Invertebrados detritivos para el acuario de arrecife

El mantenimiento correcto de un acuario marino de arrecife, puede ser una tarea más o menos ardua en función del equipamiento que tengamos y la disposición para dedicarle tiempo suficiente. Sin embargo, con un poco de criterio podremos minimizar algunos de los trabajos más pesados gracias a la ayuda que nos prestan los detritívoros especializados.

Existen muchos animales en el mar que se alimentan de todo tipo de deshechos, desde peces de gran tamaño que consumen los cadáveres de mamíferos marinos, hasta filtradores que consumen los productos orgánicos que restan después de la descomposición natural.

Es muy útil pues conocer el metabolismo de algunos de estos animales para utilizarlos en nuestro propio beneficio, y que se ocupen de una parte de estas tareas.

Tenemos además el valor añadido de que estos animalitos son incansables, trabajan las 24 horas del día, y dan una mayor biodiversidad a nuestro acuario, aportando comportamientos muy interesantes.

Por tanto en los acuarios donde tengamos muchos peces, invertebrados que necesiten alimentación, o lo que es igual donde tengamos que poner comida de cualquier tipo, se irán acumulando residuos orgánicos.

Estos residuos acumulativos, se extraen o exportan del acuario por diferentes formas, mediante la utilización de sistemas de retención mecánica, que posteriormente se limpian, como son los filtros y los Skimmers, o mediante los cambios parciales con agua nueva.

Realmente un detritívoro, no va a hacer desparecer los excrementos de los peces y los restos de comida, simplemente lo va a reciclar para eliminar biológicamente una pequeña parte, como hemos comentado mediante su incremento de masa y de cierta capacidad bacteriana digestiva, después va a expulsar la mayor parte de deshechos ingeridos para acabar de nuevo en formas más finas o disueltas, para una última reutilización por las bacterias que habitan en nuestro acuario y para ser retiradas como orgánicos disueltos por el Skimmer.

Así las fuentes de exportación o en su caso de oxidación, de los últimos nutrientes de la cadena son absolutamente necesarios en una instalación cerrada para evitar la colmatación o eutrofización del sistema.

Dicho esto y de forma más sencilla, los detritívoros, van a eliminar una parte de estos residuos, que se van a acumular en la arena y en forma de algas, para por lo menos reducirlos y hacer que lleguen a las fuentes de exportación con más facilidad.

Seguramente los que tenéis, una circulación de Sump con la toma de agua superior, veréis como los restos de comida y los excrementos de los peces deambulan por el tanque hasta que se descomponen, pues los detritívoros del fondo encontraran estas partículas mucho antes y de alguna forma evitaran que los veáis desplazándose y que se acumulen en zonas con poco movimiento de agua.

Detritívoros de arena

Algunos de los detritívoros de arena más conocidos son las estrellas de mar arenícolas Archaster typicus, estas estrellas de tamaño medio hasta 10 cm se alimentan de residuos orgánicos que encuentran en el sustrato, pueden ingerir partículas de diferentes tamaños desde un camarón Krill de 2 cm, hasta sedimentos lodosos, para ello se entierran en la capa superficial de la arena, desde donde revierten el estómago como si de una bolsa se tratara y asimilan con él directamente estos sedimentos, la profundidad normal de actuación no supera los 10 cm, como tienen un metabolismo bastante acelerado son la mejor opción para acuarios con cama de arena DSB y sobre todo en los que hay un número importante  de peces. Un par de ejemplares en 200 litros mantendrá toda la arena removida y oxigenada.

Son bastante longevas conocemos ejemplares con más de 5 años de acuario, no suelen sufrir enfermedades y parecen inmunes a las trombosis gaseosas que afectan a la mayoría de estrellas de mar.

Basta entonces, hacer una mínima planificación para colocar algunos de estos detritívoros, en función de las necesidades de nuestro acuario y sin pretender que lo mantengan por nosotros, puede llegar a notarse mucho su presencia.

Comenzaremos a describiros algunas de las especies más conocidas y más eficaces para la limpieza de acuarios, que se alimentan en el suelo o en las rocas.

