El acuario marino en vacaciones

Esta vez vamos a tratar un tema de especial importancia y que a muchos de nosotros como acuariófilos nos ha tocado vivir alguna vez: ¿qué hacemos con nuestros acuarios en las vacaciones?

No es la primera vez que alguien vuelve de las vacaciones encontrándose la desagradable sorpresa de que su acuario se ha llenado de algas o incluso ha sufrido un catastrófico episodio que se ha cobrado la vida de peces y/o corales, y es que sobre todo en verano, los cuidados del acuario deben extremarse tanto porque solemos estar más tiempo fuera de casa y por lo tanto dejando este sin vigilancia, como por las altas temperaturas que se suelen dar en esa época, que afecta mucho a nuestro pequeño sistema cerrado. Sumado a esto, muchas veces se nos plantea la encrucijada de qué hacer con el acuario cuando queremos irnos unos días de vacaciones… “¿cómo me las apaño para que no se me mueran todos mis peces y/o corales? ¿no voy a poder irme más de 3 días por si algo pasa? ¿el precio a pagar por tener un acuario es vivir esclavizado y pendiente de él?” estas preguntas son muy comunes y muchas veces razón para no iniciarse en el hobby, por eso hoy hablaremos de ello y daremos consejos y recomendaciones para preparar tu acuario antes de irte de vacaciones y evitar problemas:

1º REVISIÓN Y LIMPIEZA DEL EQUIPAMIENTO

Es muy importante que durante tu ausencia todo funcione como la seda. Para ello revisa todo el equipamiento del acuario antes de partir: filtros, tuberías de entrada y de salida, calentadores, ventiladores, bombas de agua y/o generadores de olas. Es recomendable además mantenerlos limpios para que nada falle.

Filtros:

En el caso de los filtros no es del todo recomendable limpiarlos en profundidad justo antes de irse, pues irremediablemente con las limpiezas siempre se pierde algo de colonia bacteriana, y es recomendable ir controlando el equilibrio biológico posterior a la limpieza. Lo más recomendable es limpiar el filtro una semana o varios días antes de irse, para tener margen de tiempo y controlar que todo se reestablezca correctamente. No obstante, los prefiltros sí pueden limpiarse justo antes de marchar, para garantizar una máxima retención de suciedad durante el periodo de vacaciones. Además, debe prestarse especial atención a las mangueras de filtros externos, limpiándolas por dentro para evitar que se taponen y pierdan flujo.

Calentadores:

Se deben revisar y comprobar que mantengan una temperatura estable, sin fluctuaciones y muy importante, que no sobrecalienten, sobre todo en verano cuando ya de por sí con el aumento de las temperaturas además suben los grados del agua.

Se deben limpiar concienzudamente pues las deposiciones de carbonatos y organismos calcáreos, muy común en ellos, pueden disminuir su rendimiento o incluso estropearlos. Para evitar esto, una buena limpieza y eliminación de todos los depósitos de cal bastará.

Bombas:

Son uno de los equipamientos más importantes a tener en cuenta, pues son los pulmones del acuario. Las bombas y generadores de olas en todo momento deben proporcionar un flujo correcto de agua para garantizar una buena oxigenación, por lo que deben estar limpios y ser revisados concienzudamente para que los rotores no se atasquen y no restrinjan el flujo de agua del acuario. Al igual que pasa con los calentadores, las bombas – y sobre todo los generadores de olas – son susceptibles a las deposiciones de carbonatos, la invasión por alga coralina o incluso por algas filamentosas que pueden disminuir su eficacia, por lo que es vital limpiarlos en profundidad. Para quitar las deposiciones de carbonatos y alga coralina es muy efectivo sumergir los equipos en agua con vinagre durante unas horas. En el caso de las algas, para eliminarlas se pueden sumergir las bombas en una mezcla de agua y lejía.

