Los corales blandos en el acuario

El mantenimiento de corales en acuario, está camino de recuperar en nuestro país el esplendor que tuvo hace algo más de una década. Debido a la crisis global muchos acuarios de arrecife con corales de gran dificultad se desmontaron por culpa del elevado coste de mantenimiento.

En este periodo los corales blandos han aguantado el tipo, gracias a su precio más contenido y a su resistencia en acuarios marinos sin grandes equipamientos.

Este tiempo ha servido también para recuperar de algún modo el interés de muchos aficionados que antes los consideraban invertebrados de segunda categoría.

Vamos a tratar en este primer número de la revista Corales y Marinos, sobre algunos de las familias más populares en los comercios especializados.

La definición genérica de corales blandos o duros, viene dada por la formación o no de un esqueleto calcáreo que soporta la colonia de pólipos, un coral en realidad es un organismo con diferentes tipos de células especializadas que realizan funciones complementarias en beneficio de la colonia, de este modo se explica en gran parte como se pueden reproducir asexualmente a partir de un trozo de la colonia, generando en cierto tiempo, otra nueva clónica con forma similar a la original.

Por tanto, se les ha dado la nomenclatura de corales blandos a los que tienen un tejido conjuntivo más o menos rígido que les permite aguantarse y expandirse, y a los corales duros los que tiene un esqueleto calcáreo rígido donde los pólipos lo recubren a modo de funda.

Curiosamente los corales cuero, englobados dentro de los corales blandos, también tienen esqueleto calcáreo, pero entrelazado con el tejido conjuntivo, en forma de espículas calcáreas que ayudan a soportar el conjunto, estas espículas calcáreas son capaces de concentrarse y aumentar en número cuando el coral se encuentra sometido a corrientes muy fuertes, siendo solo cuestión de semanas que produzca más espículas para aguantar el envite.

En primer lugar, citaremos a los corales blandos de cuero, en este grupo podemos englobar a los conocidos Sarcophyton, Lobophytum y alguna Sinularia.

Los corales cuero deben su nombre común al aspecto que tienen cuando sus pólipos se encuentran retraídos, tomando la apariencia de este material. Sin embargo, cuando estos corales se encuentran en expansión con los pólipos fuera son dignos de cualquier acuario de arrecife de primera clase.

Todos los grupos reciben una parte importante de nutrientes mediante el intercambio de las algas simbióticas zooxanthelas, que viviendo en las capas exteriores del tejido, absorben los nutrientes orgánicos necesarios del agua circundante, para con la ayuda de la luz, producir energía asimilable por coral hospedante, que se beneficia de esta simbiosis.

Por ello es importante disponer de iluminación adecuada en cuanto a intensidad y espectro. Por una parte, mantendremos el acuario iluminado visualmente y por otra aportaremos la luz necesaria para que las zooxanthelas hagan su trabajo y mantengan a los corales alimentados.

En la actualidad podemos encontrar luminarias con diferentes composiciones de luces led, que con un precio relativamente bajo, cubrirán las necesidades lumínicas de estos corales.

Es importante que dispongan de leds complementarios para cubrir todo el espectro necesario, como leds azules y actínicos entre 17000 y 20000ºk, y leds fríos entre 8000 y 1000 Kh, son los más adecuados.

Sarcophyton es uno de los géneros más frecuentes y se encuentra en el mercado con diferentes especies, siendo las más comunes S. trocheliophorum, S. glaucum, S. tenuispicullatum, S. ehrenbergi, y el escaso S. elegans. La forma recuerda a una seta grande, con un tronco bien diferenciado y una copa amplia, con más o menos pliegues según la especie.

Posiblemente las variedades más valoradas sean S. elegans, proveniente de las islas Fidji, con un bello color amarillento en todo su cuerpo y pólipos, aunque esta especie es la más delicada y costosa de todas, se importa esporádicamente de su área de distribución siendo la práctica totalidad de maricultivo.

Los ejemplares más coloreados de S. ehrenbergi pueden tener los pólipos en diversos tonos de color verde, siendo los mejores con un acentuado color fluorescente, es un auténtico placer observarlos bajo una fuente de iluminación con leds actínicos.

Otras variedades de Sarcophyton con pólipos largos pueden llegar a albergar incluso peces payasos entre sus tentáculos sustituyendo a las habituales anémonas.

