Cuidado y mantenimiento de Trachyphyllia geoffroyi

En este nuevo artículo sobre corales sencillos para el acuario marino, traemos una especie que hará las delicias tanto de principiantes como de avanzados, ya sea por su espectacularidad y colorido como por su facilidad en el mantenimiento. Hoy hablamos de Trachyphyllia geoffroyi.

 

Trachyphyllia geoffroyi

Este coral es una de las dos especies dentro del género Trachyphyllia y muy común en acuariofilia. Pertenece al grupo de los corales “duros” LPS y son muy populares gracias a su colorido aspecto y fácil mantenimiento. Su compañera Trachyphyllia radiata (denominada anteriormente como Wellsophyllia radiata) es una especie muy inusual en acuarios debido a su escasa presencia en la naturaleza.

T. geoffroyi es un coral solitario, que normalmente no forma colonias, que cuentan con un esqueleto flabelo-meandroide, con un pie normalmente cónico y duro cuando son adultas.

Este coral normalmente se encuentra en los márgenes de arrecifes y zonas de lagunas arrecifales, junto a otros corales de pólipos solitarios. Cuando son jóvenes y en etapa de crecimiento se pueden encontrar anclados a recovecos de rocas, sin embargo, cuando son adultos (normalmente los ejemplares que mantenemos en los acuarios) se suelen encontrar reposando sobre todo tipo de sustratos arenosos en lagunas, protegidos de las olas y las fuertes corrientes y anclados con su cónico pie enterrado en la arena.

Esta especie puede presentar una o varias bocas, dependiendo del tamaño del pólipo, que se van distribuyendo a lo largo de todo el esqueleto meandroide a medida que el coral va creciendo.

Además, esta especie presenta unos colores fluorescentes que brillan de manera muy vistosa bajo la luz actínica. Los pólipos, además, son muy carnosos y con unos colores brillantes que van desde el verde fluorescente, rojo intenso, rosado, marrón y a veces incluso con tonalidades azules, sobre todo en la zona de la boca.

MANTENIMIENTO

Aunque son corales de mantenimiento bastante sencillo, es cierto que son bastante sensibles a la calidad del agua y pueden retraerse de repente en el acuario indicando que algo ha cambiado respecto a las condiciones iniciales.

Dado que son corales que normalmente prefieren descansar sobre el sustrato en el fondo del acuario, hay que tener mucho cuidado con que no se depositen sedimentos sobre ellos, pues pueden dañarlos y perjudicar su desarrollo. Hay que tener especial cuidado con especies de peces a las que les guste levantar sustrato, como Valencianea sp.

LUZ

Este coral se adapta muy bien a todo tipo de intensidades lumínicas, aunque en el acuario es preferible mantenerlos con una iluminación media, preferiblemente con luz azul actínica que haga resaltar sus tonalidades fluorescentes.

Las variedades rojas suelen encontrarse en la naturaleza en zonas de sombra o aguas más turbias, por lo que en el acuario necesitarán menos intensidad lumínica que las variedades verdes y marrones, que suelen encontrarse en zonas más expuestas a la luz y por lo tanto con intensidades lumínicas mayores. Esto es algo que se puede controlar fácilmente colocando a los distintos ejemplares en distintas alturas del acuario, en zonas más o menos expuestas a la luz.

CORRIENTE Y ZONA DEL ACUARIO

Como se ha comentado anteriormente, los ejemplares maduros de T. geoffroyi suelen encontrarse en los sustratos arenosos, descansando sobre ellos con su cónico pie enterrado en la arena. En este caso, en el acuario podremos colocarlas en las mismas zonas, descansando sobre el sustrato en una zona que no esté muy expuesta a fuertes corrientes, aunque también se pueden colocar ancladas a las rocas en zonas medias-bajas, teniendo cuidado de encajar bien su pie en las grietas de la estructura, para evitar que se caiga.

Además, el flujo de agua debe ser moderado y nunca directo, para evitar la retracción del pólipo y para no dañar su carnoso tejido contra los afilados septos de su esqueleto, pero debe ser constante, para ayudar a que el coral pueda desprenderse de todas las partículas de detritos que puedan acumularse en la zona central de su boca y alrededores, lo que puede ocasionar necrosis de tejido y blanqueamiento.