Resinas filtrantes:

Si el acuario tiene uno o varios tipos de resinas filtrantes (eliminadores de fosfato, eliminadores de materia orgánica, carbón activado, etc.) también es importante revisarlas y si es necesario limpiarlas o reemplazarlas, para maximizar su eficiencia y asegurarnos así de que durante los días en los que el acuario va a estar trabajando “solo”, haya algo extra que esté depurando el agua.

En el caso de que no se cuenten con estas resinas, siempre es una buena medida a implantar, pues como se ha dicho, estas ayudan a retirar parte de los contaminantes del agua manteniéndola más limpia durante más tiempo, compensando la falta de cambios de agua que va a tener el acuario durante el periodo vacacional. Existen múltiples opciones de resinas que pueden ser colocadas tanto en sumps, como en filtros externos e internos, un ejemplo son las resinas Water Pure capaces de retirar parte de la materia orgánica disuelta en el agua y disminuir considerablemente la formación de compuestos nitrogenados. En cuanto a fosfatos, se pueden utilizar resinas que retiren este compuesto, como las resinas GFO antifosfate, para así reducir la aparición de las molestas algas.

2º CAMBIO DE AGUA PREVENTIVO

Es recomendable realizar un cambio de agua generoso de al menos un 40% del volumen total. Recuerda sifonar bien cada rincón del acuario y eliminar toda la materia orgánica y otros desechos acumulados en los rincones. Con esto, aparte de renovar el agua y bajar la concentración de compuestos nitrogenados nocivos y otros compuestos como fosfatos y moléculas orgánicas, evitarás que se vayan generando más compuestos nitrogenados tóxicos que pueden acumularse peligrosamente en los días consecutivos.

El cambio de agua, además, aporta un pequeño extra de oxigenación al agua, muy importante para los organismos del acuario sobre todo en verano.

3º OPTIMIZAR LA OXIGENACIÓN DEL ACUARIO

En épocas de verano (muy calurosas) lo primordial es controlar la temperatura del agua y aumentar la oxigenación de nuestro acuario pues a más caliente se encuentre el agua menos soluble será el oxígeno en ella y por lo tanto, menos oxígeno disuelto habrá para nuestros organismos.

Normalmente para evitar esta falta de oxígeno se suele bajar la temperatura del calentador para contrarrestar la subida de temperatura ambiente, y con ello mantener los grados correctos del acuario y una buena cantidad de oxígeno disuelto. Sin embargo, en vacaciones, dado que el acuario va a estar sin vigilancia durante unos días, es conveniente tomar medidas preventivas y potenciar la oxigenación y esto se puede hacer de una forma muy sencilla modificando la posición de las bombas o generadores de olas. En estos casos los generadores (al menos uno de ellos en caso de tener 2) deben colocarse cerca de la superficie del acuario, generando una turbulencia suficiente para favorecer el intercambio gaseoso y la entrada de oxígeno al acuario y la salida de dióxido de carbono de este. Si se tiene una segunda bomba o generador de olas se puede colocar a media agua, favoreciendo la mezcla de ese oxígeno que entra a las primeras capas superficiales, a lo largo de todo el acuario.

Otro método efectivo para conseguir mejor oxigenación del agua es colocar un skimmer de proteínas. En caso de acuarios grandes con sump lo normal es tener uno de estos dispositivos, pero en caso de acuarios pequeños no suele contemplarse esta opción, y sin embargo es una muy buena idea en estos casos. Aunque antiguamente estos dispositivos solo eran aptos para acuarios grandes con sump, hoy en día existen modelos de skimmer capaces de adaptarse a acuarios sin sump y de volumen reducido que, aparte de proporcionar ese extra de oxigenación tan beneficiosa, ayudará a disminuir la cantidad de desechos del agua. Modelos como el protein skimmer nano de Ocean Free, el skimmer de mochila Aqua Ocean Hang o el skimmer Aqua Ocean compact son opciones muy interesantes para este cometido, capaces de colocarse hasta en nano acuarios.

