Los cuidados de los Corales Sol

Los corales Sol de los géneros Tubastrea y Dendrophyllia, están de vuelta a los acuarios marinos a pesar de no haberse ido nunca.

Conforme se recupera la afición a los corales duros, vuelven a verse de nuevo más ejemplares de estos magníficos corales, y para mantenerlos correctamente vamos a daros algunos consejos básicos sobre sus cuidados.

Generalidades

Estos corales, habitan en casi todas las aguas del mundo, tanto en mares tropicales como en aguas frías.

Hay algunas especies como Dendrophyllia ramea, que viven a varios cientos de metros de profundidad en los cañones submarinos de nuestras aguas, con temperaturas que no superan los 10 grados.

Suelen encontrarse colonias en aguas relativamente profundas pero siempre donde haya un buen aporte de corrientes con Zooplancton.

Las especies mas frecuentes en los comercios son Tubastrea aurea,  michranta, y diaphana, similares a las Dendrophyllia sp. Diferenciar una Tubastrea de una Dendrophyllia, es relativamente sencillo gracias al tamaño de los pólipos mas grandes en la ultima.

Distinguir de modo seguro a que especie pertenecen es mas complicado ya que sin haber una gran cantidad de especies pueden variar bastante su morfología dependiendo de las condiciones del entorno, ya en las primeras nomenclaturas se cometieron errores mezclándose ambos géneros.

Existen mas especies de corales sol como las Balanophyllias, pero siendo muy raras en el marcado las dejaremos para un próximo articulo.

Todos ellos tienen  un esqueleto masivo y compacto, constituido principalmente por carbonato cálcico y algunos minerales traza, este esqueleto queda recubierto por una capa de tejido que pude variar su grosor en función de la especie o de la condición física.

Una colonia sana de Tubastrea aurea con forma semi esférica, puede tener un tejido de un par de milímetros de grueso cuando está hinchada, una Tubastrea michranta, nos va a dejar su fino tejido en las manos si la tocamos con las manos desnudas y poco cuidado.

La coloración del tejido puede ser naranja, rojo, un tono indefinido entre rosa y naranja, amarillo, negro azabache o negro con reflejos verdes en función de la especie.

Finalmente los pólipos se alojan en un caliz de buen tamaño y con unas estrías o crestas septales muy marcadas.Cuando los corales han estado almacenados mucho tiempo en la cadena de distribución, pierden masa de tejido, en este caso, el pólipo desaparece en el fondo del Cáliz y apenas se aprecia cuando esta cerrado.

Una colonia de acuario bien cuidada y que podríamos llamar obesa, ha de dejar las puntas de algunos tentáculos afuera del caliz por que encuentra un espacio reducido para tanto tejido.

La alimentación de los corales sol depende en exclusiva del aporte de zoo plancton, que cazan ávidamente con los arponcillos urticantes o nematocistos que tiene en la punta de sus tentáculos.No tiene por tanto algas simbióticas zooxanthelas y van a depender en exclusiva de una alimentación a medida, que describiremos después.

La longitud de los tentáculos varia en cada especie y ambos géneros, pero un coral sano puede tener pólipos desde un centímetro hasta mas de 10 cm en las especies mayores de aguas frías.

El color de los tentáculos y de la corona del pólipo varia de naranja, amarillo, negro o incluso blanco nieve, con especies que combinan el tejido del cuerpo rojo con el pólipo blanco.

De todos modos el nombre común de corales sol se debe a la especie tipo de Tubastrea aurea, con un brillante color naranja en todo su tejido, y que cuando extiende sus tentáculos radiales con un tono mas claro recuerdan a la representación de un disco solar.

Estructura de los Corales Sol

Refiriéndonos a la especie tipo Tubastrea aurea, las colonias de pólipos suelen ser semi esféricas, ancladas a un soporte solido, y desde donde emergen los soportes cilíndricos de los pólipos.

Estos suelen tener una altura aproximada de 1´5 cm. Con un diámetro alrededor  de 8 a 10 mm. El numero de pólipos es variable en función del tamaño de la colonia , pero raramente supera el centenar,  la altura máxima de estas colonias no suele llegar a los 40 cm en esta especie.

Otros corales sol son claramente ramificados, Tubastrea michranta alcanza mas de un metro de altura con varios centenares de pólipos. Las ramificaciones corresponden a una columna central gruesa desde donde sobresalen los alojamientos de los pólipos con un máximo de 2 cm de longitud.

Ya hemos comentado que Dendrophyllia tiene los pólipos mas grandes que Tubastrea, también sueles ser mas ramificada pero a diferencia de michranta, el tronco central es relativamente delgado y los brazos de los pólipos mas largos para alojar el tamaño de estos, podemos encontrar especies con estos brazos de mas de 3 cm de longitud.

Dendrophyllia tampoco tiene colinas muy numerosas siendo un par de docenas un numero realmente alto.

Reproducción

Los pólipos son hermafroditas, y cuando las condiciones son adecuadas para reproducirse, expulsan al agua larvas ya fecundadas internamente por los diferentes pólipos, de este modo una sola colonia produce larvas útiles que se reparten en la columna de agua, hasta encontrar un soporte solido, donde se fijan y generan una nueva colonia con un pólipo único inicial que posteriormente genera nuevos por gemación.

En acuario es muy frecuente que una colonia sana genere periódicamente pólipos y que aparezcan colonias nuevas en los rincones de nuestro acuario.

Si habéis tenido suerte y esto ocurre, merece la pena dedicar un tiempo a estas minúsculas colonias nacidas en cautividad y que crecerán mas rápido que las salvajes, recreando un conjunto espectacular.

Alimentación

Esta es la piedra angular sobre la que obtendremos buenos resultados en el mantenimiento de los corales sol.