ALIMENTACIÓN

Estos corales son fotosintéticos lo que significa que la mayor parte de su nutrición la obtienen gracias a los azúcares simples que producen las zooxantelas de sus tejidos al realizar la fotosíntesis. Sin embargo, también son activos consumidores de zooplancton, del que se sirven para complementar el 20% (aproximadamente) de su alimentación, así que aceptarán de muy buena gana todo alimento que le proporcionemos. Son especialmente “glotones” cuando se les ofrece alimento en suspensión ricos en vitaminas e incluso gránulos para peces fortificados con aminoácido y otros productos nutritivos.

Cuando detectan la presencia de comida en el agua, extienden los tentáculos alrededor de su cáliz bucal para captar el mayor número de partículas posible y engullirlas. De esta forma, lo que podemos hacer a la hora de alimentarlas de forma eficiente es proporcionarle con la ayuda de una jeringuilla o pipeta una pequeña cantidad de alimento cerca de su boca y dejar que vaya captando su esencia y abriendo los tentáculos poco a poco, para posteriormente soltar todo el contenido del alimento, que captará con los tentáculos ya extendidos.

 

PARÁMETROS

T. geoffroyi es una especie robusta y que aguanta un amplio rango de parámetros dentro del acuario, notándose fácilmente cuando algo va mal, pues no se extienden completamente y permanecen con los pólipos más retraídos. No obstante, mientras que algunos ejemplares en algunos acuarios pueden adaptarse muy bien, hay otros ejemplares que sin razón aparente comienzan a perder tejido y morir, lo que indica que esta especie puede ser bastante susceptible a factores de estrés, como cambios bruscos en las condiciones del agua.

Aguantan un rango de temperatura y salinidad dispares, siempre que el cambio no sea brusco sino gradual. Por ejemplo, pueden vivir perfectamente entre rangos de 23 a 28 °C y con salinidades de 1023 hasta 1026 de densidad aproximadamente. Como corales duros que son, necesitan una reserva de carbonatos, Calcio y Magnesio constante para reconstruir y generar nuevo esqueleto. Los parámetros normales dentro del agua de mar les servirá, pudiendo mantener un KH de 7 a 12dKH, niveles de calcio entre 380 y 450 mg/L (ppm) y niveles de magnesio entre 1200 y 1400 mg/L (ppm).

Al igual que ocurre con la mayoría de los corales, una buena cantidad de elementos traza potencian la coloración y crecimiento de estos bonitos corales. Algo que pasa desapercibido, pero tiene la misma importancia que el KH, Ca y Mg es el potasio (K), macroelemento esencial para el crecimiento y salud de los corales, cuya concentración óptima deberá rondar entre 360 y 410 mg/L (ppm), muy similar al calcio (link hacia artículo sobre el potasio). La presencia de estos elementos en nuestro acuario la podemos asegurar con una buena rutina de cambios de agua con una sal adecuada que contenga la cantidad necesaria de estos elementos o, por el contrario, aditando según las necesidades del acuario, si contamos con métodos de filtración (como protein skimmers o resinas absorbentes) que eliminen gradualmente estos elementos del flujo del acuario.

 

CONSIDERACIONES

 

Esta especie de coral resulta tan atractiva para nosotros los acuariófilos como para los peces en el acuario y por ello no es raro encontrar que algunas especies de peces cirujano, peces ángel e incluso especies como Acreichthys tomentosus encuentren deliciosos los carnosos pólipos de T. geoffroyi y los picoteen incesantemente. En estos casos hay que tener mucho cuidado con las especies que tenemos en el acuario antes de introducir una T. geoffroyi, pues el constante acoso sufrido por estos incansables depredadores provocará que el coral se retraiga y no sea capaz de extenderse completamente, causándole la muerte eventualmente.

Y hasta aquí los cuidados y curiosidades sobre este bonito y peculiar coral solitario. Esperamos que este artículo les haya sido de ayuda e interés a la hora de mantener algún ejemplar de esta curiosa especie. ¡Nos vemos en próximos artículos!