interior de los materiales porosos previamente citados. El interior de estos ambientes es lo suficientemente oscuro como para satisfaces sus necesidades de oscuridad. Además, debemos tener en cuenta que el grueso de toda la colonia bacteriana se va a instalar en el interior de los filtros, y la gran mayoría de estos dispositivos ya tienen una estructura elaborada con materiales opacos que proporcionan esa oscuridad que necesitan estas bacterias.

Si queremos realizar el ciclado añadiendo un producto de bacterias nitrificantes, debemos tener en cuenta que al echarlo en el acuario deberá pasar un tiempo prudencial para que estas bacterias se distribuyan por toda la columna de agua, colonicen todos los materiales filtrantes del filtro y se adapten al nuevo ambiente, por lo que en ese caso sí conviene hacerlo en oscuridad, pero simplemente bastará con mantener la luz apagada del acuario en ese momento.

No obstante, sí cierto que un ciclado con luz apagada es mucho más práctico, pues a parte de no consumir energía innecesariamente, también frenamos la aparición de microalgas indeseadas como las famosas diatomeas que suelen aparecer en las etapas iniciales. Como dato curioso también podemos destacar que estas microalgas consumen nutrientes inorgánicos como el fósforo, mismos nutrientes que también necesitan las bacterias nitrificantes en pequeñas cantidades, por lo que en este caso una presencia excesiva de microalgas estaría compitiendo con nuestras beneficiosas bacterias por los nutrientes del medio, pudiendo frenar su multiplicación y tasa de nitrificación. Al quitarles la luz a estas microalgas, su principal fuente de energía, a estos organismos les cuesta proliferar y por lo tanto no generarán tanto problema.

En definitiva: No es necesario tapar el acuario en el periodo de ciclado, bastará con mantener las luces apagadas. No obstante, mantener el acuario a oscuras durante este proceso es una práctica recomendable para frenar la aparición de algas iniciales y problemas asociados.

TEORÍA: “NO HAY QUE HACER CAMBIOS DE AGUA DURANTE EL CICLADO” – VERDADREO

Esta afirmación es una duda bastante recurrente entre la gente que se inicia en los acuarios y todavía hay gente que recomiendan cosas distintas como no hacer cambios, hacer cambios de agua parciales cada día o hacer cambios de agua parciales cada cierto tiempo. La respuesta a esta pregunta es: durante el proceso de ciclado es mejor NO realizar cambios de agua, y aquí viene la explicación.

Para comenzar el proceso de nitrificación necesitamos la presencia de NH3 y NH4+, que son los compuestos que van a “alimentar” al primer tipo de bacterias nitrificantes, mayoritariamente las Nitrosomonas, que convertirán estos compuestos en NO2posteriormente. Después ese NO2 “alimentará” al segundo tipo de bacterias nitrificantes, que suelen ser mayoritariamente las Nitrobacter, que lo convertirán en NO3, compuesto finalmente no tóxico para los organismos del acuario.

¿Qué pasa si nosotros hacemos cambio de agua durante este proceso? Que estamos eliminando el NH3 y NH4+ que va a alimentar a las primeras bacterias, que es lo que da el pistoletazo de salida a la nitrificación, por lo tanto, estamos retardando el ciclo, ya que estas bacterias, las Nitrosomonas, necesitan una cantidad mínima de esos compuestos para comenzar a nitrificar. Si nosotros constantemente estamos eliminando esos compuestos con constantes cambios de agua, no le permitiremos a dichas bacterias nitrificar a una velocidad óptima y por lo tanto estaremos retardando el establecimiento de la nitrificación y el cierre del ciclo del nitrógeno en el acuario.

En definitiva: No debemos cambiar agua durante el ciclado, debemos dejar que todo siga su curso y que se vaya formando y acumulando NH3 y NH4+ que son los compuestos que darán pie al primer paso de la nitrificación.


Y con todo esto acabamos con algunos de los mitos que se comentan sobre cómo realizar un ciclado exitoso. Como ocurre siempre, cada acuario es un mundo con sus particularidades y condiciones, y por lo tanto cada caso será ligeramente distinto, pero existen ciertos procesos bioquímicos en el acuario que en esencia no cambian, y debemos conocerlos y entenderlos para saber identificar ciertos errores que puedan repetirse sistemáticamente y que pueden desembocar en el mal mantenimiento o montaje de un nuevo sistema.