Todos los corales de cuero incluidos los Sarcophyton mudan la piel periódicamente en función del crecimiento, suele ocurrir cada dos semanas, estando unos días cerrados con un aspecto céreo. Es importante en este punto, que reciban corrientes de agua con la intensidad suficiente para eliminar esta piel vieja y dejar el sombrero libre de restos de suciedad y algas.

Los Lobophytum son relativamente parecidos a Sarcophyton, pero el aspecto es más lobulado esto es, con partes de la copa en forma de dedos, y con el tronco más corto, de ahí le viene el nombre común en ingles de Finger Leather coral, o dedos de cuero en castellano.

Los pólipos de Lobophytum son en algunos ejemplares relativamente grandes y con un bello color blanco, siendo absolutamente espectaculares cuando están abiertos totalmente, aunque esto solo ocurre en días contados por lo general.

Debéis tener precaución ya que todos los corales desprenden compuestos tóxicos al agua para evitar el asentamiento de otros en la cercanía, y los compuestos de Lobophytum se encuentran entre los más perjudiciales para otros corales duros delicados, se ha de renovar a menudo el carbón activo, digamos cada mes y mantener el Skimmer en perfecto uso para que este coral no moleste a sus vecinos.

Sinularia es un género con especies bastante diferentes, tenemos algunas con aspecto de agrupaciones de algo parecido a orejas con pólipos en los bordes, como Sinularia brassica, y otras con forma claramente arborescente con largas ramificaciones recubiertas de miles de pólipos como S. flexibilis, también aman las corrientes fuertes pero amplias, sin focos de gran presión, para ello son recomendables las bombas especiales para circulación de agua, con el chorro amplio y que disperse el caudal por todo el acuario, para todos los corales cuero un bomba de aproximadamente 20  veces el caudal del acuario por hora será suficiente.

Otro de los grupos más valorados por los aficionados son los llamados pólipos de botón, de los géneros Zoanthus, Palythoa y Protopalythoa.

Tanto los pólipos de botón como las anémonas coloniales que trataremos después, no son corales blandos al uso, ya que aunque pueden tener colonias interconectadas, cada pólipo sobrevive de forma independiente, pero vamos a englobar a ambos en este artículo, ya que la inmensa mayoría de expertos los colocan juntos, tanto en comportamiento como en necesidades de mantenimiento.

Los Zoanthus se importan desde mares tropicales de todo el mundo desde el Indo pacifico al Caribe, crecen en colonias que pueden albergar miles de individuos muy apretados entre sí, cubriendo corales muertos, rocas y cualquier sustrato solido que encuentren.

El aspecto de estos atractivos pólipos cuando está cerrados recuerda precisamente a un botón blando, con un diámetro entre 1 a 8 mm, dependiendo de la especie, cuando se abren tienen una columna central con una corona plana donde en el centro se ubica la boca, en todo el diámetro de la corona se encuentran tentáculos entre 1 a 5 mm de longitud, por esto en algunos casos se llaman en inglés “ Sun Polips” , por tener un disco rodeado de tentáculos a modo de las representaciones de los rayos solares.

Los Zoanthus y los demás géneros de pólipos botón también son fotosintéticos, y extraen la mayoría de nutrientes a través de las zooxanthelas, aunque también son capturadores de partículas en suspensión y de micro plancton, sobre todo las Palithoa.

Es significativo su sistema de reproducción en acuario, donde una vez establecidos, se propagan mediante estolones que van recubriendo la periferia de la colonia mientras generan nuevos pólipos a su paso.

Los Zoanthus más coloreados, son uno de los corales blandos más valorados y reproducidos en cautividad.

Las Palythoa son uno de los corales más resistentes en acuario, y aunque se propagan más lentamente que los Zoanthus, pueden llegar vivir durante muchos años, aumentando la colonia poco a poco, si periódicamente le suministramos alimento especial para corales y plancton animal de tamaño pequeño, aumentan considerablemente el tamaño y multiplican su reproducción.

