Erizos de mar para el acuario

En este nuevo artículo nos metemos de lleno en un tema muy espinoso. Concretamente hablamos de los erizos de mar y de la gran ayuda que suponen en nuestro acuario marino a la hora de mantener a raya la proliferación de indeseables algas. A continuación, haremos un breve repaso sobre estos espectaculares y peculiares animales marinos y sobre algunas de las variedades más bonitas y eficientes aliadas en la lucha contra las algas.

ERIZOS DE MAR

Los erizos de mar son animales invertebrados que pertenecen al filo Echinodermata, animales que se caracterizan por tener la piel recubierta de osículos calcáreos, como son las propias espinas de los mismos erizos. A modo de curiosidad, en este mismo filo se encuentran las estrellas de mar, las ofiuras y los curiosos “pepinos de mar” u Holoturias, entre otros.

Son bentónicos, lo que significa que viven asociados a los fondos marinos, desplazándose por las rocas y otros sustratos donde van “raspando” las superficies con su potente pico y alimentándose de toda la materia, sobre todo vegetal, que van encontrando a su paso. Y aunque existen diferentes especies con distintos regímenes alimentarios (como herbívoros, suspensívoros, detritívoros y depredadores) la verdad es que los más abundantes y los que más apreciados son en el mundo acuariófilo son los herbívoros, por sus evidentes prestaciones en el acuario marino.

El sistema de locomoción de estos animales es muy curioso, pues cuentan con un sistema acuífero, similar a un sistema hidráulico, alrededor de todo el cuerpo que deriva en los “podios” o “pies ambulacrales” que son pequeños apéndices que se llenan o vacían de agua, extendiéndose o contrayéndose y permitiendo al animal desplazarse lentamente sobre las distintas superficies.

ERIZOS EN EL ACUARIO

TIPO DE ACUARIO

La mayoría de las especies de erizos herbívoros, son incansables comedores de casi todo tipo de algas, por lo que están constantemente desplazándose por las superficies en busca de zonas donde pastar. Con su fuerte boca formada por picos calcáreos llamados “linterna de Aristóteles” horadan continuamente las superficies donde se anclan las algas, y su tasa metabólica es bastante alta, por lo que necesitan un aporte constante de alimento.

Esta característica hace que no todos los acuarios sean adecuados para mantener a estos organismos, pues acuarios destinados al mantenimiento de corales tipo SPS, por ejemplo, con un bajo nivel de nutrientes y por consiguiente muy baja presencia de algas, no supondrá un ambiente adecuado para el mantenimiento de un erizo, que probablemente morirá de inanición en pocas semanas.

Además, para mantenerlos supliendo este problema de incansable voracidad, se recomiendan acuarios amplios y grandes en los que haya bastante superficie donde pastar y buscar alimento. En caso de que lo queramos meter en un acuario con bajos nutrientes y nula existencia de algas, podemos complementar su dieta con macroalgas como Ulva sp. Porphyra sp. (Nori) u otras.

Por otra parte, hay ciertas especies que tienen unas espinas considerablemente largas y que van avanzando por el acuario como “elefante por cacharrería”, chocando contra todo obstáculo que se le ponga delante. En estos casos, hay que saber que se corre el riesgo de que tiren y tumben corales si estos no están bien anclados a las rocas y otras estructuras, por lo que antes de meter un erizo, siempre conviene afianzar bien todos los esquejes y piezas más grandes de coral para evitar desprendimientos indeseados.

CONDICIONES DEL ACUARIO

Estos animales se encuentran repartidos por todos los océanos y mares del mundo, desde zonas tropicales hasta las frías aguas del ártico, no obstante, las especies que se manejan en el hobby se adaptan perfectamente a las condiciones estándar de un acuario de arrecife.

