Montipora digitata: un coral duro SPS apto para todos los aficionados

En el mundo del mantenimiento de los corales existen ciertos grados de complejidad, siendo los corales blandos normalmente los más sencillos de mantener, seguidos por los corales duros de pólipo largo (LPS), y al final de la lista, como si de un tabú se tratara para todos aquellos acuaristas “nóveles” o que se consideran “no suficientemente experimentados”, se encuentran los corales duros de pólipo corto (SPS).

Sin embargo, existen muchas especies de corales SPS que, contrario a lo que podrían pensar los aficionados nóveles, son relativamente sencillos de mantener en el acuario marino. Uno de esos corales es el que presentamos en este nuevo artículo, el coral Montipora digitata.

Generalidades de Montipora digitata

Montipora digitata es un coral duro hermatípico (es decir formador de arrecifes) de pólipo corto, que se distribuye por las aguas de lagunas y zonas someras del Mar Rojo y el océano Indo-Pacífico.

Este coral de esqueleto ramificado y pequeños pólipos puede presentar distintos y llamativos colores, habiendo variedades rojas, verdes, azules, violetas, rosadas e incluso amarillas, más complicadas de obtener. Además, se caracteriza por su resistencia y rapidez de crecimiento en el acuario, y su idoneidad para ser mantenido por principiantes y aficionados intermedios.

A continuación, vamos a ver qué se necesita para el mantenimiento óptimo de este bonito coral en nuestros acuarios:

Mantenimiento

Luz

Como la mayoría de los corales, son animales fotosintéticos que contienen algas simbiontes en el interior de sus tejidos, llamadas zooxantelas, que realizan la fotosíntesis y les proporcionan nutrientes. Por ello, un punto clave en su mantenimiento es la iluminación del acuario. Lo interesante de este coral es que alberga distintas especies de zooxantelas (género Symbiodinium) que se pueden adaptar a distintas condiciones de luz y temperatura, por lo que dotan al coral de una alta adaptación y resistencia a las distintas condiciones lumínicas en distintos ambientes marinos, y de la misma forma, en los distintos parámetros de los acuarios.

Aunque se mantienen bien con intensidades de luz moderadas, para optimizar su crecimiento y sus colores es mejor mantenerlas bajo una intensidad de luz alta, dado que son corales que normalmente habitan en aguas someras y por lo tanto están adaptados a aguantar altas radiaciones solares. Precisamente, esa adaptación es la que hace que el coral cuente con determinados pigmentos protectores y cromoproteínas que luchan contra el exceso de luz, que muchas veces le dan colores muy bonitos y brillantes.

Claro está que debemos tener en consideración el tamaño del coral y sus distintos “morphs o coloraciones, ya que pueden determinar la cantidad lumínica que éstos necesitan. Por ejemplo, pequeños esquejes de coral, sobre todo tras el esquejado y su posterior fase de recuperación, no soportan una luz muy intensa, prefiriendo iluminación moderada que vaya aumentando paulatinamente.


Por otro lado, las variedades naranjas parecen crecer bien en niveles medios de luz, mientras que las variedades como las verdes, azules, violetas y rosadas (estas dos últimas mucho menos frecuentes) prefieren intensidades más altas (Riddle, D. 2008). También debemos tener en cuenta, que, aunque son capaces de adaptarse a muchos grados de intensidad lumínica, cuanta menos luz tengan más zooxantelas necesitarán para aumentar su rendimiento fotosintético, y dado que estas zooxantelas tienen mayoritariamente pigmentos pardos/dorados, pueden proporcionarles un color amarronado y poco atractivo a nuestros ejemplares.

Alimentación

Aunque las zooxantelas, como organismos fotosintéticos, le proporcionan al coral azúcares y otros nutrientes, M. digitata también complementa su alimentación capturando pequeños organismos planctónicos, de talla muy pequeña. Normalmente, excepto ciertos zoantidos como algunas especies de Zoanthus y Gorgonias, los corales son mayoritariamente carnívoros, por lo que el alimento que le proporcionemos deberá componerse en su mayor parte de zooplancton, y no fitoplancton. ¿Significa eso que las suspensiones de fitoplancton no sirven para nada? No, pues como hemos recalcado, muchos corales blandos con pólipos demasiado pequeños para poder capturar presas animales, se alimentan de microalgas y materia vegetal en suspensión, y además esas microalgas son el alimento perfecto para el resto de microfauna del acuario, que contribuye al stock de alimento vivo natural dentro de él.

Proporcionarle alimento periódico al coral hará que tenga sus necesidades nutricionales cubiertas, disminuyendo su necesidad de obtener alimento mediante fotosíntesis y consecuentemente reduciendo su cantidad de zooxantelas en los tejidos, que puede traducirse en una coloración menos parda (el color proporcionado mayoritariamente por estas algas) y más viva.

Corriente y zona del acuario

Como a la mayoría de corales SPS con pequeños pólipos, a M. digitata le gusta la corriente fuerte y una buena circulación del agua que lleve pequeñas presas de zooplancton a los pequeños tentáculos de sus pólipos para así alimentarse de ellos, pero que, además (y muy importante), que no permita que se le deposite materia particulada en su esqueleto y tejidos, manteniéndola siempre limpia y sana.

