El ciclado del acuario – mitos y verdades [PARTE 2]

En el número anterior de la revista Corales y Marinos abrimos el melón de “los mitos y verdades sobre el ciclado del acuario”, artículo que recomendamos que lean si quieren desmitificar ciertos errores que se comentan y cometen en este proceso.

En este nuevo artículo nos comemos ese melón ya abierto, acabando con los mitos más repetidos en términos de ciclado. Esta vez son muchos los blogs o foros donde se utiliza cierta información correcta y bien contrastada y se tergiversa, sacando muchas veces conclusiones erróneas sobre el funcionamiento de la nitrificación/ciclado, que siguen alimentando ese desentendimiento de este importante proceso. Respetando la numeración de los mitos anteriores, veamos otras ideas erróneas o no del todo acertadas que se repiten en acuarios marinos, y su correspondiente explicación:

MITO Nº6: “HAY QUE MANTENER UN PH DE 8.3 EN EL ACUARIO DURANTE EL CICLADO PARA GARANTIZAR LA PRESENCIA DE AMONIACO” – FALSO

Esto debemos matizarlo: Realmente, el primer grupo de bacterias nitrificantes encargadas del primer paso de la nitrificación, la conversión de amoniaco (NH3) en nitrito (NO2), utiliza predominantemente el amoniaco (NH3) en lugar del amonio (NH4+) para ello (Suzuki et al., 1974). Por esta razón como parte del mito se comenta que para favorecer la presencia de amoniaco en el agua se debe mantener un pH de 8.3, pero esta no es la razón exacta.

El amoniaco (NH3)  y amonio (NH4+) se encuentran simultáneamente y en equilibrio en el agua, y sí es cierto que su proporción depende estrechamente del pH, de forma que cuanto mayor sea este parámetro más cantidad de NH3 habrá en lugar del otro compuesto, sin embargo, la diferencia en su concentración entre un ambiente de pH 7, pH 8 o un pH de 9 no supone mayor problema para el funcionamiento de las bacterias nitrificantes, ya que estas tienen mecanismos de sobra para aprovechar de forma eficiente ambos compuestos químicos (de hecho, en los suelos la nitrificación se lleva a cabo en ambientes ácidos gracias a la capacidad de las bacterias nitrificantes de conseguir un aporte de NH3 a pesar del bajo pH).

La razón real por la que se debe mantener durante el ciclado un pH entre 8 y 8.3 recae en dos motivos principales:

1º Porque el proceso de nitrificación depende de unos parámetros físico-químicos entre los que se encuentra el pH, siendo óptimo un valor de pH 8 (en el caso del funcionamiento de bacterias como Nitrosomona europea, como cita Suzuki et al., en 1974), y para la nitrificación en general un rango de 7.2 a 8.2 como rango para máxima nitrificación, aunque el proceso se realiza de forma óptima incluso a pH de 8.5 (Gerardi, 2002).

2º Porque ese rango de pH es el que normalmente se mantiene en un acuario marino convencional, por lo que desde el principio se hace lógico establecer las condiciones iniciales en las que tras el ciclado vamos a mantener el acuario.

Por estas razones no debemos de prestar especial atención ni complicarnos la vida manteniendo un valor minucioso de pH durante el proceso de ciclado. Bastará con mantener un valor de pH constante y adecuado (preferiblemente 8.2 – 8.4) acordes a las condiciones normales de un acuario marino.

MITO Nº7: “SE DEBE MANTENER UN GRADO BAJO DE SALINIDAD DURANTE EL CICLADO PARA QUE LAS BACTERIAS CREZCAN MÁS RÁPIDO” – FALSO

El mito reza que las bacterias nitrificantes en ambientes salinos ralentizan mucho su crecimiento y por ello en un acuario marino es conveniente primero realizar el ciclado a una salinidad baja, por ejemplo, de 1015 de densidad, para facilitarle la rápida multiplicación en un comienzo.

Este mito proviene de un concepto correcto, pero con una mala interpretación. Es cierto que cuanta mayor es la salinidad de un ambiente mayor esfuerzo de osmorregulación debe realizar un organismo con un mayor gasto energético, y además es cierto que algunas bacterias oxidantes de amoniaco y nitrito específicas de ambientes dulces (como por ejemplo algunas del género Nitrosomona y Nitrobacter) pueden cesar su nitrificación a salinidades de 10 o 20ppt (Cui et al., 2006) en ciertas condiciones, sin embargo debemos tener en cuenta que el total de bacterias nitrificantes de nuestro acuario no solo pertenecen a un único tipo de Nitrosomonas o Nitrobacter, sino que engloba muchas más especies dentro de estos géneros, e incluso dentro de otros géneros como Nitrosococcus, Nitrospira, Nitrococcus, etc., que se van a establecer de forma natural y adaptar al ambiente donde están creciendo, que es el ambiente marino de nuestro acuario.

¿Qué pasa con las bacterias que habitan de forma natural en mares y océanos? Nuestros océanos cuentan con una salinidad estable de 35 ppt aproximadamente y no por ello se nos ocurriría pensar que en la naturaleza las colonias de bacterias nitrificantes estén sufriendo por esta salinidad, ¿verdad?… Entonces ¿por qué pensar que debemos proporcionarles unas condiciones distintas en nuestro acuario a las que llevan millones de años adaptadas en su medio natural?

