¿Funcionan los productos con bacterias nitrificantes para el acuario?

Es probable que si estás leyendo este artículo sea porque sientes curiosidad por estos productos tan sonados en el mercado de la acuariofilia y seguramente ya tengas una cierta experiencia con ambientes acuáticos y estés familiarizada/o con el concepto de “ciclado” y la importancia de este para el acuario. Si esto no es así, en el siguiente artículo hablamos sobre él (https://www.coralesymarinos.com/el-ciclado-del-acuario-marino/), y te recomendamos que lo leas antes de comenzar con este, pues tiene toda la información que debes saber para adentrarte en el nuevo tema que aquí vamos a tratar.

Ahora bien, comencemos con el tema principal: ¿Alguna vez has oído hablar o has utilizado esos sonados productos de “bacterias de ciclado”? pues hoy hablamos sobre ellos, explicando qué son, qué no son, sus mitos y sus verdades.

PRODUCTOS DE BACTERIAS DE CICLADO

Estos productos han venido para quedarse, y lo mejor, para facilitarnos la vida en términos de mantenimiento de acuarios.

¿Qué son? Básicamente son productos comerciales, la mayoría de ellos en formato líquido, que contienen en su interior un cultivo de bacterias nitrificantes que serán las encargadas de establecer el ciclado en el acuario una vez se introduzcan en él.

¿Qué utilidad tienen? Pues la citada anteriormente, estos productos de bacterias nos permiten establecer la nueva colonia o reforzar la colonia ya existente de bacterias nitrificantes en los acuarios, que son los organismos encargados de transformar los compuestos nitrogenados tóxicos que se van formando en el acuario amoniaco NH3 y nitritos NO2, convirtiéndolos en último momento en un compuesto nitrogenado no tóxico a los niveles que normalmente se originan en los acuarios, el nitrato NO3, compatible con la vida en el interior de ellos.

Sabiendo esto, debemos entender que estos productos son “aceleradores del ciclado” pues nos permiten llevar a cabo este proceso de manera casi inmediata, permitiéndonos establecer el ciclo del nitrógeno de forma rápida, tan vital para sustentar la vida en el acuario.

Estos productos reemplazan el antiguo método del “ciclado largo” o “ciclado convencional” que aun defienden muchos aficionados. Básicamente ese “ciclado largo” consiste en montar y llenar de agua el acuario y esperar posteriormente 1 mes aproximadamente sin introducir vida en él, a la espera de que se cicle, ¿cómo? esperando que la pequeña cantidad de bacterias nitrificantes que hay en el acuario de forma natural (pues las bacterias son ubicuas y se encuentran en todos lados) se vaya multiplicando, reproduciendo y alcanzando una cantidad suficiente que pueda eliminar la cantidad de desechos que irán generando posteriormente los peces y otros organismos cuando sean introducidos en el acuario. Este proceso, por lo general, dura ese tiempo, un mes, donde primero proliferará y aumentará un primer tipo de bacterias nitrificantes (las que oxidarán el amoniaco), y seguidamente un segundo tipo encargado de oxidar los nitritos y acabar el ciclo de la nitrificación, produciendo nitratos.

Sin embargo, los productos de bacterias nitrificantes acaban con la necesidad de esa espera, pues al estar aportando al medio ya la cantidad necesaria de esas bacterias, se hace innecesario esperar tanto tiempo a que las que se encontraban de forma natural en el ambiente se multipliquen. Además, resultan especialmente útiles tras periodos donde hemos sometido al acuario a un tratamiento con medicamentos que haya matado parte de la colonia bacteriana de los filtros, o incluso tras periodos de limpieza profunda de rocas, sustrato o filtros, ayudando a reponer parte de la colonia bacteriana perdida, y reforzando el filtro biológico.

En definitiva, estos productos de bacterias nitrificantes nos permiten obtener unas condiciones de agua seguras para introducir desde un primer momento a los peces en nuestro nuevo acuario. Y no, que sea más rápido el proceso no significa que no sea natural ni seguro, pues básicamente estamos consiguiendo el mismo resultado que si hiciéramos un ciclado largo, que es tener una buena colonia bacteriana que conforme nuestro filtro biológico y nos mantenga el agua en condiciones óptimas.

¿POR QUÉ NO MUEREN LAS BACTERIAS DENTRO DE LA BOTELLA?

