Gusanos de fuego en el acuario de arrecife ¿amigos o enemigos?

Volvemos con el tema de las plagas en nuestros acuarios marinos y es que el mundo de la acuariofilia marina no está exento de pequeños organismos indeseables que hacen de nuestro pequeño ecosistema acuático su hogar y no les importa causar estragos a su paso. Hoy vamos a hablar de unos organismos que crean controversia en cuanto a si son beneficiosos o no en nuestros acuarios, estamos hablando de los gusanos de fuego.

¿Qué son los gusanos de fuego?

Estos gusanos son anélidos, es decir organismos con cuerpo alargado y normalmente segmentado en anillos. Pertenecen a la clase poliqueta pues presentan múltiples (poli) quetas, que son pequeñas estructuras pilosas en forma de pelitos o cerdas, y concretamente las de estos tipos son muy urticantes y producen una sensación de ardor cuando entran en contacto con la piel, por ello se les ha dotado con el nombre de “gusanos de fuego”. ¿Pero quiere decir esto que todos los poliquetos supongan un potencial peligro en nuestro acuario? Ni mucho menos. Dentro de los gusanos poliquetos hay especies tanto carnívoras como omnívoras, detritívoras y herbívoras, por lo que no todos ellos supondrán un problema para nuestro ecosistema marino. Sin ir más lejos, los bonitos gusanos plumero que nos alegran el paisaje con sus poblados filamentos filtrantes son nada más y nada menos que gusanos poliquetos, como los bonitos Spirobranchus giganteus.

No obstante, y volviendo al tema que nos atañe – los gusanos de fuego – vamos a esclarecer un poco de dónde vienen estos curiosos anélidos y por qué (o por qué no) conviene tenerlos en nuestros acuarios.

Pros y contras de los gusanos de fuego

Con este tema hay mucha controversia, pues hay tantas opiniones como especies de gusanos poliquetos existen en el mar, pero la realidad es que del 99% de las especies que se pueden encontrar en el acuario, tan sólo una o dos de ellas suponen un problema para los organismos de éste.

Pros:

La mayoría de los gusanos que se encuentran en los acuarios pueden ser de la especie Erythoe complanata, o incluso de los géneros Linopherus o Paraurythoe, los más comunes. Todos ellos aportan más beneficios que prejuicios en el acuario pues son detritívoros y se alimentan de materia en descomposición que van encontrando en el sustrato. Por esta razón mantienen la arena limpia y además oxigenada, gracias a su incansable apetito y a su continuo horadar en el sustrato en busca de alimento. Otra de las ventajas que presentan estos gusanos es que, gracias a esa eliminación de materia orgánica en descomposición, evitan subidas de compuestos nitrogenados y picos perjudiciales.

Contras:

Pero como no todo el monte es orégano, existen ciertas especies realmente devastadoras para los acuarios de arrecife, y aunque son las menos comunes también suelen darse ocasionalmente. Un ejemplo es el de la especie Hermodice carunculata, gusano que habita en el Caribe y es un incansable depredador que se alimenta de corales y gorgonias. Como ya se ha dicho, es un habitante ocasional en el acuario que pocas veces entra mediante la introducción de un esqueje de coral o roca viva, pero cuando lo hace causa estragos en los corales del acuario. Además, sus cerdas altamente urticantes pueden irritar a peces y otros organismos que osen toparse con este fatídico gusano.

Esta dañina especie suele confundirse mucho con las otras especies beneficiosas anteriormente nombradas, pero nada más lejos de la realidad, como se ha dicho, la mayoría de las veces, cuando vemos un gusano en el acuario se trata de los beneficiosos Erythoe sp., Linopherus sp. o Paraurythoe sp., que podremos diferenciar por los colores anaranjados más uniformes a lo largo de todo el cuerpo y menos llamativos y brillantes que los de sus compañeros H. carunculata.

¿De dónde vienen estos curiosos habitantes y cómo evitarlos?

