Cianobacterias en el acuario marino [PT.3] – ¿Cómo eliminarlas con control de nutrientes, biológico y químico?

Con este artículo acabamos la disertación sobre cianobacterias en el acuario marino, terminando de explicar los posibles métodos de erradicación en el sistema. En este caso terminamos hablando de cómo controlar el posible desequilibrio de nutrientes del acuario que puede haber desencadenado la proliferación de estos organismos, y otras técnicas como el control biológico y el control químico. Les recomendamos que, tener una visión más global y completa, lean los artículos anteriores donde se explican todas las consideraciones y métodos de control de esta molesta plaga.

Empecemos entonces, sin más dilación y siguiendo el orden de los pasos en los anteriores artículos, con el control de las condiciones químicas del acuario.

4º CONTROL DE NUTRIENTES

Como el desequilibrio en el nivel de nutrientes es otro de los principales detonantes para la aparición de cianobacteria, debemos controlarlos. Sobre todo, debemos intentar mantener los “atos” equilibrados y controlados, que son los nitratos y fosfatos.

Evitar exceso de fosfatos

Si tenemos un acuario marino solo con peces podemos intentar mantener a 0 los nutrientes, y aunque esto es bastante difícil, es lo más efectivo. Así no damos oportunidad a las cianobacterias ni a otras plagas a proliferar por falta de alimento.

Sin embargo, si mantenemos corales, es recomendable mantener un mínimo de nitratos y fosfatos en el agua, ya que al fin y al cabo son los macronutrientes esenciales para las zooxantelas que viven con ellos. En este caso, en el equilibrio está la cuestión, y se puede intentar mantener una ratio de nitrato/fosfato de 100 a 1, por ejemplo, teniendo nitratos a 5 y fosfatos a 0.05 ppm, o incluso un poco más elevados, pero siguiendo esa proporción aproximada, nitratos a 20ppm y fosfatos a 0.2ppm (este nivel de nutrientes ya empieza a ser alto y en este caso la aparición de algas en general sería más probable).

Desde nuestra experiencia podemos decir que para mantener corales blandos y corales duro tipo LPS no hay ningún problema en mantener nitratos a 20-30 ppm y fosfatos a 0.2 – 0.3 ppm, sin embargo, para corales tipo SPS lo ideal para evitar el indeseable amarronamiento es mantener valores inferiores, por ejemplo, nitratos a 5 ppm o menos y fosfatos por debajo de 0.05 ppm. Hay mucha gente que con estos tipos de corales mantiene incluso valores mucho más bajos, rozando el cero (nitratos <1 ppm y fosfatos <0.01 ppm) para obtener bonitos y delicados colores pastel, sin embargo, jugar tan al límite con los parámetros puede resultar en mayor riesgo de desajuste del sistema y aparición de otro tipo de plagas, como dinoflagelados, de los cuales hablaremos en próximos números.

Los fosfatos los podemos reducir de varias formas:

  • Mediante la reducción del alimento que aportamos al acuario. Recordemos que un exceso de comida no ingerida o un exceso de alimento congelado (el agua de descongelación contiene muchos fosfatos), provocan una subida de este nutriente.
  • Mediante el uso de un buen skimmer de proteínas que, aunque no sea extensamente sabido, también nos ayuda a reducir este nutriente, además de controlarnos los nitratos, cosa que resulta doblemente útil.
  • Mediante el uso de algas/microalgas, bien sea utilizando refugios de algas, reactores de macroalgas o incluso depuradores de algas. A continuación, te dejamos unos artículos donde podrás ver las diferentes opciones y qué algas puedes utilizar para este cometido.
    • Link hacia algas para refugios
    • Link hacia reactores de algas
    • Link hacia depuradores de algas
  • Mediante el uso de diferentes resinas que eliminan este nutriente. Un ejemplo de dichas resinas que funcionan de forma muy eficiente son las GFO Anti-Fosfate Media, que por experiencia podemos decir que son capaces de mantener los niveles a >0.05 ppm e incluso a 0 ppm en acuarios donde se utiliza agua del grifo para realizar los rellenos y cambios de agua.
  • Por último, muy importante, mediante buen sifonando de sustrato y rocas que pueden retener detritos y acumulación de comida que se convertirá más adelante en fuente de contaminación.

En cualquier caso, recomendamos nunca tener nitratos a cero con presencia de fosfatos elevados porque este desbalance puede provocar con mucha probabilidad la proliferación de cianobacterias por encima de otros organismos fotosintéticos (ya saben que tienen ventaja con esa ausencia de nitratos en el medio).

