El pez payaso, mantenimiento y cría

Pez Payaso Cabecera

Sin lugar a duda, uno de los mayores atractivos de los arrecifes de coral no son solo sus espectaculares colores y diversas formas, sino también su amplia fauna, entre la que se encuentra la especie Amphiprion sp., conocido vulgarmente como pez payaso. Al igual que el pez cirujano azul (Paracanthurus hepatus), mencionado en el número anterior, es también uno de los peces más populares y demandados a nivel mundial, no sólo por su carácter simpático y sus colores naranjas chillones (aunque hoy en día existen una gran variedad de colores), sino también a la famosa película Disney “Buscando a Nemo” (Finding Nemo, 2003). Gracias a dicha popularidad, su demanda en el mercado ha ido en aumento, haciendo que cada persona quiera tener en su casa un “Nemo”.

Pez Payaso o Amphiprion ocellaris escondida en su anémona

Hoy en día, gracias a las mejoradas técnicas de reproducción y cría, las cuales han ido evolucionando con el paso del tiempo, ha sido posible su cría en cautividad. Esto ofrece una gran ventaja, ya que se contribuye a evitar la captura de animales del medio respetando el medioambiente.

Al igual que con el Paracanthurus hepatus, esta especie lucha todos los días contra la destrucción y desaparición de su hábitat natural (arrecife de coral), como consecuencia de calentamiento global producida por el cambio climático. Por ello, es tan importante que se hayan podido desarrollar mejores técnicas a la hora de generar su reproducción en cautividad.

DESCRIPCIÓN

Aunque existen unas 30 especies de pez payaso en este capítulo de la revista nos vamos a centrar en el famoso personaje de la película Disney Nemo, o como científicamente se llama, Amphiprion ocellaris. Este animal perteneciente a la familia Pomacentridae y sub-familia Amphiprioninae, posee un cuerpo con forma lateral comprimida el cual puede distinguirse a primera vista debido a la hermosa coloración naranja con tres bandas blancas situadas a ambos lados de la cabeza, en el medio del cuerpo (la cual se hace más ancha hacia adelante del centro de la cabeza) y justo donde va a comenzar la cola.A su vez, dichas bandas están bordeadas por una fina línea de color negra. Posiblemente por esto, es decir por su colorido cuerpo, es que se ha convertido en un buen candidato para los aficionados a la acuariofília a nivel mundial. Llega a alcanzar una longitud total media de entre 4,1 y 8,2 cm, llegando incluso hasta los 11 cm (siendo la hembra de mayor tamaño que el macho). Y pueden vivir una media de 12-14 años en cautividad, mientras que en la naturaleza se habla de unos 11 años máximo.

DISTRIBUCIÓN

Es una especie marina tropical, cuyo nicho ecológico nativo se sitúa en Asia y Oceanía, en particular de los arrecifes tropicales que albergan encuentran las aguas cálidas del Indo-Pacífico.

Allí suele establecer una curiosa “amistad” o simbiosis con tres principales especies de grandes anémonas, las cuales son: Heteractis magnifica, Stichodactyla gigantea y Stichodactyla mertensii.

Pez Payaso y Anémona Stichodactyla gigantea

La encontraremos en aguas poco profundas y lagunas calmadas, en un rango de profundidad de entre 1-15 m (lo más normal es que lo encontremos entre 3-15 m). En estos lugares se alimenta de algas, plantas, detritus, invertebrados y zooplancton.

MANTENIMIENTO EN EL ACUARIO Y TRATAMIENTO DEL AGUA

Puede que seas sólo un fanático de la película Nemo y ya te atraiga la idea de tener un pez payaso, o por el contrario un experto en acuariofília y por consiguiente un entusiasta de la vida marina, pero tener un animal en un acuario, requiere de una responsabilidad. Es por ello, que siempre que uno vaya a adquirir un animal, se informe y sepa en qué condiciones debe tener a los mismos. Por suerte, el pez payaso, a diferencia de otros peces tropicales, suele ser más resistente y requiere de cuidados muy sencillos, que descubrirán a continuación.

