Sales marinas para acuarios ¿Cómo escoger la mejor?

Dentro de todos los factores que debemos tener en cuenta para montar y mantener un bonito y saludable acuario marino, existe uno que es esencial por encima de los demás, el agua salada.

Resulta evidente que la mejor forma de mantener a todo organismo vivo es asemejando lo máximo posible sus condiciones de cautividad a sus condiciones naturales y, por ende, la mejor forma de mantener un acuario marino es utilizando agua natural de mar. Sin embargo, utilizar este recurso en nuestros acuarios muchas veces no es posible por distintos motivos; El primero, no todo el mundo tiene acceso a este bien tan preciado en la naturaleza (por vivir en zonas alejadas a la costa); y el segundo, aún habitando cerca de costa, no siempre el agua será idónea para utilizar en acuarios, pues los emisarios marinos, la eutrofización de las aguas, los vertidos de combustible o el agua de mar recogida en zonas muy cercanas a grandes poblaciones urbanas, entre otros, son factores que disminuyen la calidad de ésta y no la hacen segura, por evidentes motivos de contaminación. Por estos motivos cada vez son más demandadas las sales naturales y/o sintéticas para preparar el agua de manera artificial.

A continuación, vamos a repasar los distintos factores que hacen que una sal sea la ideal para nuestros acuarios marinos.

Las sales para acuarios marinos

Existen distintos tipos de acuarios marinos, tales como acuarios para que en los restaurantes y marisquerías se mantengan langostas, bogavantes y almejas, cuyos requerimientos son mínimos y donde prima el precio.

También existen acuarios con tan sólo peces tropicales un tanto más exigente, y acuarios con otros invertebrados, corales blandos, corales de pólipos largos LPS, y/o corales de pólipos cortos SPS, mucho más exigentes que consumen mucho más Calcio (Ca), Magnesio (Mg), Carbonatos (KH) y otros minerales traza (“Tr”) como por ejemplo el Estroncio (Sr), que utilizan para formar sus esqueletos. Por esta razón existen sales de acuario un tanto más básicas y económicas, destinadas a acuarios con menores requerimientos y sales más complejas adaptadas a acuarios con mayores requerimientos.

Características de una sal ideal

Los factores más importantes para que una sal sintética tenga una composición lo más similar posible a la del agua del mar, cuando se diluya a una densidad de 1.025 a 25°C de temperatura, son la pureza de sus ingredientes y la forma en que se mezclen para que la composición de la sal sea homogénea.

Composición química adecuada

La composición química de la sal para acuarios debe ser lo más parecida posible a la composición real del agua de mar.

Hay que saber que en el agua de mar hay que entender que existen compuestos CONSERVATIVOS que no se consumen por lo organismos vivos que pueblan el acuario y cuya concentración permanece prácticamente constante, y compuestos NO CONSERVATIVOS que son los macro y micronutrientes y elementos traza que en el acuario van disminuyendo porque los consumen los organismos mismos que los pueblan ya que los precisan para su metabolismo. Estos elementos no conservativos y su concentración en el producto son los que determinan que una sal sea adecuada o no.

Origen de la sal

Existen sales naturales que son las obtenidas a partir de las sales evaporadas de las salinas y sales fabricadas con sal de roca (rocas sedimentarias de cloruro sódico puro) las cuales se enriquecen con otros ingredientes.

Las sales de salina no tienen una composición homogénea porque la concentración de los elementos traza no es la adecuada en las salinas, ya que algunos de ellos reaccionan formando compuestos insolubles cuando se precipitan al evaporarse el agua del mar en ellas, y además pueden contener sustancias orgánicas que pueden bajar la calidad del agua del acuario, ya que la sal del mar contiene cantidades variables de fitoplancton y zooplancton.