Se estima que para los corales tipo SPS la corriente debe ser fuerte y turbulenta, con un movimiento de agua 6 veces mayor que los litros del acuario, por lo que de mantenerse en acuarios de 100L, las bombas recomendadas para M. digitata deberían tener una potencia de 6000L/H. Un buen equipamiento para ellas son los generadores de ola Aqua Ocean que pueden modificar el flujo de distintas formas, imitando los distintos cambios de corrientes en zonas de laguna e intermareales donde se encuentran estos corales.

Respecto a la zona del acuario, debemos tener en cuenta que M. digitata es de crecimiento rápido, por lo que deberemos procurarle una zona bastante amplia que le permita crecer y no competir en espacio con otros habitantes del acuario, pues en la mayoría de los casos perderán la batalla ya que es un coral bastante pacífico que carece de largos tentáculos urticantes, como pueden tener otros corales SPS de la familia Acroporidae, y no suele ganar “peleas por el territorio”.

Parámetros

Como el resto de corales de tipo SPS, M. digitata es bastante exigente en cuanto a la estabilidad de los parámetros, y dado que es un coral de crecimiento rápido y esqueleto cálcico, demanda unos buenos niveles de carbonatos, calcio y magnesio para su propagación y buen mantenimiento de sus estructuras duras. No obstante, más allá de mantener unos parámetros dentro de los niveles normales y una estabilidad sin fluctuaciones bruscas (que es muy sencillo siguiendo unas pautas básicas), M. digitata se adapta a cualquier tipo de acuario marino, ya sea “low nutrient” o “high nutrient”, aunque con este último tipo se deben de tener unas ciertas consideraciones a la hora de mantener cualquier coral SPS.

Respecto a la temperatura lo recomendable sería mantenerla entre 24 y 28°C y aguantan salinidades entre 1022 hasta 1026 de densidad. Con respecto al KH, aguantan rangos desde 8 hasta 12 dKH, aunque sus niveles recomendados estarían entre 8 – 8,4 dKH, para evitar fluctuaciones bruscas. Respecto al calcio, al igual que otros corales, se mantienen bien entre concentraciones de 400 a 450 ppm y por último, en cuanto al magnesio, las concentraciones recomendadas son las mismas que el resto de corales duros entre 1200 y 1400 ppm.

Con respecto a los nitratos (NO3) se ha comprobado que niveles elevados, aunque aumentan la cantidad de zooxantelas y capacidad fotosintética del coral, pueden disminuir la esqueletogénesis, es decir, reducir la formación de nuevo esqueleto y crecimiento. Además, dado que es el principal factor limitante para el crecimiento de otros organismos fotosintéticos, niveles elevados de NO3 pueden desembocar en aparición de algas en el acuario, susceptibles de invadir los tejidos del coral y matarlo. Por ello, aunque se pueden adaptar a distintas concentraciones, se recomienda que los niveles de NO3 para M. digitata y en general para cualquier otro coral tipo SPS oscile entre 5 y 15 ppm, como mucho, aunque se pueden adaptar a niveles de hasta 40 ppm. De la misma forma, para evitar problemas con las indeseables y mortales algas, los fosfatos (PO42-) deberían mantenerse a 0.1 ppm.

Esquejado y cuidado contra parásitos

Como se ha dicho, M. digitata es un coral de rápido crecimiento y su esquejado suele hacerse necesario muchas veces debido a la rapidez con la que van ganando terreno en el acuario.

Para esquejar basta con sacar a la colonia del agua y cortar una porción utilizando una herramienta adecuada como una radial o alicates. Para pegar los nuevos fragmentos a sus bases correspondientes se puede utilizar pegamentos específicos como resinas especiales para ambientes marinos o pegamentos con base de cianoacrilato, inocuos para los corales y peces del acuario.

Algunos corales bajo condiciones de estrés, como es el esquejado y fragmentación, generan cantidades considerables de mucus protector que puede ser susceptible de ser invadido por microorganismos oportunistas en el agua que pueden acabar llegando al coral e infectando la zona del corte. Para evitar esto, tras el esquejado se deberá retirar la mayor cantidad de mucus posible, de forma mecánica mediante sifonado suave, o situando al nuevo esqueje de coral y a su “madre” en una zona con una buena circulación de agua que evite la colonización de la zona cortada por microorganismos no deseados.

Además, tras el esquejado nunca se deberá poner el nuevo esqueje “hijo” en una intensidad lumínica superior a la que estaba expuesto previo al esquejado. Incluso puede llegar a ser recomendable situar el nuevo fragmento en una zona con luz moderada, para ir aumentándola paulatinamente, dándole tiempo al coral fragmentado a volver a readaptarse y generar nuevo tejido.

El esquejado, aparte de ser una buena forma de aumentar tu población de corales de manera económica, es el futuro del cultivo de corales en granjas, que supone una muy buena alternativa a la extracción de estos organismos de su medio natural. Por esto, corales como M. digitata en el mercado suelen provenir de cultivo en granjas, una práctica más sostenible y ecológica, por lo que la compra de corales como éstos, siempre asegurándonos de que hayan sido cultivados en granjas y no extraídos del medio natural, es una buena alternativa de seguir haciendo que el hobby sea cada vez más sostenible y menos invasivo para el medio natural. Y, por último, a la ventaja de su rápido crecimiento y su posibilidad de cultivo intensivo y ecológico se le suma su resistencia, que hará que cualquier aficionado pueda iniciarse en el mantenimiento de los bonitos corales “SPS” sin demasiada dificultad. El hobby al alcance de todos los niveles.

REFERENCIAS

Riddle, D. (2008). Montipora digitata: A stony coral for all hobyists. Advanced Aquarist, Volume VII (Book 1).