Esta es una duda muy frecuente entre aficionados… Sabemos que las bacterias nitrificantes son aerobias, es decir, necesitan oxígeno, y por ello cuando hay un apagón en el acuario y se para el filtro las bacterias en su interior, sin un flujo de agua constante, corren el riesgo de agotar todo el oxígeno del medio y morirse. Entonces… ¿cómo es posible que sobrevivan durante tanto tiempo en un bote encerradas? ¿no consumen todo el oxígeno y mueren?

La respuesta es la siguiente: Esas bacterias nitrificantes se encuentran en un estado de letargo, similar a la hibernación de ciertos animales como los osos. Las bacterias son organismos muy resistentes que ante condiciones adversas pueden parar todas sus funciones vitales, evitando el gasto de energía y evitando con ello la muerte. De esta forma, estas bacterias de los productos son sometidas a un proceso donde se les elimina toda fuente de energía (su alimento del medio) forzándolas a quedar en estado de letargo, casi inactivas y por lo tanto sin consumo de oxígeno ni gasto energético. El medio en el que viven, es decir el líquido, es un medio estéril libre de contaminantes y sustancias que ellas puedan utilizar como fuente de energía, para evitar así que se vuelvan a activar.

En contacto con el agua del acuario, sin embargo, con una adecuada fuente de “alimento” y energía como el amoniaco (NH3), amonio (NH4+) y nitritos (NO2) y el oxígeno, estas bacterias tras un periodo de recuperación (de unas horas a pocos días dependiendo del estado de cada cepa de bacterias) despertarán de su letargo y comenzarán a desarrollar sus funciones vitales con normalidad, es decir, comenzarán a nitrificar.

Hay que recordar que estas bacterias están recuperándose de un periodo de inactividad, y para ello necesitan irremediablemente la presencia de ese alimento en el agua. Esta es una de las razones principales por las que se hace necesario introducir peces en el acuario justo tras la adición de estos productos (como muchas marcas recomiendan), pues son los peces los encargados de generar ese alimento de las bacterias, a través de sus desechos.

NO TODOS LOS PRODUCTOS DE BACTERIAS SON VÁLIDOS

Por supuesto, se dice que “quien hizo la ley, hizo la trampa” y es que no todos los productos de “bacterias nitrificantes” son lo que prometen ser. Existen ciertos productos que claman tener un cocktail de millones de bacterias nitrificantes que ciclarán el acuario de forma inmediata. Esto no siempre suele ser cierto, y vamos a ver por qué y cómo poder saberlo:

Si nos dicen que el producto tiene bacterias nitrificantes en forma de esporas, es una señal para desconfiar. En primer lugar, las bacterias nitrificantes encargadas de llevar a cabo el ciclado del acuario (Nitrosomonas, Nitrospiras y Nitrobacter entre las más comunes en ambientes dulces y salados y Nitrosococcus y Nitrococcus en ambientes exclusivamente marinos) NO generan esporas. Estas bacterias como se explicó anteriormente, entran en estado de letargo y paran su actividad metabólica, pero no generan fase de espora o quiste de resistencia, por lo que si vemos estas afirmaciones en un determinado producto de “bacterias nitrificantes” debemos desconfiar.

A veces “bacterias nitrificantes” no es lo mismo que “bacterias de ciclado”. Existen ciertos productos que dicen tener “bacterias nitrificantes”, pero realmente no contienen las bacterias encargadas de llevar a cabo el proceso de ciclado, y vamos a explicarlo: Las bacterias encargadas de llevar a cabo el ciclado son autótrofas aerobias, es decir, producen su propio alimento a partir de materia inorgánica (el amoniaco, amonio y nitrito) y necesitan oxígeno para ello. No obstante, hay ciertas bacterias autótrofas pero anaerobias (que trabajan en ausencia de oxígeno) o incluso bacterias heterótrofas (que se alimentan de materia orgánica) que son facultativas, es decir, a falta de su principal alimento en el medio o bajo determinadas condiciones adversas, tienen la capacidad de poder utilizar el amoniaco como fuente de energía y nitrificar, sin embargo, no es su principal función y puede incluso que nunca lleguen a desempeñarla. Como ven, aunque técnicamente el decir que estos productos contienen “bacterias nitrificantes” no es ninguna mentira, tampoco quiere decir que estas vayan a llevar a cabo el ciclado, porque simplemente no lo harán (o lo harán, pero a una tasa muchísimo menor que las verdaderas bacterias de ciclado como Nitrosomonas y Nitrobacter).