En cuanto a la temperatura, aguantan muy bien rangos desde 24 hasta 28°C y con la salinidad debemos asegurarnos de tener unos niveles estables, pues su sistema ambulacral es un sistema hidráulico que funciona con agua, y los cambios de densidades muy bruscos podrían afectarles. En este caso aguantan también rangos entre 1021 y 1025, pero lo más estables posibles. A su vez, toleran rangos de pH entre 8 y 8.4, los normalmente manejados en acuarios convencionales de arrecife, y niveles de KH siempre mayores a 7dKH para que puedan llevar a cabo un correcto desarrollo de su esqueleto calcáreo. Así pues, las concentraciones óptimas de calcio para estos animales rondan entre 400 y 450ppm, y las concentraciones de magnesio entre 1300 y 1350ppm, similar a cualquier coral, y en cuanto a nivel de nitrogenados, deberán ser a ser posible lo más bajo posible. Presencia nula de amoniaco y nitritos, y nivel bajo de nitratos, no mayores a 20ppm a ser posible.

ESPECIES PARA ACUARIO

Erizo diadema (Diadema antillarum)

Son una de las especies más grandes y comunes para nuestro acuario. Tienen un cuerpo relativamente pequeño, pero unas espinas descomunalmente largas, cosa a tener en cuenta a la hora de meterlo en ciertos tamaños de acuario (no menos de 200L).

Son unos grandes comedores de todo tipo de algas, y uno de los mayores comedores de tipo “coralina” por lo que, si no queremos quedarnos sin el bonito recubrimiento que esa alga calcárea aporta a nuestras rocas, deberemos valorar su uso en el acuario.

Tripneustes gratilla

Es una especie mucho más pequeña que la anterior, con espinas mucho más cortas y finas, pero con un aspecto muy llamativo y bonito. También es un gran consumidor de algas, incluyendo diatomeas y alguna vez cianobacterias.

De vez en cuando, debido a su voracidad, si se queda sin suficiente materia vegetal en el acuario, puede llegar a ramonear en ciertos corales, en su búsqueda incansable de alimento.

Mespilia globulus

Esta especie es una de las más características dentro de los acuarios de arrecife, gracias a su bonito y compacto aspecto, que lo hacen ideal para todo tipo de tamaños de acuario. Al igual que Tripneustes gratilla, tiene unas espinas muy finas y cortas, pero cuenta con unas zonas del esqueleto desprovisto de espinas, que deja ver un color azul aterciopelado muy bonito.

Echinothrix calamaris

Este es uno de los erizos más peculiares y llamativos. Con un tamaño de cuerpo que ronda los 5cm de diámetro, la peculiaridad de este erizo reside en los dos juegos de púas diferentes que porta. El primer juego que deja ver unas púas gruesas y cónicas bandeadas en un color marrón y amarillo, y el segundo juego de púas, también largas, pero mucho más finas, similares a filamentos de color marrón.

Al igual que sus compañeros, este incansable devorador de materia vegetal irá por el acuario limpiándolo de algas, incluida la coralina.

Echinometra sp.

El género Echinometra cuenta con varias especies también muy populares en el acuario marino. Con un diseño similar a Tripneustes gratilla, estos erizos suelen tener las púas un tanto más gruesas y largas, y son un poco más redondos, pero al igual que sus compañeros, igual de efectivo contra las algas del acuario.

CONSIDERACIONES

La reproducción de los erizos de mar es sexual, mediante fecundación externa. Esto quiere decir que los animales liberan al medio marino sus huevos y esperma donde se fecundan y se generan las larvas de vida libre, que pasan a formar parte del plancton marino, para después crecer y terminar de desarrollarse, convirtiéndose en los organismos bentónicos tal como los conocemos.

Actualmente aun no se ha conseguido la reproducción de ninguna especie en cautividad (aunque se están haciendo investigaciones con Lytechinus variegatus, Echinometra lucunter y Tripneutes ventriculosus), por lo que todos los ejemplares que podemos adquirir en los comercios, son recolectados del medio natural, detalle a tener en cuenta y valorar cuando queramos adquirir un animal de estos.

Sabiendo esto ya podemos plantearnos meter un pequeño amigo espinoso en el acuario, bien sea para ayudarnos en la batalla contra las algas o bien sea a modo ornamental, para que su peculiar y bonito aspecto aporten un plus de vistosidad, pero siempre teniendo en cuenta todas sus necesidades, sus pros y sus contras.