Hablemos de crustáceos

Hay varios miles de especies y cada año se describen un número muy importante de nuevas. Hay un grupo de invertebrados que está muy presente en varios ámbitos de nuestra vida, los crustáceos son una fuente de nuestra alimentación, convivimos con algunos de ellos sin ser conscientes, y aún forman parte de nuestra afición. Vamos a dar algunas pautas para conocerlos mejor y conseguir mantenerlos en las mejores condiciones dentro de nuestros acuarios.

¿Qué es un crustáceo?

Un crustáceo es un invertebrado que tiene su cuerpo protegido por un caparazón a modo de esqueleto. Los crustáceos son animales generalmente acuáticos que habitan desde las aguas superficiales de ríos y estanques hasta las profundas fosas marinas, sin olvidar unos pocos géneros que se han adaptado a medios terrestres como las conocidas cochinillas.

Son animales muy antiguos y se registran fósiles desde el periodo Cambrico, en su evolución han colonizado los medios acuáticos con un éxito similar a los insectos en tierra.

Hay varios miles de especies y cada año se describen un número muy importante de nuevas, incluso se descubren especies que para los acuaristas son ahora muy conocidas como las variedades de gambitas caridina de los lagos asiáticos, y que apenas se encontraron hace un decenio.

Todavía nos han de deparar grandes satisfacciones en relación a nuevas variedades que podemos ir añadiendo a nuestra afición. En nuestros viajes a Asia, raro es que no veamos en el mercado local gambitas o cangrejos nunca vistos hasta entonces y que seguro acabaran llegando al mercado.

La diversidad de los crustáceos acuáticos es enorme y podemos encontrar algunos con solo unas micras de tamaño hasta varios metros de envergadura, en el sector acuarista sin embargo nos contentamos con especies que por lo general no crecen en demasía y por tanto validas para un mantenimiento correcto en una instalación cerrada.

Anatomía de los crustáceos

Si tomamos como crustáceo tipo a un malacostráceo, que llamaremos coloquialmente gambita, tenemos un animal con tres zonas muy diferenciadas en su cuerpo: encontramos la primera que sería lo que llamamos cabeza, pero que correctamente se llama Cefalón. En este Cefalón tendremos ubicados los ojos, generalmente en un apéndice articulado con una cierta longitud. La antenas en varios pares con unas principales mas largas y otras secundarias mas pequeñas llamadas anténulas. En la parte inferior veremos el aparato bucal formado por varias piezas que sirven para masticar y para sujetar la comida, las piezas principales se llaman mandíbulas, y las mas pequeñas Maxilas y Maxibulas.

Este Cefalón o cabeza. remata como si fuera un ariete en la parte superior con un espolón mas o menos prominente en función de la especie llamado Rostro.

Mas hacia atrás tenemos la segunda zona a destacar, el Perion que seria el Tórax del grupo, en el se hallan varios órganos principales y el estomago del animal, este Perión junto con el Cefalón lo denominamos Cefalotorax, aparentemente como una sola parte ya que se encuentren unidas en la mayoría de los casos y parecen un único segmento.

Para aclararnos mejor el Cefalón es lo que llamaríamos la cara, y el Perión donde se alojan las patas marchadoras o Pleropodos. Estos apéndices los usan para desplazarse marchando valga la redundancia, por los sustratos solidos del medio.

Lo que llamamos cuerpo, viene siendo en realidad la cola de nuestra gambita, o mejor aún Abdomen.

En el abdomen tenemos en la parte baja las patas nadadoras o Pleópodos, y que como hemos apuntado sirven a nuestra gambita para desplazarse mas rápidamente por la columna del agua moviéndolos rápidamente. Este Abdomen está claramente segmentado por varios anillos que lo circundan y un numero variable de estos en función del genero y especie, y al mismo tiempo re mata con uno de ellos muy aguzado y resistente como un estilete llamado Telsón.

Remataremos la anatomía de las gambitas con unas palas a los lados del Telson llamadas Uropodos, y que sirven principalmente para mediante un fuerte golpe del abdomen catapultar a las gambitas hacia atrás con una gran velocidad, y son utilizados muy eficazmente para rápidas huidas ante peligros.

