SUMP en el acuario marino

Hoy vamos a hablar de los sumps, esos grandes aliados en la filtración de nuestros acuarios marinos. ¿Es necesario tener sump en el acuario? ¿Si no tenemos sump, cómo podemos suplir su falta? ¿Cuál es la mejor configuración de un sump? Y ¿cuáles son los inconvenientes y las ventajas de tener un sump? Vamos a descubrirlo.

Qué es un sump

El sump, término inglés que significa “sumidero”, es un compartimento auxiliar fuera de la urna principal del acuario que hace las veces de “contenedor” de agua donde se va a realizar la mayor parte de la filtración. Este compartimento no es más que una urna secundaria conectada a la urna principal y equipada con distintos dispositivos de filtración que pueden ser mecánica, biológica y/o química, cuyo objetivo es filtrar y depurar al máximo el agua de nuestra urna principal y devolverla lo más limpia posible a ella.

¿Es necesario tener un sump?

No, no es necesario. Esto solía ser un problema hace años, donde para mantener un buen acuario marino se consideraba totalmente necesario tener un sump, y muchas veces las limitaciones de espacio o dinero impedían a muchos aficionados hacerse cargo de un sistema como estos.

¿Cómo suplir la falta de sump?

Hoy en día gracias al avance y mejora de los equipamientos y dispositivos de filtración existentes en el mercado, podemos tener un acuario marino en perfectas condiciones sin necesidad de instalar un sump, pues existen filtros muy potentes capaces de albergar todo tipo de filtración para nuestro acuario, supliendo la falta de esta urna secundaria.

Lo primero es conseguir una buena filtración biológica en nuestra urna principal, y esto no se consigue mediante la utilización de filtros, sino mediante la introducción de roca de arrecife de calidad, porosa y capaz de albergar una gran cantidad de bacterias nitrificantes y desnitrificantes que nos depuren el agua del acuario de forma natural.

Lo segundo será conseguir una filtración extra complementaria. Claro está que los filtros complementan esta filtración biológica principal, pero además nos proporcionan una muy buena y necesaria filtración mecánica y también filtración química en muchos casos, como por ejemplo con la introducción de resinas eliminadoras de materia orgánica o carbón activado en dichos filtros.

Además, los sumps, gracias a la constante caída del agua desde la urna principal, introducen bastante oxígeno al acuario debido a ese flujo turbulento. Esto en un acuario sin sump podríamos suplirlo colocando bombas generadoras de ola para generar un buen flujo de agua en el interior del acuario y ajustando el caudal de los filtros para generar un mayor movimiento en la superficie del agua y facilitar el intercambio gaseoso.

¿Cuál es la mejor configuración de un sump?

Realmente, en la acuariofilia hay muchas opiniones, y muchas preferencias; hay quienes utilizan el sump única y exclusivamente como filtro biológico, hay quienes lo utilizan como filtración química y hay quienes deciden complementar los distintos tipos de filtraciones. Nosotros consideramos que para que un sump sea lo más eficiente posible, debe de presentar ciertas características que permitan una óptima y máxima depuración del agua, como las que presentamos a continuación:

Bajada de agua sumergida a prueba de salpicaduras. Esto es muy importante pues una bajada de agua con excesiva caída libre va a provocar que perdamos mucha agua por evaporación y por salpicadura, teniendo que reponer con mayor frecuencia el agua perdida.

Espacio en la bajada de agua para introducir filtración mecánica. Ya sea por medio de calcetines filtrantes o filtración seco-húmeda con foamex, la filtración mecánica es muy importante a la hora de depurar el agua del acuario, por lo que un sump que cuente con ella tiene muchas ventajas con respecto a otro sump que no la apliquen. La filtración mecánica retira la mayor parte de la materia orgánica particulada del acuario que contribuye a la turbidez del agua y a su mala calidad, por lo que su retirada supone un agua más limpia y cristalina.

Distintos compartimentos para albergar otros tipos de filtración. Esto también es un factor muy importante a tener en cuenta en un sump, el espacio del que disponga y sus distintos compartimentos. Aunque hay mucha gente a las que le gustan los sump diáfanos, sin nada de separaciones, la verdad es que esto nos será muy útil si queremos añadir filtración complementaria, por ejemplo, más material para la filtración biológica o refugio de algas y/o resinas de filtración química. Además, un sump ideal para nosotros sería aquel que nos permitiera tener un compartimento destinado a colocar un skimmer de proteínas con espacio suficiente para manipularlo sin problema, y otros espacios complementarios como los citados anteriormente.