Recordemos que se trata de corales que dependen del zooplancton, que no tienen zooxanthelas, y que consumen mucha energía apara soportar una gran cantidad de tejido y construir un esqueleto muy importante.

Ya sabemos que en los acuarios con una filtración exhaustiva el zooplancton natural brilla por sus ausencia, por tanto debemos darle alimentación especifica.

Otro hándicap se encuentra en que de forma natural, los pólipos solo cazan en la oscuridad que es cuando se moviliza el zooplancton, y también cuando nosotros dormimos.

Así que os vamos a dar unos truquillos para que podáis alimentar correctamente a los corales Sol.

La alimentación debería ser principalmente natural, pero nada de mejillón o gamba congelados que pierden propiedades rápidamente, nos vamos a centrar en alimento congelado especifico para acuario, y en las variedades de Mysis, Krill, Cyclops y Artemia por este mismo orden de importancia.

Hemos de saber que en el mar un 80% del alimento capturado corresponde a crustáceos Copepodos y similares, y el resto se reparte en otros crustáceos, puestas de peces y corales e incluso algún alevín.

Diremos que las colonias suelen llegar desnutridas y muy débiles, recuperarlas en un ejercicio de paciencia y constancia y el mantenimiento posterior también, solo si estáis dispuestos a sacrificar una parte de vuestro tiempo para cuidados, deberéis adquirir un coral Sol.

Los pólipos parecen guiarse para cazar por estímulos como la oscuridad, cambios en la intensidad de las  corrientes y en una especie de olfato súper desarrollado, y de este nos vamos a valer para darles la alimentación correctamente.

Vamos a dejar descongelar en un pequeño recipiente la ración de alimento destinado a esta primera toma, normalmente aconsejamos aclarar la comida congelada y escurrirla, en este caso cogeremos con la ayuda de una jeringuilla el liquido de descongelación y procederemos a rociar con el con cuidado a la colonia sin tocarla, esta operación la repetiremos varias veces hasta apreciar como emergen las puntas de los tentáculos, en ese momento succionaremos también con la jeringuilla una cantidad de alimento con un poco de agua del acuario, que suavemente dejaremos caer en el tentáculo. Si hemos hecho la operación de forma adecuada, el tentáculo cogerá el alimento , lo introducirá , y volverá a salir de nuevo en unos minutos pero con mas tejido o varios tentáculos mas , esta operación la deberíamos repetir al menos tres veces en el día, hasta que la colonia se acostumbre a “oler” el fluido inicial y se abra automáticamente, bastara entonces dejar caer el fluido del descongelado en el agua para que los pólipos emerjan para cazar, solo entonces les daremos el alimento con la ayuda de la jeringuilla y de forma individual.

Con el paso del tiempo la colonia puede legar a permanecer abierta durante todo el día en espera de comida, haciéndose realmente golosa y activa.

En este punto podéis introducir en alguna toma del dia, alimento en granulado para peces marinos de buena calidad, o mejor aún especifico para corales, si vuestro coral lo acepta, no lo sobrealimentéis en exceso  ya que los pellets son muy concentrados, y los nutrientes se repartirán por toda la colonia a través del tejido.

Una colonia bien alimentada multiplica el tejido, el tamaño de los pólipos y solo será cuestión de tiempo que comience a reproducirse de modo activo.

Condiciones del agua y del acuario

Alimentar una colonia de Tubastrea requiere de mucho alimento y de líquidos residuales, una parte del gran excedente lo van a aprovechar los otros habitantes del acuario, pero otra va a acumular una cantidad importante de nutrientes perjudiciales.

Debemos aumentar mas los cambios de agua, la limpieza del filtro, incorporar sistemas de degradación activos, o mejor aún combinar todos ellos.

Mucho cuidado con los Nitratos que deberían ser inferiores a 50 ppm, y sobre todo a los Fosfatos siempre por debajo de 0’25.

Como veréis somos generosos con las recomendaciones pero estos corales son tolerantes y siempre hablamos de niveles máximos y no adecuados.

Mantener los niveles de minerales  como el calcio o los carbonatos, son esenciales para que pueden construir el esqueleto, así como la adición de elementos traza.

Un Calcio sobre 450 mg/l, y un Kh entre 8 y 10  estaría correcto.

Los niveles deben ser los habituales para otros acuarios de arrecife pero debemos aumentar los análisis y reponer los minerales, sin dejar que disminuyan demasiado entre cada control.

Generalmente los corales Sol habitan en aguas oscuras, pero esto no significa que no puedan hacerlo en zonas iluminadas, sabiendo que no tienen zooxanthelas, podemos aprovecharnos y colocarlos cerca del fondo o en los laterales donde llegue menos luz, dejando el espacio mas iluminado para otros corales que la necesiten.

Las corrientes no deben ser muy intensas pero si envolventes, con un caudal aproximado de 20 veces el volumen del acuario por cada hora.

No les gusta la intensidad, y deberemos ponerlos en zonas donde llegue de forma tamizada para que abran sus pólipos en la totalidad, incluso veremos una reacción positiva si desconectamos las bombas de circulación para alimentarlos.

Conclusiones

Para nosotros los corales Sol son los mas espectaculares en un acuario, tanto por el tamaño de los pólipos como por su coloración, sin embargo, siendo muy resistentes necesitan alimentación adecuada y de fuertes controles del agua, y por tanto de mucho tiempo por nuestra parte.

Aseguraros que les vais a dedicar los cuidados que necesitan y de la continuidad en el tiempo. Solo de este modo podréis llegara a disfrutar de la verdadera belleza de este coral.

coral, corales, cuidado, cuidados, necesidades, sol