Apagón en el acuario: qué hacer y no hacer para evitar el desastre

Un acuario es un pequeño ecosistema artificial cerrado donde todos los componentes y factores deben trabajar en perfecta sincronía para lograr unas condiciones estables y adecuadas para el correcto funcionamiento del sistema, pero existen fenómenos que no podemos controlar, como los cortes de electricidad, que pueden afectar de forma muy brusca el equilibrio de éste, pudiendo resultar fatal si no sabemos cómo actuar ante ellos.

Cuando se corta el suministro de luz, todos los aparatos electrónicos conectados a la corriente eléctrica dejan de funcionar. El calentador, los filtros, los generadores de olas, las lámparas y cualquier otro dispositivo cesan repentinamente su actividad, con los riesgos asociados a ello. Pero, ¿qué pasa cuando esto ocurre? Vamos a ver qué debemos tener en cuenta, para posteriormente poder actuar en consecuencia y cómo minimizar los daños.

Parón de la calefacción/ventilación del acuario

Sea cual sea el caso, si tenemos calentador o enfriador, el cese de su funcionamiento puede resultar letal si pasa un tiempo considerable. Un acuario marino tropical o neotropical se mantiene normalmente entre 25 y 26°C, pudiendo aguantar rangos de entre 21-28 °C. Por debajo y por encima de estas temperaturas los organismos, bien sean peces, invertebrados e incluso las bacterias nitrificantes del acuario, comienzan a sufrir e incluso a morir.

Las temperaturas altas no sólo pueden matar a ciertos organismos, sino también disminuir la cantidad de oxígeno en el agua, pues la solubilidad de este gas disminuye con el aumento de temperatura. Esto podría producir una muerte masiva, dado que si no lo hacen por la propia subida de las temperaturas lo harán por la hipoxia.

De la misma forma, las temperaturas peligrosamente bajas también pueden matar a nuestros peces y corales, los cuales son la mayoría de las veces especies tropicales y neotropicales de aguas cálidas.

Respecto a las bacterias nitrificantes, temperaturas superiores a 45°C paran el proceso de nitrificación, mientas que temperaturas de 16 a 10°C disminuyen considerablemente también este proceso, parándose a temperaturas inferiores a 5°C (Gerardi, M. 2002).

Parón de filtros y bombas

Cuando se paran los filtros, bombas y generadores de olas, se para la circulación del acuario. No hay movimiento de agua, no hay rotura de superficie y por lo tanto no se produce una mezcla de agua que favorezca la difusión de gases, por lo que ni entra el oxígeno tan necesario para los organismos dentro del acuario, ni sale el dióxido de carbono (CO2) que es generado por la respiración de dichos organismos y por otros procesos metabólicos.

Si el apagón es prolongado, el oxígeno que hay en el agua se va agotando paulatinamente, y el CO2 se va acumulando cada vez más y más, propiciando una acidificación, es decir una bajada de pH, que en ciertos casos puede llegar a ser peligrosa.

Hay ciertas especies de peces y otros organismos que son bastante delicados en cuanto a pequeños cambios de parámetros, por lo que si mueren la descomposición de su cuerpo contribuirá aún más al consumo de oxígeno, generación de CO2 y acidificación, entrando en un bucle peligroso.

La falta de oxígeno se acusa más en los filtros y sus materiales biológicos donde se asientan millones de bacterias aeróbicas. Las bacterias de las primeras capas del material rápidamente agotarán todo el oxígeno del medio, creando un ambiente anóxico o con poco oxígeno disuelto en el resto de zonas y contribuyendo a una muerte masiva de la colonia bacteriana. Sus posteriores procesos de descomposición consumirán a su vez más y más oxígeno y acidificarán más el agua de la zona, generando una pérdida de nitrificación (cuyo rango óptimo se encuentra entre pH de 7,2 a 8, casi inhibiéndose a pH menor de 5) (Gerardi, M. 2002) y provocando la acumulación de amoniaco y nitritos generados tras la muerte de los organismos.

En los filtros cargados de desechos y materia orgánica, como suele ocurrir con los filtros externos que no llevan un mantenimiento periódico, se consumirá el oxígeno (y todos los problemas asociados) mucho más rápido que en los filtros que se encuentren en el interior del acuario (con mayor disponibilidad de oxígeno disuelto en el agua) u otros filtros con buen mantenimiento y con poca cantidad de suciedad. De esta forma, podría resultar más peligroso un apagón de electricidad en caso de tener filtros externos cargados de suciedad susceptibles a una descomposición excesiva.

QUÉ HACER y NO HACER para evitar el desastre

En muchos blogs y revistas siempre suelen aconsejar distintas actuaciones dependiendo del tiempo que el acuario haya estado apagado, diferenciando -ciertamente- las distintas consecuencias dependiendo de cuánto tiempo han estado el flujo de agua y los filtros parados.