Como veis llamar por su nombre correcto a cada parte de nuestras gambitas puede ser un poco complicado y por ello nos permitiréis la licencia de llamarlos por el nombre coloquial, seguro que nos entendemos.

Otro grupo de crustáceos para el acuario marino y no menos importante serian los cangrejos, en realidad con las  mismas partes que las gambitas pero con las proporcionas y estructuras adaptadas para otras funciones.

Lo primero que vemos es que el abdomen ha desaparecido a nuestra vista, y que el caparazón que vemos como cuerpo, es en realidad el cefalotórax, quedando los segmentes del abdomen escondidos debajo de esta estructura protectora. sin embargo los conocidos cangrejos ermitaños como Calcinus elegans un estupendo limpiador de algas filamentosas, y que a pesar de esconder su cuerpo blando dentro de una concha se encuentra a medio camino entre la morfología de una gamba y un cangrejo de caparazón redondo.

El rostro es muy corto por lo general o casi ausente, aunque hay excepciones remarcables y muy conocidas como el cangrejo flecha Stenorhynchus seticornis, muy conocido por todos los acuaristas y un tremendo aliado para combatir los gusanos de fuego. El cangrejo flecha posee un rostro muy alargado con aspecto de lanza en su cara, recordad que el rostro es el espolón.

La segunda diferencia mas remarcable con respecto a las gambas es un par de pinzas potentes, en realidad el primer para de patas reformadas como herramienta potente y para defensa. Las gambas también tienen estas pinzas en sus patas marchadoras, pero en un tamaño muy discreto y que solo les sirven apara coger alimentos pequeños, aunque langostas y similares tiene el cuerpo mas parecido a una gamba y las pinzas potentes como un cangrejo, fijaros en las gambitas boxeadoras Stenopus hispidus con un buen par de pinzas que pueden desprender a voluntad, en las langostitas del genero Enoplometopus, o en los apéndices modificados de los camarones mantis capaces de romper el caparazón de un caracol marino de un fuerte golpe.

La pieza clave de todos los crustáceos es el exoesqueleto que protege su cuerpo, ya sea flexible o rígido este armadura es única, ligera y resistente a la vez se compone de varias sustancias como la Quitina o el calcio en proporción variable, cuanto menos calcio y mas quitina resulta mas flexible y ligero, y el efecto contrario cuando se invierten las proporciones.

Apenas hemos arañado unas pocas familias de crustáceos comunes en acuarios marinos y ya hemos visto cuan diferente y compleja puede ser la anatomía de cada genero, con características únicas modificadas para funciones especializadas, esto mismo hace de los crustáceos uno de los grupos de invertebrados mas apasionante para mantener en nuestro hogar.

Biología básica de los crustáceos.

Siempre refiriéndonos a las especies mantenidas en acuario marino, todos ellos tienen cosas en común independientemente de la familia. Se reproducen con individuos de sexo diferenciado, aunque algunas especies pueden cambiar el genero a lo largo de su vida. La hembra generalmente mas grande, se encarga de guardar entre sus patas nadadoras la puesta de varios centenares o incluso miles de huevos, moviéndolas rítmicamente para una correcta oxigenación hasta su nacimiento.

La fecundación interna, suele tener lugar justo después de una muda de la hembra, momento en que el esqueleto esta todavía blando y el macho puede introducir un paquete de esperma en el oviducto de la hembra mediante un par de patas modificadas especiales, si cogéis un cangrejo de playa veréis que en los machos el primer par de patas del abdomen justo por detrás del cefalotórax, se encuentra modificado y con forma apuntando hacia a la cabeza pegadas la cuerpo, mientras en la hembra tienen el aspecto normal, en este caso además el Telson es redondeado en las hembras para albergar también los huevos en la incubación y en el macho mas pequeño y también alargado.

Después de la muda se realiza el acoplamiento y posteriormente al periodo de incubación, se produce el nacimiento de las larvas, generalmente en las primeras horas de la noche, la hembra se dedica a abanicar la puesta mediante espasmo potentes y a disgregar los juveniles en las corrientes.

Estas larvas son muy parecidas para todos los crustáceos acuáticos, y pasan por diferentes fases morfológicas cambiando de forma y hábitos en cada muda que realizan. Cada fase de larva tiene un nombre diferente, que puede tener hasta 6 fases.