NANO AQUALED

En primer lugar, tenemos el tamaño del acuario. Aquí el tema difiere de muchas personas, algunos dicen que con volúmenes de 25-30 litros todo va bien, y otros que necesitas una cantidad más grande de como mínimo 70 litros. Pero mi opinión es que todo dependerá de cuantos animales quieras poner, o de como tengas establecido ya tu acuario. Normalmente se suelen poner una pareja en acuarios de al menos 30 litros, yo he tenido la experiencia de poderlos tener en semejante volumen, y estar sanos y activos. Pero si lo que quiere es poner más de uno, se debe de tener en cuenta que son animales muy territoriales, hasta el punto de llegar a matarse.

Pez payaso y acuario nano

Además del volumen, es importante que el acuario tenga un buen sustrato de arena coralina, piedras que les sirvan para esconderse además de para que haya una buena filtración y calidad del agua.

En cuanto a parámetros del agua, deberemos tener en cuenta los mismos que para el caso de la especie Paracanthurus hepatus, ya que también estamos ante un animal marino tropical de arrecife, es decir: un pH de entre 8,1-8,3; una densidad de entre 1021-1024; una temperatura de entre 24-27ºC (en el caso de que se quiera obtener una puesta, se deberá llegar en torno a los 28-29ºC) y una ausencia total de amoniaco y nitritos, que puedes conseguir fácilmente con un Filtro Hydra.

HYDRA

Las periodicidades de los cambios de agua se realizarán en función del volumen de cada acuario, teniendo en cuenta que se realice entre un 15-20% del total. Una cosa muy clara es que cuanto más pequeño sea nuestro acuario, antes necesitaremos un cambio de agua. Sobre todo deberemos de tener más cuidado, pues cualquier mínimo cambio, afectara mucho más a nuestros animales. Esto no sucederá en volúmenes de agua mayor, puesto que la columna de agua es más grande y por lo tanto el equilibrio se mantiene más estable. Para la iluminación, podremos ponerles unas 9-10 horas de luz y 14 horas de oscuridad.

Para el caso de su alimentación, podemos decir que el Amphiprion ocellaris es un animal cuyos requerimientos nutricionales no son muy diferentes a las de cualquier pez que sea omnívoro, por lo que podremos aportarle un alimento de calidad que pueda ingerir sin problemas, como el Omega One MiniPellet. Sólo deberemos de tener especial cuidado en caso de que queramos obtener una buena pareja reproductora, donde la alimentación deberá está provista de los mejores nutrientes. Pero si lo que queremos es sólo disfrutar de ellos, entonces con que les provengamos de alimento seco de buena calidad, papillas caseras, alimentos vivos (copépodo, artemia, mysis…) y congelado (como los diferentes productos de la gama Tropifish), y un poco de materia vegetal, tipo algas liofilizadas, entonces ya es más que suficiente.

OMEGA ONE

FORMACIÓN DE LA PAREJA Y COMPORTAMIENTO SOCIAL

De entre todos los peces payasos, el Amphiprion ocellaris, es una de las especies más producida en cautividad y demandada en el mercado en los últimos años. Esto es debido a su popularidad, tanto entre los aficionados, como en los productores y criadores de los mismos, los cuales piensan que tiene las siguientes características:

  • Se adaptan muy bien a la cautividad y presentan una gran resistencia
  • Aceptan las dietas inertes aun siendo salvajes
  • Tiene una cría en cautividad relativamente sencilla
  • Posee unos colores muy atractivos
  • Su comportamiento en asociación con las anémonas es muy interesante
  • Se adapta y convive muy bien con otras especies
  • Son de pequeño tamaño si las comparamos con otras especies
  • Se les considera modelos de referencia de la investigación científica

Antes de que comience a explicar cómo se lleva a cabo la reproducción de este animal, permítanme que les explique lo más importante y creo que interesante de este tema: La formación de la pareja y su comportamiento social.