Por ejemplo, los sumps de los nuevos acuarios Aqua Ocean Sump Pro cuentan con un espacio destinado a colocar un protein skimmer si se desea, un espacio destinado a colocar distintas cargas filtrantes como resinas, bio bolas, carbón activado, etc., y un espacio destinado a colocar un refugio de algas si es necesario, el cual se puede utilizar para otros fines en caso de no utilizarse para ello.

Por último, un buen sump debería ser capaz de autogestionarse y regularse, por ejemplo, mediante auto rellenadores de agua. Tener un rellenador automático en muchos casos facilita el mantenimiento del acuario y además mantiene de forma segura la salinidad del acuario, evitando cambios bruscos. Por ello, un sump con un espacio para la instalación de un rellenador es un sump completo y eficiente.

En definitiva, ¿cuál es para nosotros la mejor configuración de sump? Aquella que abarque primero una buena filtración mecánica, que nos permita seguir con una buena filtración biológica a través de material poroso y/o refugio de algas, y por último una buena filtración química por medio de skimmers de proteínas y/o distintos tipos de resinas capaces de eliminar los químicos del agua y posibles contaminantes.

¿Y cuáles son sus inconvenientes y sus ventajas?

Inconvenientes

Aunque pocos, los sumps presentan ciertos inconvenientes. El primero y más evidente el factor económico, ya que instalar una segunda urna complementaria, en términos de equipamiento, tiene un coste considerable, ya que aumentas los litros totales de agua del acuario y con ellos deberás aumentar la cantidad de aditivos a añadir y la potencia de los aparatos como los calentadores. No obstante, adquiriendo un kit de acuario con el sump ya incluido este coste a la larga se compensa y se minimiza.

El segundo inconveniente es su tedioso mantenimiento. Dado que el sump suele instalarse fuera de la vista del resto del acuario, se tiende a olvidar su mantenimiento y a desatender su correcta y periódica limpieza, y esto es un error pues la acumulación de suciedad en nuestro sump puede acarrear consecuencias muy negativas para la calidad del agua y la salud de nuestro acuario, pasando de convertirse en el corazón depurador del acuario a poder ser su peor fuente de contaminación.

El último inconveniente que presenta es el espacio que ocupa, ya que instalar un sump requiere de un emplazamiento determinado debajo o cerca del acuario principal, que debes tener bien adaptado para tener un funcionamiento óptimo del dispositivo. El tema de los ruidos generados por todo el equipamiento que metes dentro del sump también es un factor a considerar, aunque eso depende de la calidad de los componentes que elijas.

Ventajas

En contraposición, un sump presenta muchas más ventajas que suplen con creces los pequeños inconvenientes que puedes encontrar. Principalmente, tener sump nos va a permitir aumentar en gran medida y personalizar por completo la filtración del acuario. Podemos decidir qué tipo de filtración queremos y en qué cantidad, cosa que no podríamos hacer de tener solo la urna principal.

Al aumentar los litros de agua del acuario nos aporta múltiples beneficios, por ejemplo, mayor estabilidad de parámetros y menos fluctuaciones de salinidad y algo que suele pasar desapercibido, pero resulta muy importante sobre todo a nivel estético, es que el nivel de agua de la urna principal no varía por la evaporación, variando solo en el sump, y siendo necesario solo reponer el agua perdida de éste.

Además, el sump nos permite tener mucho más espacio disponible en la urna principal, ya que no tenemos la necesidad de poner en ella filtros, calentadores ni otros dispositivos. En términos estéticos nos permite tener una urna principal limpia, sin nada de equipamiento a la vista, y mucho más bonita, para poder apreciar con todo lujo de detalles a nuestros peces y corales.

Otra de las ventajas es su facilidad de manipulación, ya que siempre es preferible meter manos en una urna vacía sin habitantes, y así no correr el riesgo de descolocar, dañar o tirar accidentalmente algún coral y estresar a nuestros peces, en el caso de tener que estar manipulando el equipamiento en la urna principal.

A todo esto, se suma una ventaja bastante importante a la que no le suele dar importancia todo el mundo, la capacidad del sump de albergar una gran cantidad de microfauna como copépodos, que gracias a la ausencia de depredadores se reproducen a sus anchas y contribuyen a aumentar el stock de alimento vivo en el acuario para nuestros peces y corales, y para mantener un equilibrado sistema bioquímico.

Sabiendo todo esto solo nos queda decir que, si no tienes la posibilidad de instalar un sump para tu acuario marino, no te preocupes, pues hoy en día hay alternativas muy buenas para suplir esta falta. Sin embargo, si tienes la posibilidad de instalar uno ¿a qué esperas? es una inversión en filtración y comodidad que agradecerás una vez tengas todo listo y a punto en el acuario.