Si nos dicen que el producto contiene un cóctel de bacterias nitrificantes y no nitrificantes que mejoran la salud del acuario, es una señal para desconfiar. Ya tenemos claro que las bacterias nitrificantes (llamémoslas “de ciclado”) no forman esporas y que son capaces de sobrevivir en estado de letargo. También sabemos que hay bacterias que sí forman esporas como etapas de resistencia, y esas son bacterias heterótrofas y bacterias anaerobias. Para mantener a esas bacterias en forma de espora hay que someterlas a unas condiciones adversas determinadas y forzarlas a que se protejan formando dichas esporas, y para que así se mantengan en el cultivo (es decir, dentro del bote) hacen falta ciertas condiciones específicas que dañarían a las bacterias de ciclado de estar en presencia de este. Por lo tanto, es muy improbable poder almacenar bacterias en forma de esporas junto a bacterias nitrificantes de ciclado sin que estas mueran o se vean gravemente afectadas, y por ello, esos productos que rezan ser un combinado de todo tipo de bacterias, simplemente no son viables.

¿LAS BACTERIAS QUE SIRVEN PARA DULCE Y MARINO SON FIABLES?

Existen muchas marcas que optan por ofrecer productos polivalentes que sirven tanto para acuarios de agua dulce como para acuarios marinos. ¿Son buenos esos productos? Todo dependerá de la fiabilidad de la marca y la calidad de dicho producto, pero si la marca es buena y nos asegura contener bacterias nitrificantes de ciclado en su producto entonces sí, puede ser completamente válido utilizar en agua dulce o salada, y explicamos el porqué:

Los principales géneros de bacterias nitrificantes “de ciclado” en la naturaleza son las pertenecientes al género Nitrosomonas (que oxidan el amoniaco) y las pertenecientes al género Nitrobacter (que oxidan el nitrito). Se ha comprobado que ambos géneros pueden encontrarse en ambientes dulceacuícolas y ambientes marinos, tolerando un amplio rango de parámetros donde pueden llevar a cabo su nitrificación sin problemas, aunque a una mayor o menor tasa de eficiencia.

Si los productos que adquirimos nos proporcionan estas bacterias, entonces sí podemos estar seguros de que podremos utilizarlos en cualquier tipo de ambiente, aunque dependiendo de este vayan a nitrificar más o menos rápido, aunque esto no suele ser una diferencia significativa para el funcionamiento del sistema. Como ejemplo, el producto EasyStart de la marca EasyLife, uno de los que más he utilizado, ha dado buenos resultados tanto en agua dulce como en agua salada.

No obstante, hay marcas que optan por ofrecer una mayor gama de productos y además específicos, teniendo productos destinados a agua dulce y productos destinados a agua salada exclusivamente. Mientras que las variantes que se suelen ofrecer para agua dulce son principalmente cepas de bacterias del género Nitrosomonas y Nitrobacter (y por lo tanto también son válidas para agua salada), es cierto que las variantes destinadas a agua salada suelen contener cepas de bacterias del género Nitrosococcus (sustituyendo a las Nitrosomonas) y Nitrococcus ( sustituyendo a las Nitrobacter) y en ese caso esas bacterias sí son específicas de ambientes marinos, no encontrándose en otro tipo de ambientes, por lo tanto estos productos no podrán ser utilizados en ningún ambiente que no sea marino.

CONCLUSIONES

Para terminar, podremos sacar unas cuantas conclusiones que nos ayuden a comprender mejor este caos de productos de bacterias nitrificantes:

1º Utilizar un producto de bacterias nitrificantes de ciclado es igual de válido que establecer el ciclado del acuario de forma convencional, mediante el “ciclado largo”.

2º Estos productos no solo se pueden utilizar para ciclar el acuario, sino como refuerzo de la colonia bacteriana tras la pérdida de esta, tras haber medicado al acuario o haber hecho una limpieza profunda de rocas, grava y/o filtros.

3º No todos los productos son lo que prometen. Hay productos que aportan bacterias que no son las encargadas de establecer la nitrificación y por tanto no ciclan el acuario.

4º Dentro de la gama de diferentes productos y marcas, existen de mejor y peor calidad, pues muchos de ellos no aportan una concentración adecuada de dichas bacterias y su eficiencia es baja.

5º Es importante saber que hay productos de bacterias de más o menos calidad, y de esto dependerá su éxito en nuestro acuario.

6º No se debe tener miedo a utilizar un producto genérico para agua dulce y salada, pues son totalmente válidos, siempre que sean de una marca fiable de buena calidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.