Los camarones de agua dulce suelen pasar la primera fase como Nauplio dentro del huevo, para pasar después a Zoea, muchos crustáceos marinos tienen fases intermedias como Protozoea para llegar a Mysis y finalmente a adulto, aunque cada grupo e incluso cada especie ya hemos dicho que puede tener un numero variable de fases con nombres diferentes, en cualquier caso las mayoría producen larvas nadadoras que pasan a formar parte del plancton durante un tiempo para ir creciendo y modificándose hasta pasar a la fase bentónica de los adultos como miniaturas de estos, en este periodo sufren una tremenda depredación por partes de los demás organismos del medio y solo una ínfima parte llega a ser un ejemplar adulto.

Es normal ver a nuestros camarones marinos siempre con huevos, e incluso podemos llegar a ver un alumbramiento masivo, sin embargo es casi imposible que estas larvas lleguen a estado adulto, debido a la acción mecánica de bombas y filtro, a la depredación y sobre todo a la enorme dificultad de que estas larvas encuentre alimento adecuado en un acuario. Mención especial requieren las gambitas sexi Thor amboinensis que en acuarios maduros sin muchos peces pueden aumentar su población seguramente debido a que sus larvas no pasan por estados planctónicos libres y encuentra refugio entre las rocas y grava del acuario.´

Por lo que os decimos que es inútil intentar salvar a las larvas de Lysmata amboinensis, todavía no se ha conseguido comercialmente, y si tenéis mucha afición y dedicáis mucho esfuerzo podéis intentarlo con Lysmata wudermanni, Stenopus, o incluso algún cangrejito como el porcelana.

Curiosamente L. Amboinensis produce varias puestas fértiles sin necesidad de nuevas fecundaciones por un macho, incluso por vida de la hembra, ya que guarda en sus conductos sexuales esperma fértil que fertiliza los huevos en cada puesta.

Casi todos los crustáceos para acuario marino, son omnívoros, pero cada grupo parece tener inclinaciones especificas, por lo que debéis informaos bien antes de comprarlos, hay crustáceos que pueden ayudar a combatir plagas, como el anterior cangrejo flecha, temible enemigo de los perjudiciales gusanos de fuego, también hemos hablado de algunos ermitaños que pastan las algas como C. Elegans o Paguristes cadenati, otros desparasitan a peces como Lysmata amboinensis, o incluso pueden acabar con plagas de los corales, pero también encontramos gambitas con una alimentación especializada como la gamba orquídea Hymenocera elegans que se alimenta de estrellas de mar, o algunos ermitaños que devoran corales blandos, es tan grande el numero de crustáceos disponibles para un acuario marino que resulta imprescindible recopilar información útil antes de adquirirlos.

Cuidados básicos en acuario

En primer lugar debemos prestar atención a la compatibilidad con los corales y otros habitantes del acuario, tanto pos su parte como por la de los peces que tengamos, poner una gambita con determinados labridos no es posible, imaginaos una bella Lienardella fasciata que en libertad come camarones, o un ballesta de pico duro con un ermitaño…

Debéis extremar las precauciones en la aclimatación de llegada a vuestro acuario, sobre todo las gambitas, sufren de estrés de adaptación que por lo general las lleva a una muda inmediata sin tener el esqueleto inferior debidamente formado, así resultan muy frágiles ante peces desconsiderados, dejarlas caer suavemente en una gruta de la decoración con la luz apagada para darle un tiempo extra de esconderse mientras se prepara para la vida social. Es imprescindible realizar un goteo con agua de vuestro acuario, en el recipiente de llegada con la misma agua que traen, solo después de un goteo de al menos una hora para homogeneizar los parámetro podéis preceder a soltarla en el acuario de exposición o de cuarentena.

Y para terminar, prestad atención especial a los minerales del agua, sobre todo carbonatos y Calcio, con estos niveles bajos las mudas se complican y pueden llegar a ocasionarles las muerte.

Con el resto de parámetros habituales para un acuario marino de arrecife, vuestras gambitas y cangrejos vivirán perfectamente, dadles un alimento variado tanto seco como congelado y las veréis crecer y alegrar vuestra instalación.

anatomía, biología, crustáceos, cuidados, necesidades