Los más eficaces posiblemente sean los detritívoros de la arena, la gran mayoría de acuarios de arrecife contiene arena coralina a modo de sustrato, en esta arena tienden a acumularse deshechos finos que la circulación del agua y los filtros no absorben. Todos los deshechos provienen del alimento que introducimos en el acuario, el peso de la comida acaba convirtiéndose en residuos sólidos, disueltos, o incluso transformándose en algas que proliferan en la decoración, solo una parte de este peso de alimento acaba como aumento de la masa corporal de peces y corales, el resto en forma de otras biomasas desde las algas hasta las colonias bacterias, y una ínfima parte se escapa a la atmosfera en forma de gases.

Los caracoles marinos

Los caracoles marinos de los géneros Strombus, son además de muy eficaces, simpáticos, estos extraordinarios moluscos, tienen un rostro muy peculiar, con una probóscide móvil muy larga y un par de ojos con la córnea muy marcada, otra característica curiosa de estos caracoles, es que en el extremo posterior del pie se encuentra un espolón corneo que utilizan para dar golpes defensivos, como mecanismo de seguridad al encerrarse y en las especias más pequeñas, para propulsarse con rapidez utilizándolo a modo de pértiga.

Estos caracoles también se entierran en la arena unos 5 cm y aunque encuentran alimento enterrado, son especialistas en coger partículas pequeñas que ruedan por la superficie, son omnívoros comiendo desde alimento congelado a algas que crecen en la base de las rocas donde raramente trepan.

Para nosotros son una de las mejores opciones para acuarios donde no haya mucho grueso de arena, también son muy longevos si no hay peces que los molesten.

Las especies más comunes en las tiendas son Strombus luhuanus con un tamaño de unos 6 cm, Strombus strombus con unos 4 cm, y más raramente S. bulla con 10 cm y una bonita probóscide rayada de amarillo y negro, este último solo lo deberíamos poner en acuarios a partir de 450 litros debido a su tamaño, si cogemos por ejemplo a luhuanus un trio en 200 litros cubrirá la limpieza de la totalidad del suelo.

Los detritívoros del suelo

Continuando con los detritívoros del suelo, tendríamos también a los caracoles Cerithium y Nassarius.

Los Cerithium son detritívoros de partículas finas, consumiendo lodos y algas que se encuentra en el fondo, tienen la particularidad de alimentarse de algas marrones Diatomeas y en algún caso Dinoflageladas toxicas para el resto de animales, y algunas Cianobacterias. Trepan por la decoración sólida siempre que no sea muy pendiente y son excelentes limpiadores de algas que crecen en los corales, sin tocar al tejido de estos.

Se entierran en la arena unos 3 cm, y por tanto son uno de los detritívoros más polivalentes, con apenas 3 cm de longitud son adecuados para acuarios de tamaño reducido, colocando 3 o 4 por cada 100 litros de acuario realizarán una gran labor.

Nassarius, es mucho más activo que Cerithium, y deslizándose a gran velocidad por el tanque está siempre enterrado o en busca de alimento sólido, le gusta especialmente la comida consistente, salen disparados de la arena cuando huelen la comida de los peces localizándola con su sifón emergente y arrasan con cualquier comida seca o congelada que caiga al suelo, en este sentido son ideales para acuarios donde se coloque mucho alimento como son los tanques para Hyppocampus.

Sin embargo y bajo nuestra apreciación, si estos caracoles de 2 cm pasan hambre, pueden raspar algunos corales blandos, se ha de prestar atención.

Las Ofiuras o Bristtle Star

Citaremos en este número a las Ofiuras o Bristtle Stars para los anglófonos, en realidad no son estrellas de mar si no Crinoideos, aunque la forma es muy similar con un disco central y 5 patas articuladas muy móviles. Hay más de 2000 especies de Ofiuras repartidas por todos los mares del mundo, y son en algunas zonas los detritívoros principales, amontonándose en cadáveres de peces en ocasiones cientos de ellas de tamaño minúsculo.