En lo personal, una técnica que me ha resultado bastante útil para mantener los nutrientes controlados es la unión de buenas resinas y skimmer de proteínas, como las resinas GFO Anti-Fosfate para mantener los fosfatos controlados y las resinas eliminadoras de materia orgánica WATER-PURE para mantener controlada la producción de nitrato excesivo.

5º CONTROL BIOLÓGICO

Por otra parte, hay que destacar la importancia de la microfauna en el acuario para combatir y controlar las cianobacterias. Es cierto que esta plaga no es nada apetecible para los peces del acuario y grandes invertebrados, pues tienen un componente tóxico bastante marcado, sin embargo, las cianobacterias forman parte del menú principal de algunos organismos como pequeños nudibranquios y otros componentes de la microfauna del acuario como los copépodos, que en condiciones normales nos ayudan mucho a controlar la población dentro del acuario. Copépodos del orden Calanoida son los más tolerantes a las tóxicas cianobacterias y hay muchas especies en el medio natural, tanto bentónicas como epipelágicas, que se ha visto que se alimentan de estos organismos (Turner et al., 1998). Aumentar o potenciar la microfauna del acuario es muy beneficioso, ya que aumentamos y diversificamos toda la cadena alimenticia dentro de la cual se encuentran esos copépodos comedores de cianobacterias. ¿Qué podemos hacer para ello? Por ejemplo, poner refugios de algas como Chaetomorpha sp. y otras similares o utilizar pequeños refugios específicos para microfauna. Por supuesto, alimentar a la microfauna del acuario de vez en cuando nunca está de más, por ejemplo, aditando fitoplancton, bien sea vivo o en productos destinados, por ejemplo, a alimentar corales.

6º CONTROL QUÍMICO

Existen múltiples productos específicos para erradicar las cianobacterias en acuarios marinos. Uno de ellos, por desgracia bastante frecuente, es utilizar antibióticos, sin embargo, en este artículo queremos dejar constancia de nuestra postura totalmente en contra de realizar esta práctica, pues presenta varios peligros e inconvenientes:

1º Utilizamos antibióticos formulados para medicina humana de forma indiscriminada, sin controlar las dosis ni las pautas, pudiendo causar bastantes estragos a nuestros organismos en el acuario.

2º El antibiótico matará a las cianobacterias, pero también a las bacterias beneficiosas del sistema, como las importantes bacterias nitrificantes del biológico. Esto pondrá en peligro toda la integridad de nuestro sistema.

3º Sin saber dosis y pautas específicas, podemos generar graves problemas de resistencias bacterianas en el acuario, generando cepas de bacterias resistentes que pueden atacar a nuestros peces haciendo muy difícil su posterior tratamiento.

Por estas razones es mejor que dejemos de jugar a ser médicos en el acuario y nos ciñamos a los productos que están realmente formulados y probados para acuarios, con un proceso de bioseguridad y control.

Concretamente hoy vamos a recomendar un producto que personalmente hemos utilizado varias veces en los acuarios con satisfactorios resultados, se trata de Excital de Easy Life.

Este producto no es un antibiótico, por lo que eliminamos los inconvenientes de estos, pero tampoco es un químico alguicida, por lo que es completamente seguro su uso en acuarios con peces e invertebrados, incluidos corales.

Lo que hace este producto es propiciar la proliferación de otro tipo de organismos beneficiosos en el acuario que compiten directamente con las cianobacterias y consiguen desplazarlas del sistema y hacerlas desaparecer. Sin duda alguna, el uso de este producto junto a todas las recomendaciones y trucos que hemos explicado a lo largo de este artículo, harán mucho más fácil la batalla contra esta indeseable plaga.

De momento, esto ha sido todo hablando de las fascinantes y a la vez odiadas cianobacterias en el acuario marino. Esperamos que junto a los artículos anterior donde destripábamos un poco su funcionamiento, hayan podido obtener los conocimientos y herramientas para poder hacerle frente a este problema si les surge en algún futuro (esperemos que lejano).

BIBLIOGRAFÍA

Turner, J. T., Hopcroft, R. R., Lincoln, J. A., Huestis, C. S., Tester, P. A., & Roff, J. C. (1998). Zooplankton feeding ecology: grazing by marine copepods and cladocerans upon phytoplankton and cyanobacteria from Kingston Harbour, Jamaica. Marine Ecology19(3), 195-208.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.