Peces para un nano acuario marino

Si comenzamos con un artículo de cómo montar y mantener un Nano Acuario Marino, creo que lo justo es escribir un artículo para aconsejar qué peces podemos introducir en él.

En primer lugar, debemos comenzar advirtiendo que en un nano acuario no debemos poner ni muchos peces ni peces que se hagan grandes. Por ejemplo, yo tengo un nano acuario de 60 litros con tan sólo dos peces payaso y un pequeño gobio. Como hemos recalcado en artículos anteriores, cuantos menos peces menos alimento aportaremos y menos polucionaremos el acuario. Esto nos permitirá introducir algunos corales u otros invertebrados en el acuario. Además, hay que tener muy presente que como su mismo nombre indica, un nano acuario, es un acuario de volumen reducido, por lo que es muy importante que las especies que metamos en éste sean especies de más bien sedentarias, de poca natación. Teniendo claras estas pautas básicas, podemos comenzar.

Peces payaso

Posiblemente el pez más conocido de todos sea el pez payaso, en especial del género Amphiprion. Estos peces criados en cautividad son ideales para mantener en nano acuarios. En realidad, casi cualquier tipo de pez payaso, excluyendo el Premnas, que puede alcanzar un tamaño considerable para estos pequeños acuarios, son ideales.

Aunque existen una gran cantidad de especies de payaso, posiblemente los Amphiprion sean los más vistosos ya que suelen moverse más por el acuario. Además, estos peces gracias a su cría en cautividad se encuentran en el mercado con diferentes patrones de color con lo cual podemos conseguir ejemplares especialmente llamativos para nuestro ambiente marino. En acuarios de 30 o 40 litros se recomienda tener un solo ejemplar. A partir de 40 hasta los 60 o 70 litros podremos mantener una pareja en el acuario.

Damiselas

Otros peces muy comunes en los acuarios marinos son las damiselas. Existen infinidad de especies, con distintos comportamientos, pero todas ellas son buenas candidatas para introducirlas en nano acuarios. En el caso de las damiselas deberemos utilizar la misma regla que para los payasos, pero incluso en acuarios de más de 50 litros no poner dos de la misma especie, ya que pueden pelearse. Si el acuario es pequeño y no queremos tener un payaso se puede pensar en las del género Chrysiptera, ya que tienen unos colores azul eléctrico muy vistosos.

No obstante, hay otras menos conocidas, pero posiblemente más interesantes, que son las del género Neoglyphidodon. Las N. crossi, por ejemplo, son especialmente pacíficas para ser damiselas y tienen vistosos colores y patrones en su cuerpo, que nos cautivarán y harán las delicias de todo el que se pare a admirar el acuario.

Gobios

En los acuarios por encima de los 40 o 50 litros generalmente queremos introducir algo de variedad, pero con este volumen no parece haber mucho donde elegir. Pues bien, si ponemos un pez que dé movimiento como un payaso o damisela y queremos introducir algo que se mueva por el fondo y la decoración, nos podemos decantar por un gobio. Existen multitud de gobios de pequeño tamaño, unos más bonitos que otros y también algunos más caros que otros. Los más comunes son los del género Amblyeleotris, peces que vivirán pegados al fondo y los verás trabajar de vez en cuando moviendo arena para hacer su pequeña “madriguera”.

Otros gobios muy vistosos y curiosos son los Amblygobius, como el A. rainfordi o el A. hectori, pequeños gobios de bonitos colores que se pasarán el día filtrando la arena para obtener materia orgánica que les servirá de alimento. Lo bueno de estos peces es además de llamar nuestra atención, ayudarán a mantener el sustrato limpio.

Existen otros gobios que, aunque no cumplan una misión determinada pueden mantenerse en pequeños acuarios. Ejemplo de ellos son los del género Gobiodon, siendo el más conocido el G. okinawae, pero hay otras especies como el G. histrio.

Estos pequeños y simpáticos gobios danzarán por la superficie de las rocas y los corales, alimentándose de pequeñas partículas y ayudándonos a mantener los rincones más inaccesibles libres de detritos y materia orgánica particulada. Otros gobios muy interesantes para acuarios de más de 50 litros son los Nemateleotris, peces muy bonitos, elegantes y de vivos colores que nadarán cerca del fondo continuamente desplegando su aleta dorsal en forma de dardo.

Blénidos

Por otra parte, para estos acuarios por encima de 40 litros podemos introducir algún blénido. Estos peces de aspecto parecido a algunos gobios no son muy vistosos, pero sí “simpáticos”. Algunas especies como el Ecsenius bicolor o el Salarias fasciatus, son perfectos para tenerlos en pequeños acuarios.

Son peces curiosos y muy inteligentes que incluso llegarán a comer de nuestra mano si los acostumbramos. Además, son peces principalmente herbívoros, por lo que devorarán pequeños resquicios de algas que nos puedan ir saliendo en las rocas, ayudándonos a mantener a raya posibles plagas.

Grammas y Chromis

Para acuarios a partir de 50-60 litros existen algunas especies de la familia de los serránidos como los Gramma, como el bonito y vivo Gramma loreto, o los parecidos Pseudochromis.

Los primeros del Atlántico y los segundos del Indo-Pacífico. Son peces tranquilos con otras especies, pero pueden llegar a ser muy agresivos con los de su mismo género. Son territoriales por lo que no pondremos peces dos de este grupo juntos en un nano acuario. Pueden tener vivos colores rosa, violeta y amarillo, entre otros, por lo que aportarán un punto de color a nuestro ambiente submarino.

Hay que tener en cuenta, que estos peces no son compatibles con pequeños invertebrados en nuestro acuario, pues podrían convertirse en sus presas con facilidad.

Como ya comentamos en el artículo del montaje de un Nano Acuario, algo muy importante es la alimentación de nuestros inquilinos. Si tenemos un mini-ecosistema equilibrado tendremos uno o dos peces en nuestro acuario. Pero a estos peces deberemos darles un alimento de calidad. Puesto que generalmente tendrán la boca pequeña es aconsejable utilizar un alimento pequeño como el Mini Pellets Collor de Omega One. Además, a la hora de alimentar les proporcionaremos unos pocos granitos observando que ingieran todos los pellets en cuestión de 1 o 2 minutos. De este modo evitaremos que sobre comida y se ensucie el acuario. Este proceso lo podemos repetir de 2 a 3 veces al día.

Poco a poco vamos completando nuestro Nano Acuario. Tenemos el acuario lleno con agua sustrato y roca, hemos introducido los peces. Sólo nos falta ser pacientes ver su evolución y poco a poco podremos ir introduciendo otros organismos como ermitaños, caracoles, corales, etc. Vais a ver lo fácil que es mantener un Nano Acuario Marino.

blénidos, chromis, damiselas, especies, gobios, grammas, ideales, nano acuario, payasos