La formación de la pareja es un proceso muy complicado donde muchos han fallado en el intento de formar una consolidada. Debemos de tener en cuenta que, en la naturaleza, las especies pertenecientes al género Amphiprion están en simbiosis con anémona. En ella convivirá una pareja que cuidará de sus huevos hasta que eclosionen. Una vez eclosionen, los individuos nacerán todos como machos donde a medida que vayan creciendo, y en respuesta a diversos factores, como los ambientales y/o la jerarquía del rango social, cambian de sexo de macho a hembra. De esta manera, y cuando se produzca dicho cambio, el macho que sea de mayor tamaño dentro del grupo, pasará a ser el macho dominante y por lo tanto aquel que se pueda aparear con la hembra. Muchos criadores y aficionados suelen coger del grupo aquel ejemplar más grande y que destaca del grupo (hembra) y lo junta con el más pequeño. Aunque esto no te da un resultado 100% fiable, puede acertarse.

Una vez tengamos nuestra pareja consolidada, la aislaremos en otro acuario donde estén lo más relajados posibles y eviten estar en lucha constante con el resto de habitantes. En este acuario, podremos colocar una anémona, o si aún no eres muy experto y no quieres arriesgarte a que la misma se te muera, se pueden colocar maceteros (en su defecto, un trozo de baldosa que se usan para los pisos de la casa). Suena de locos lo último que les estoy diciendo, pero créanme que funciona, pues yo lo he probado y las puestas eran impresionantes

REPRODUCCIÓN Y CULTIVO DEL PEZ PAYASO

El Amphiprion ocellaris, es un animal cuya reproducción a nivel particular, ha tenido mucho éxito. Hoy en día muchos han conseguido obtener larvas de estos simpáticos animales. Tenemos que tener en cuenta que este pez es hermafrodita protándrico (organismos cuyo sexo masculino madura antes que el femenino), y forman parejas monógamas (mantienen a la misma pareja durante la reproducción y crianza de las larvas).

Normalmente es la hembra quien guía tanto la formación de la pareja como la reproducción, mientras que el macho, es el que elige y prepara el sitio adecuado (anémona o sustrato) donde serán colocados los huevos por la hembra. Los payasos son unos animales muy tediosos a la hora de colocar los huevos, si el sitio elegido no está bien limpio, no harán la puesta. Una vez seleccionado y saneado el lugar, la hembra va depositando los huevos (generalmente por la mañana) y acto seguido el macho los fecunda. Este proceso puede durar hasta incluso una hora. Se ha llegado a obtener, cuando las hembras son ya son veteranas, hasta puestas de entre 1000 y 3000 huevos. La incubación durará una media de entre 9-10 días (dependiendo de la temperatura), donde los huevos experimentarán varios cambios de color a medida que va pasando el tiempo, y sobre todo por la alimentación que han tenido sus padres. Los primeros días son de color naranja/marrones, a partir del tercero se tornan negruzcos, y justo cuando ya les quedan poco para eclosionar se vuelven plateados.

En la naturaleza, la eclosión tendrá lugar durante la noche, sobre todo las noches de luna llena, para evitar ser depredadas. A partir de entonces, la aventura de las larvas comienza, ya que sus padres se desentienden de ellos, y se inician a realizar las operaciones de limpieza para preparar su siguiente puesta.

En el caso de que la reproducción se lleve a cabo en un acuario, lo que se debe de hacer es recoger las larvas, y colocarlas en un recipiente aparte. Su alimentación se basará desde que eclosionan (aunque tendrán el saco vitelino al menos durante 2-3 días) hasta aproximadamente 10 días, con microalgas, y luego con rotíferos. A partir del 11 día, se puede comenzar a dar nauplios de Artemia los cuales deberán ser enriquecidos con microalgas. Si lo que queremos ver es su típica coloración naranja, no es hasta el día 16 cuando lo podremos divisar, y a partir del 21 día, ya completan su metamorfosis pareciéndose morfológicamente a un adulto. Y a los 25-30 días es cuándo podremos comenzar a darles alimentos secos, ya que pasan a tener hábitos pelágicos.

A pesar de algunas dificultades que presentan algunos procesos a la hora de criar pez payaso, muchos han sido capaces de conseguirlo. Esto es gracias a que los últimos años numerosos estudios han permitido desarrollar prácticas fiables y sostenibles de cultivo, dando lugar a ejemplares criados en cautividad. De esta manera siempre podremos disfrutar de estos curiosos y preciosos animales.

2019, Amphiprion sp., enero, pez payaso