Además, no está de más procurar una buena ventilación en la estancia donde se encuentre el acuario. Normalmente siempre acostumbramos a dejar las ventanas cerradas cuando nos vamos de vacaciones, pero si se tiene la oportunidad, lo ideal sería dejar un mínimo abierto para que haya una suficiente renovación del aire de la habitación y no se acumule CO2 en exceso que puede perjudicar al acuario.

4º MINIMIZAR LA EVAPORACIÓN

El aumento de la temperatura hace que irremediablemente el agua se vaya evaporando, dejando las sales en el acuario y haciendo que la salinidad aumente paulatinamente. Esta fluctuación de salinidad es algo que debemos evitar por el bien de nuestros peces y corales, y para ello podemos tomar varias medidas:

1º Colocar tapa al acuario: Está comprobado que los acuarios con tapa pierden significativamente menos agua por evaporación que los acuarios descubiertos. Aunque no todos los acuarios tienen tapa, quizás una cobertura improvisada en estos casos pueda minimizar la evaporación. Si esta opción es la elegida, siempre hay que asegurarse de que la tapa o cobertura tenga una buena ventilación, para favorecer el intercambio gaseoso en el acuario.

2º Utilizar rellenadores: Esta es la opción más segura, pues nos va a mantener estable la salinidad, añadiendo el agua perdida por evaporación de forma automática según se necesite. En el mercado existen multitud de modelos de rellenadores, desde los más simples rellenadores por gravedad hasta los más sofisticados rellenadores de sensores ópticos, como los de la gama Aqua Ocean.

5º VIGILAR LA ALIMENTACIÓN E ILUMINACIÓN

En cuanto a la alimentación ya hace tiempo que tenemos alternativas muy útiles para suministrarle comida de forma remota a nuestros peces. Existen comederos automáticos programables que nos permiten alimentar a nuestro acuario determinadas veces al día de forma automática. Lo ideal es que estos comederos tengan la opción de ajustar el tamaño de la ración que se proporciona en cada toma, pues es esencial no sobrealimentar a los peces, para no generar desechos en exceso que puedan disminuir la calidad del agua.

Otra de las opciones, siempre más preferible, es contar con una persona de confianza que haga el favor de alimentar a los peces, y de paso, echar un vistazo a que todo esté en orden. En este caso lo ideal es que la persona solo proporcione la comida justa que los peces sean capaces de comer completamente en 1 o 2 minutos, sin que llegue a sobrar nada. Tener un buen equipo de limpieza formado por caracoles y otros invertebrados detritívoros también ayudará a mantener los niveles de comida no ingerida controlados en el sustrato.

Estamos acostumbrados a suministrar varias tomas de alimento diariamente a nuestro acuario, pero en estos casos, nuestros peces podrán sobrevivir perfectamente con una toma al día.

En cuanto a la iluminación es conveniente ajustarla y reducirla en la medida de lo posible. Si se mantienen corales poco exigentes y resistente, se pueden disminuir las horas de luz para minimizar la aparición masiva de algas en ese periodo que el acuario estará sin mantenimiento. Recordemos que una aparición excesiva de algas puede generar un exceso de CO2 en horas nocturnas (pues se para la fotosíntesis), lo que puede producir un descenso peligroso de pH, que puede afectar al resto de nuestros habitantes.

Y muy importante, recuerda, si por desgracia vuelves de vacaciones y te encuentras los filtros apagados por un corte de corriente ¡¡no te apresures a encenderlos de nuevo!! lo primordial es oxigenar el acuario, así que ponte manos a la obra, y de resto, sigue los consejos de nuestro anterior artículo donde hablamos sobre ello: https://www.coralesymarinos.com/apagon-en-el-acuario-que-hacer-y-no-hacer-para-evitar-el-desastre/

Con todo esto, ya tendríamos claro qué preparativos llevar a cabo antes de dejar nuestros acuarios a su “libre albedrío” en los periodos de vacaciones, y los consejos a seguir para que nuestros pequeños mini ecosistemas artificiales superen con éxito las calurosas épocas de verano.