Además, existe otra razón de peso por la que seguir esta técnica durante el ciclado del acuario puede parecer conveniente en términos de rapidez de multiplicación bacteriana, pero realmente no es necesario:

Si establecemos unas condiciones iniciales distintas para luego cambiarlas cuando hayamos conseguido ciclar el acuario, ¿qué le pasará a esa colonia bacteriana que estaba adaptada a las condiciones anteriores? Aunque hagamos el cambio de salinidad de manera progresiva y nuestras bacterias se adapten (que lo harán pues son perfectamente capaces de adaptarse a multitud de ambientes), no estaríamos consiguiendo ningún beneficio, más que molestar a la reciente colonia bacteriana y forzarla a estar en constante adaptación a distintos parámetros, con una consiguiente reducción en la velocidad de nitrificación.

En definitiva: Siempre es mejor y más seguro establecer las condiciones iniciales de ciclado bajo las mismas condiciones a las que pensamos mantener el acuario en un futuro, esto es condiciones de temperatura, pH, salinidad y resto de parámetros químicos.

MITO Nº8: “ES BENEFICIOSO ENCENDER EL SKIMMER DURANTE EL CICLADO, PARA PROPORCIONAR OXÍGENO A LAS BACTERIAS” – FALSO

Esto realmente no es falso (pues los skimmer de proteínas aportan oxigenación al agua y las bacterias nitrificantes son organismos aerobios que necesitan oxígeno), pero es contraproducente durante el ciclado, al igual que lo es realizar cambios de agua, como explicamos en la primera parte de estos artículos.

El mito dice que esta técnica va orientada a gente poco experimentada en el manejo de acuarios que no sepa determinar si su sistema está bien oxigenado o no, y por ello se recomienda utilizar skimmer de proteínas para asegurar un suficiente aporte de oxígeno para las bacterias. No obstante, esto puede tener más implicaciones negativas que los beneficios que puede aportar en términos de oxigenación. Debemos recordar que una buena oxigenación en el acuario es muy fácil de conseguir teniendo una buena circulación de agua y una buena turbulencia en superficie (por ejemplo, de la salida del filtro que rompa la tensión superficial o de las bombas de agua colocadas de forma correcta cerca de superficie), sin necesidad de utilizar skimmer de proteínas. De hecho, existen muchos acuarios sin sump y por lo tanto sin posibilidad de utilizar skimmer de proteínas y no por ello con problemas de oxigenación de agua. Personalmente, son múltiples los acuarios que mantengo de experimentación sin skimmer proteico en los que he hecho un ciclado rápido con el uso de productos de bacterias nitrificantes y la concentración de oxígeno nunca ha sido un problema.

En contraposición con la supuesta “ventaja” de utilizar este equipamiento, el utilizar el skimmer de proteínas sí que puede llegar a ser un problema para el establecimiento de la colonia bacteriana y puede llegar a retrasar el ciclado. Esto se debe a que estos dispositivos principalmente retiran compuestos nitrogenados del agua, precursores del necesario amoniaco que va a alimentar al primer grupo de bacterias nitrificantes y por lo tanto a detonar la nitrificación y ciclado. Además, estos dispositivos también eliminan parte de fosfatos que son otros nutrientes inorgánicos que estas bacterias necesitan para desarrollarse correctamente. En definitiva, el skimmer de proteínas lo que hará es reducir la concentración de los compuestos necesarios para alimentar a nuestras bacterias nitrificantes, reduciendo su velocidad de crecimiento y retrasando el completo ciclado del filtro biológico.

En caso de no estar seguros de la cantidad de oxígeno en el agua y de seguir queriendo encender el skimmer de proteínas, se podría hacer, pero quitándole a este el vaso colector, para evitar que se esté retirando parte de los nutrientes del agua que sirven de alimento a las bacterias. Sin embargo, nuestra recomendación es no poner en funcionamiento el skimmer de proteínas hasta que no se metan a los primeros peces en el acuario, y en caso de tener la duda de si durante el ciclado el sistema está o no está bien oxigenado, siempre está la posibilidad de instalar temporalmente oxigenadores o de colocar los generadores de olas cerca de la superficie para obtener un extra de oxigenación, medida mucho más eficaz y segura.

Siguiendo este mismo razonamiento, tampoco recomendamos durante este proceso colocar filtración química como carbón activado, resinas eliminadoras de materia orgánica o resinas eliminadoras de fosfatos, por la misma razón, para evitar retirar del medio nutrientes necesarios para las bacterias que podrían retrasar su desarrollo.

Con todo esto, damos por terminado el tema sobre los mitos y verdades sobre el ciclado. Como ocurre con todo, estas medidas de llevarse a cabo no supondrían una catástrofe para el ciclado, pero sí podrían contribuir negativamente al buen desarrollo de este proceso, en contraposición a lo que se puede pensar.

Esperamos con esto haber contribuido un poco al mejor conocimiento y entendimiento de este importante proceso en el acuario y haberles dado a nuestros lectores algunas herramientas para que también puedan razonar y discernir entre información correcta y no tan correcta. Como siempre, al igual que la ciencia, la acuariología y con ella el hobby de la acuariofilia es un sector en constante movimiento, y nunca hay que estancarse en un mismo sitio, siempre debiendo tener curiosidad por buscar el porqué de las cosas y no conformarse con “lo que todos dicen”, pues esos “todos” puede que se estén limitando a repetir información no del todo exacta, extendiendo así la desinformación o poca exactitud de la misma.

BIBLIOGRAFÍA

Cui, Y. W., Peng, Y. Z., Peng, C. Y., Gan, X. Q., & Ye, L. (2006). Achieving biological nitrogen removal via nitrite by salt inhibition. Water Science and Technology, 53(6), 115-122.

Gerardi, M. 2002. Nitrification and denitrification in the activated sludge process. Wiley-

Interscience. Nueva York. Estados Unidos.

Suzuki, I., U. Dular, and S.C. Kwok. 1974. Ammonia or ammonium ion as substrate for oxidation by N. eurorpaea cells and extracts. J. Bacteriol. 120:556–558.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.