Para poder evitar su presencia en el acuario, primero hay que saber por dónde entran a éste. Los gusanos de fuego son animales muy esquivos y escurridizos, que se esconden en cualquier recoveco de sustrato o roca, por ello no es extraño introducirlos accidentalmente con una nueva roca que metamos en el acuario, ya sea nueva roca viva para decorar o alguna roca base de un nuevo esqueje de coral. Para evitar esta vía de entrada, como pasa con cualquier otra plaga, es recomendable “curar“ las rocas y “desparasitar” a los corales o cualquier otro organismo nuevo que entre al acuario, con productos formulados para este cometido. Uno de los productos que da muy buen resultado es el Coral Dip de NT Labs, a base de extractos naturales, que expulsa a todos los organismos indeseables escondidos o anclados al nuevo esqueje y resulta inocuo para el coral.

Otro método con mismos resultados es someter a los nuevos esquejes a cortos baños de agua dulce, unos 2 o 3 minutos, para eliminar a todos los parásitos. Es una forma muy efectiva de eliminarlos pues éstos suelen morir por shock osmótico, sin embargo, es una técnica con la que hay que tener cierta precaución pues no todos los tipos de corales puede que resistan a este tratamiento “de choque”.

Cómo eliminar gusanos de fuego

Aunque la presencia en el acuario del dañino gusano de fuego H. carunculata no sea muy habitual y la mayoría de las especies del acuario sean beneficiosas, la verdad es que una población excesiva de estos gusanos, aunque beneficiosos, puede que no agrade a todo el mundo y por ello muchas veces se opte por controlar su población.

  1. complanata normalmente se reproduce sexualmente en el acuario, por lo que su velocidad de multiplicación es moderada, sin embargo, los gusanos del género Linopherus y Paraurythoe se reproducen más frecuentemente de manera asexual, regenerándose completamente a partir de segmentos de su cuerpo, por lo que la explosión demográfica en el acuario puede llegar a ser muy grande en muy poco tiempo.

En estos casos se puede optar por varios métodos de eliminación para mantener a la población controlada:

Eliminación mecánica

Todos estos gusanos normalmente son de hábitos nocturnos, encontrándose durante el día resguardados en pequeñas grietas y dentro del sustrato. Para eliminarlos de forma eficaz habrá que operar en oscuridad, pues es cuando ellos saldrán en busca de alimento. Si están en zonas accesibles se pueden retirar con unas pinzas sin ningún problema, pero dado lo escurridizos que son, se podría optar por colocar trampas caseras con cebo dentro, para que éstos acudan a ellas a alimentarse y no puedan salir.

Control biológico

Uno de los métodos más efectivos a la hora de mantener controladas las poblaciones de estos organismos es el control biológico.

Uno de los peces preferidos para el control biológico de muchos organismos es el Pseudocheilinus hexataenia. Este bonito y vistoso pez se alimenta de toda la microfauna que pueda encontrar entre los huecos de las rocas y fondo, que va explorando con su menudo pico. No obstante, aunque sí es capaz de alimentarse de los individuos más pequeños, puede que, debido a su rápido crecimiento, los gusanos de fuego “le queden” grandes a este pez, por lo que no podrá eliminar con eficacia a los ejemplares más grandes.

Los cangrejos araña Stenorhynchus seticornis, sin embargo, suponen un excelente control específico pues son conocidos por alimentarse en gran medida de estos molestos gusanos. Son de hábitos nocturnos, al igual que sus presas, por lo que por la noche salen a cazarlos, cuando ellos abandonan sus madrigueras en busca de comida. Sin duda, una buena incorporación a nuestro acuario no solo por su vistoso aspecto, sino por su labor de limpieza, y 100% apto para acuarios de arrecifes.

Con todo esto, esperamos que, ante la presencia de estos curiosos gusanos en el acuario, sepan discernir entre amigos o enemigos y saber actuar en consecuencia.