Las sales de roca, sin embargo, presentan una gran ventaja sobre las anteriores ya que no tienen humedad, con lo cual son más puras y se requieren menos gramos por litro de agua para alcanzar una correcta salinidad. Además, se puede conseguir que su composición química sea más precisa y muy similar a la del agua del mar si se utilizan ingredientes de gran calidad y pureza. Estas sales también presentan la ventaja añadida de que se disuelven mucho más rápido que las sales fabricadas con sales de salinas.

Todo esto no significa que las sales de salinas no sean buenas, sino que es más fácil conseguir una composición química como la del mar utilizando sal de roca de alta calidad mezclada con ingredientes de gran pureza, como en las sales anhidras de este tipo.

Homogeneidad en la composición

Esto es algo de extraordinaria importancia, pues las sales deben contener muchos elementos traza no conservativos tales como el escandio, plata, cadmio, indio, estaño, antimonio, teluro, iodo, xenón, cesio, bario y lantano, del orden de millonésimas de gramo. Si se tiene en cuenta lo difícil que es conseguir una mezcla homogénea mezclando el contenido de dos azucareros iguales uno con azúcar blanca y otra morena, entenderán lo difícil que es conseguir que la composición de una sal marina sea homogénea. Para ello se van haciendo premezclas donde se van combinando pequeñas cantidades de sal y sus aditivos paulatinamente, y se fabrican lotes de como máximo 500 kg, pues es muy difícil conseguir la homogeneidad con lotes de fabricación mayores.

Las premezclas con la sal final deben fabricarse en recipientes de acero inoxidable de la máxima pureza para no contaminar las sales, y tanto los ingredientes como las premezclas y la sal final deben analizarse para garantizar que la composición de ésta sea como la del mar.

Dos tipos de sales con características ideales

Dentro de toda la variedad de sales sintéticas que se comercializan hoy en día, existen alternativas de muy alta calidad y que dan excelentes resultados. A continuación, pondremos un ejemplo de uno de los mejores productos del mercado, sus dos variantes y las características que las hacen ideales para preparar agua de mar de calidad.

Sal Aqua Marine Reef y Aqua Marine Pro

Es una sal completamente anhidra, es decir, sin humedad, lo que permite que su composición sea muy homogénea y permite preparar más litros de agua con menos cantidad. Esta propiedad anhidra también la hace la sal con más rápida disolución del mercado, produciendo un agua transparente y cristalina en pocos minutos, lo que la hace muy útil sobre todo si necesitamos hacer cambios de agua de emergencia.

El proceso de fabricación de esta sal se realiza a través de la preparación múltiples premezclas de cantidades controladas que van mezclándose constante y consecuentemente en cantidades moderadas, para conseguir la máxima homogeneidad y distribución de la sal pura y sus aditivos. De esta forma, la composición del producto asegura una máxima calidad, obteniendo en cada lote los mismos parámetros al contar todos con la misma composición química, lo cual otorga una estabilidad y continuidad de los parámetros cada vez que se prepara agua con ella.

Esta marca ofrece dos clases de sal, la Aqua Marine Pro con una composición igual a la del agua de mar, apta para todo tipo de peces, crustáceos invertebrados, y corales tanto SPS como LPS, y la Aqua Marine Reef para los que deseen mantener corales SPS sin tener que regular tan frecuentemente el Calcio y Magnesio, pues tienen un contenido mayor que la sal del mar, dado que a diferencia de los océanos en donde las concentraciones permanecen constantes, en un acuario con abundante población de corales SPS la concentración disminuye rápidamente pues este tipo de corales consumen gran cantidad de Calcio, Magnesio y Carbonatos, y por ello esta sal presenta una mayor concentración, que disminuye la frecuencia con la que se deben aditar estos elementos al agua.

Con todo esto ya podemos concluir con los distintos tipos de sal marina y qué determina su calidad; en definitiva, buscamos sales con una concentración adecuada de minerales y una composición lo más exacta posible a la del agua de mar, y esto se consigue gracias a 1) el origen de la sal (siendo mejor la sal de roca), 2) a su proceso de mezcla que deberá garantizar una buena homogeneidad y 3) a la calidad de sus componentes.