La gran mayoría de Ofiuroideos pequeños entran en los acuarios con la roca viva, pero hay un puñado de especies que se importan para el sector de acuariofilia marina. Tendríamos a Ophiolepis superba o estrella arlequín, como la más conocida, todo su cuerpo es de color crema con las patas bandeadas con franjas negras, es una ofiura tímida y resistente que vive en las grietas entre la arena y la roca, solo sale durante las horas de oscuridad para alimentarse, son muy buenas trabajadoras, pero raramente se ven de día. Otras populares son las del género Ophiothrix con las patas llenas de finas ramificaciones, a este género pertenecen la mayoría de pequeñas que llegan como polizones, son más activas que la arlequín moviendo sus patas sin parar para ayudarse con los pelillos y atrapar todo el alimento que pase cerca, algunas de tallas más grandes se pueden tomar alguna libertad e incluso capturar peces de poco tamaño. Estas y la arlequín alcanzan un tamaño de punta a punta de los brazos sobre los 15 cm de diámetro, adecuado para mantener un par de ejemplares en 200 l de acuario.

Los erizos de mar

Vamos a exponer también como detritívoros a los erizos de mar, hay unas pocas especies que se importan con regularidad, pero solo tres son frecuentes, la primera y más típica son los erizos Dianema, con dos especies antilllarum que proviene del Caribe con un cuerpo de unos 5 cm de diámetro pero con unas largas púas negras bandeadas de hasta 30 cm, también llega con más regularidad Dianema setosum proveniente del Indo Pacifico y totalmente negra exceptuando el espiráculo anaranjado, con medidas similares a la caribeña. Para acuario se suelen recibir individuos jóvenes con las espinas despuntadas que luego regeneran, apenas alcanzan 10 cm de longitud total, hemos de prever que en buenas condiciones estos erizos necesitan espacio para deambular con comodidad sin romperse las finas púas y sin tirar todo lo que encuentren a su paso, nosotros solo los colocaríamos en acuarios de arrecife a partir de 450 l y con espacio entre la decoración suficiente, son totalmente omnívoros y consumen una gran cantidad de restos grandes y algas que devuelven a la acuario en forma de excrementos granulados. No ocasionan ningún problema con otros corales ni invertebrados exceptuando exclusivamente los de índole mecánica, ya que pueden pinchar anemonas o tirar corales si no les permiten el paso.

Resulta muy curioso ver cómo los ejemplares juveniles del cardenal de Bangai Pterapogon kauderni se refugian entre sus largas púas a salvo de otros depredadores.

Mespilia globulus, es un estupendo erizo que se encuentra fácilmente, tiene por lo general un tamaño contenido llegando como máximo a 5 cm de diámetro, la característica principal que le hace nuestro erizo detritívoro favorito, son sus cortas y finas púas con apenas de 1 cm de longitud que se encuentran formando bandas verticales alternadas con zonas de caparazón desnudas, esto les da un aspecto muy curiosos, y evita que con las espinas tiren todo lo que encuentran, se alimentan de todo, pero les gusta especialmente el alimento vegetal siendo útiles contra plagas de algunas algas verdes filamentosas.

Echinometra mathaei es el último erizo que citaremos, se importa con bastante frecuencia, y tiene la forma clásica cuando imaginamos un erizo, cuerpo redondo de 4 cm y púas de tamaño medio más gruesas en la base. Siendo un buen pastador de algas, acepta todo tipo de alimento y residuos, pero casi nunca baja a la arena, por este motivo su rango de acción queda limitado a las rocas donde se encuentra solo un aparte de los detritos que hay en nuestro acuario, como hemos comentado resulta muy útil contra las macroalgas, pero quizás empujan a muchos corales, y es mejor que no pasen hambre para asegurarnos que no van a raspar alguna colonia de Zoanthus, o las bases de algunos corales blandos. Posiblemente sea uno de los más populares gracias a su forma típica, y a sus continuos desplazamientos, recomendamos ubicarlo en acuarios con espacios abiertos y en compañía de otros Equinodermos con corales blandos de buen porte.

Estos son algunos de los grupos de invertebrados detritívoros más conocidos para los acuarios de arrecife, hay más, pero siendo más raros o con características especiales, los dejaremos pendientes para otro número posterior.

Creemos casi imprescindible para un acuario de arrecife mixto, colocar a alguno o varios de estos animales, para mantener sobre todo la arena en un estado higiénico conveniente, evitando zonas de estancamiento de suciedad y gases nocivos, sin ser especialmente bonitos, lo suplen con creces gracias a su comportamiento y efectividad.

caracoles, detritivos, erizos, Ofiuras