Apagones de más de una hora ya pueden traer consecuencias fatales para cualquier acuario, sin embargo, determinar las consecuencias dependiendo del tiempo de “apagón” es muy relativo y dependerá mucho de las condiciones de cada sistema. Por ejemplo, si el acuario está en una zona con temperaturas medias y el apagado del calentador no supone una oscilación preocupante de la temperatura, si el acuario no tiene mucha carga biológica ni muchos peces y si los filtros están limpios, el consumo de oxígeno en el agua y todas las consecuencias asociadas serán menores que un acuario que esté en una zona de temperaturas extremas, con mucha cantidad de peces y corales y unos filtros potentes, pero llenos de suciedad. Por ello, aquí vamos a hacer recomendaciones de QUÉ HACER Y QUÉ NO HACER TRAS CUALQUIER APAGÓN, sea durante el tiempo que sea:

1º AUMENTA LA CIRCULACIÓN Y OXIGENACIÓN Y REESTABLECE LA TEMPERATURA

Lo primero que recomendamos es conectar los calentadores/enfriadores y las bombas de movimiento, si puede ser dirigiendo el flujo hacia la superficie, para así facilitar el intercambio gaseoso del acuario. Esto aumentará el nivel de oxígeno y hará escapar el CO2 acumulado, volviendo a reestablecerse poco a poco el pH.

2º COMPRUEBA TUS PECES Y OTROS HABITANTES

Si por desgracia hay peces u otros organismos que no hayan conseguido superar el corte de luz, retira sus cuerpos lo antes posible para evitar que se sigan descomponiendo y se generen sustancias nitrogenadas nocivas para el resto del acuario.

3º COMPRUEBA LOS NIVELES DE AMONIACO Y NITRITOS

Dependiendo del tiempo que haya estado el acuario sin circulación, apoyándonos en lo explicado anteriormente, puede que la filtración biológica se haya visto comprometida, por lo que será necesario evaluar la situación. Un test de amoniaco (NH3) y un test de nitrito (NO2) te darán una idea de los niveles de compuestos nitrogenados tóxicos que hay en el agua, para actuar en consecuencia. Recuerda que los test de amoniaco dan el resultado de amoniaco-amonio total, y que deberás convertirlo a valor de amoniaco (el realmente tóxico) según el pH de tu acuario, usando una simple tabla de conversión que puedes encontrar en cualquier página web, como la indicada en el ciclo biológico en nuestra página https://www.filtrohydra.com/ .

4º CAMBIO DE AGUA PREVENTIVO

Si tras hacer los test has detectado NH3 y/o NO2, deberás hacer un cambio de agua sustancial al acuario del 50%, si es posible.

MUY IMPORTANTE: El amoniaco (NH3) pierde toxicidad en aguas ácidas dado que se convierte en ion amonio (NH4+) “no reactivo” (no tóxico). Si el agua del acuario ha disminuido su pH tras el apagón, los niveles de amoniaco serán menores probablemente que los niveles de amonio (se deberá comprobar en la tabla de conversión), pero al hacer un cambio grande de agua y subir de nuevo ese pH a niveles normales, el amonio no tóxico volverá a convertirse en amoniaco, muy tóxico. Para evitar esto recomendamos como medida preventiva añadir algún producto eliminador de amoniaco como Aquamaker de Easy Life, que acondiciona el agua eliminando estas sustancias tóxicas de ella, tanto amoniaco como nitritos, a la vez que actúa como protector de mucosas y branquias en peces y baja los niveles de compuestos estresantes para ellos en el acuario.

5º NO CONECTES LOS FILTROS

Recuerda que en el interior de los filtros se asientan miles o millones de bacterias y que éstas han podido verse gravemente afectadas por el cese de flujo de agua. Si conectas inmediatamente los filtros echarás al acuario todos los compuestos de desecho de la muerte y descomposición de esas bacterias y del resto de materia orgánica en el acuario, pudiendo contener altos niveles de amoniaco y nitritos, fatales para el acuario.

Lo ideal sería hacer primero una limpieza general del o los filtros, para eliminar toda la colonia bacteriana muerta y otra materia orgánica en descomposición, y si es preciso reestablecer la colonia perdida utilizando algún producto con bacterias nitrificantes como EasyStart de Easy Life u otras marcas.

6º VIGILA TU ACUARIO

Sigue monitorizando días después tu acuario para evitar posibles desequilibrios. Si el apagón ha sido corto, probablemente todo haya quedado en un pequeño y leve incidente, pero si el apagón ha durado varias horas recuerda que probablemente tengas que esperar unos días a que la colonia bacteriana perdida se vuelva a reestablecer.

Con todo esto, esperamos haber abordado todos los factores a tener en cuenta tras un incidente de estas características, y esperamos que con estos pequeños consejos puedan actuar en consecuencia en cualquier momento de emergencia y ante un apagón en el acuario.

REFERENCIAS

Gerardi, M. (2002). Nitrification and denitrification in the activated sludge process. Wiley-Interscience. Nueva York. Estados Unidos.