Respecto a los Zoanthus haremos mención a algunas plagas comunes entre ellos, es frecuente que entre las colonias recién importadas, se encuentren camuflados Nudibranquios parásitos, que se alimentan de los pólipos, cuando veamos una colonia que no se abre, se debe chequear bien para ver si hay unos pelillos que destacan entre los botones, estos pelillos suelen ser el penacho de branquias del parásito, que hay que retirar inmediatamente con la ayuda de unas pinzas o mediante un baño de producto específico para corales, basta uno de estos parásitos para que toda la colonia se repliegue y vaya perdiendo fuerza con el paso de los días.

También es fácil encontrar unos caracoles cónicos con el caparazón rayado, que son tremendos depredadores, estos se pueden eliminar manualmente con facilidad.

Las anémonas coloniales, Discosoma, Rhodactis, Ricordea o Amplexidiscus entre otras, son muy populares en los acuarios marinos tanto entre noveles como en instalaciones de acuaristas expertos. Son muy resistentes cuando el acuario está bien maduro, y tanto Rhodactis como Discosoma, pueden reproducirse por esciseparatismo, en gran cantidad, el alimento al igual que los grupos anteriores también lo consiguen en mayor parte gracias a las zooxanthelas, pero obtienen mediante filtración osmótica a través del tejido, el resto de nutrientes necesarios como Aminoácidos.

Gustan de corrientes moderadas, y no se abren con facilidad cuando son demasiado fuertes, es útil entonces colocarlas en zonas donde esta corriente quede atenuada y relativamente alejadas de las fuentes de iluminación, cerca del fondo en el lado contrario a donde se encuentra la bomba principal puede ser el sitio más adecuado.

Algunos de estos géneros pueden crecer demasiado, para acuarios pequeños, como algunas especies de Amplexidiscus o Rhodactis u oreja de elefante con más de 20 cm de diámetro. Estas especies más grandes solo serán adecuadas para acuarios a partir de 200 litros de volumen.

Si nuestro acuario es más pequeño, aconsejamos colocar solo del género Discosoma, con el que además encontraremos las coloraciones más atractivas, discos de 4 cm con colores azules, verdes flúor, naranjas o moteados, son comunes en los comercios, y con ellos podemos crear un tapiz combinado convirtiendo nuestro acuario en un espectáculo visual.

La mayoría de anémonas coloniales, gustan de las condiciones habituales en acuarios marinos sencillos, contentándose con equipamientos discretos, por eso son uno de los grupos más aconsejables para iniciarse en la acuariofilia.

Otro grupo de corales habituales en el mercado son las gorgonias, o corales de abanico, hay cientos de especies, también procedentes de todo el mundo, algunas de ellas habitan en aguas superficiales con colonias de algas simbióticas, y muchas otras en aguas profundas donde dependen exclusivamente e la captura de micro plancton y sedimentos.

Por ello es muy importante asegurarnos de que la especie que nos interese sea en lo posible fotosintética, si todavía no controlamos bien la alimentación para filtradores, ya que en una acuario, con filtración potente sin adición de alimento especifico varias veces al día, irán languideciendo hasta morir.

Sin embargo, las gorgonias fotosintéticas provenientes del Caribe, suelen ser muy resistentes y algunas como Muricea o Eunicea se reproducen exponencialmente cuanto más tiempo llevan en acuario.

De la misma zona llega Diodogorgia nodulifera con dos coloraciones la primera con el tronco rojo y la segunda con naranja, ambas con bellos y grande pólipos blancos, tanto Diodogorgia con otras gorgonias muy coloreadas, deben alimentarse a diario y si es posible más de una vez para mantenerlas en buenas condiciones, el tamaño máximo de alimento ronda las 250 micras, o sea de nauplio de Artemia salina para abajo, hay en el mercado diferentes tipos de alimento compuesto, es útil comprar más de un tipo e irlos alternado, pero como hemos comentado deberíamos contentarnos con especies fotosintéticas al menos para comenzar.

Como resumen, diremos que los corales blandos deberían ser la primera opción para comenzar en la acuariofilia de arrecife, o incluso la preferente si no pretendemos tener una acuario con grandes necesidades de control y equipamiento.

Pueden contentar a cualquier aficionado en todos los sentidos, pudiendo observar aún acuarios pequeños, como crecen y se reproducen, solo debéis tener paciencia si queréis tener el máximo de coloración, ya que en general suelen ser discretos en este sentido y adquirir solo los ejemplares que nos complazcan bien por coloración o por morfología.

corales blandos, Lobophytum, Sarcophyton, Sinularia