El acuario marino

La espectacularidad y esplendidez de colores tanto de los peces como de los invertebrados con sus increíbles formas nos llevan siempre a desear poseer un acuario marino en casa. Pero no es tan fácil, el primer problema que podemos encontrar es la adquisición del equipo adecuado, siempre que acertemos en encontrar un buen profesional, serio y que nos asesore correctamente.

En primer lugar y para poder disfrutar de un acuario marino, deberíamos antes y durante un cierto tiempo a modo de ensayo adquirir la necesaria experiencia pasando por un acuario de agua dulce. Podemos considerar el acuario marino como una ampliación del de agua dulce y por tanto muy importante comenzar con este antes de acometer el Marino.

Otro factor a tener en cuenta es el valor económico, que evidentemente es bastante más elevado, en el acuario marino, ya no solo en el coste de la instalación que hoy en día podemos considerar relativamente aceptable sobre todo si lo que pretendemos tener es una instalación básica, el precio de todos los componentes de dicho acuario, siempre será mucho más elevado en el acuario marino.

El mantener peces e invertebrados en cautividad es un hecho que se viene desarrollando desde hace muchos años, por lo que no deberemos tomarlo como una ciencia oculta ni mucho menos, el conseguir darle la importancia que se merece a cualquier hecho, nos puede ayudar y mucho a conseguir los resultados que uno espera. Por otro lado, la precipitación solo puede conducirnos al fracaso y perder el interés por una afición que por otro lado podrá satisfacernos plenamente y disfrutar de un hobby como pocos.

Hoy en día a diferencia de otras épocas, disponemos de una gran cantidad de especies de peces e invertebrados marinos reproducidos en cautividad, esto conlleva por supuesto una mayor garantía de éxito, debemos tener en cuenta que las especies reproducidas en cautividad se adaptan mucho mejor a la vida en el acuario. Otro factor que podemos decir que ha mejorado con el tiempo, son los sistemas de captura que se utilizan actualmente, evidentemente ya no se utiliza el famoso cianuro como antaño, producto que por un lado facilitaba la recolección de especies de peces con tendencia a refugiarse en los escondrijos que les ofrecía el arrecife, pero que provocaba una autentica masacre entre dichas especies, podríamos decir que los peces que no morían en el acto eran fáciles de capturar, además los que sobrevivían no lo hicieran por mucho tiempo, pues seguro que habían sido afectados en algún órgano vital sobre todo el hígado o algún otro. Actualmente las especies de peces que provienen de capturas en libertad, son pescados por medios que no suponen ningún problema para estos.

En cuanto a los invertebrados se refiere, podríamos decir que es otra historia, en los últimos años se ha desarrollado muchísimo el sistema de producción de muchas especies en cautividad mediante esquejado, que aunque no se puede considerar una reproducción en cautividad, los resultados son muy aceptables, además la captura de estas especies es mucho más sencilla sobre todo por tratarse de animales en su mayoría estáticos o por lo menos de desplazamiento muy lento, solo hacer mención que precisamente por su fácil captura, muchas de estas especies se encuentran en peligro de extinción, sobre todo los corales duros, por lo que deberemos tener mucho cuidado a la hora de adquirir cualquier especie de invertebrado, que si lo precisa venga acompañado de su documentación correspondiente “guía Cites” si el proveedor no puede proporcionárnosla, será mejor evitarnos problemas y actuar con legalidad y evitar adquirirlos.

El hecho de tratarse de especies fáciles de capturar, y encontrarse ampliamente presentes en el comercio, no tiene nada que ver con su adaptación al acuario quizás en muchos casos esta sea algo complicada incluso en algunos casos imposible, muchas veces el introducir según que especie en nuestro acuario significa condenarla a muerte, la vida en el arrecife coralino viene marcada por una gran especialización de todos y cada uno de sus componentes, sobre todo en cuanto a la alimentación se refiere, por lo que muchas veces no será posible alimentar correctamente a según que especies por lo que será mejor informarnos antes y si es preciso no introducirlas.

El tamaño del acuario

Aunque el tamaño del acuario es muy importante, la tecnología empleada hoy en día ha hecho que este no sea un impedimento para poder instalar un acuario Marino con dimensiones reducidas, por lo que seguramente el espacio de que dispongamos o el presupuesto que estemos dispuestos a emplear, serán los que marcarán el volumen de nuestro acuario.

De todas maneras, siempre que podamos disponer de instalaciones amplias, lo agradecerán nuestros peces y también nosotros con una dedicación más suave.

Tipos de acuario

Una vez hemos decidido instalar un acuario marino en nuestro hogar, viene la segunda decisión, pues en el global marino podemos optar por varias versiones y la pregunta es ¿qué tipo de acuario pongo?, un acuario con base de peces, un acuario con base de invertebrados “marine reef”, o un nano ya sea dedicado a invertebrados o combinado con peces.

Acuario para peces

Los peces en el acuario, en muchos casos es una de las prioridades de muchos iniciados al acuario marino, la evolución es la lógica, el aficionado proviene de mantener un acuario de agua dulce, e impulsado por los colores increíbles de los peces marinos, se decide a dar el paso.

Una de las bases para este tipo de acuarios es el tamaño, aquí deberemos aplicar el criterio del espacio a ultranza, además que siempre funcionará mucho mejor un acuario de grandes dimensiones, aquí debemos añadir la territorialidad, que en muchas especies marinas de peces es muy fuerte, debemos tener en cuenta que en la naturaleza disfrutan de unos espacios “territorios” exageradamente extensos por lo que no podemos pretender que luego una vez aclimatados a un acuario de pequeñas dimensiones no causen problemas.

En este tipo de acuarios deberemos tener en cuenta una vez ya decidido el tamaño, los accesorios, que hasta cierto punto podremos considerar algo más rudimentarios o mejor dicho no tan sofisticados que en otro tipo de acuario como por ejemplo el de arrecife.

En primer lugar deberemos disponer de un filtraje mecánico muy potente, un filtraje biológico en base a un filtro seco-húmedo, que aunque nos obligue a efectuar cambios parciales y periódicos de agua, siempre será un seguro de funcionamiento frente a los nitritos, que en verdad este es el que podríamos tildar de problema principal quedando los nitratos en un papel secundario, no podemos olvidar que los peces pueden soportarlos mejor a según que niveles, esto no quiere decir que podamos mantener nuestro acuario con niveles elevados de nitratos, sino que en momentos puntuales siempre tendremos un margen de maniobra más amplio en acuarios destinados exclusivamente a peces, aunque este filtraje siempre se ha demostrado útil, hoy en día y con la aparición de nuevas tecnologías, como los filtros que funcionan por electrolisis, han simplificado bastante el funcionamiento del acuario.

Acuario con invertebrados

Seguramente un paso previo al acuario de arrecife y también muchas veces un martirio permanente para su propietario, pues es bastante difícil el poder mezclar la mayoría de invertebrados con una gran cantidad de especies de peces, por un lado muchos peces se alimentan precisamente de invertebrados, por ejemplo los peces Mariposa, los grandes peces Ángel o los peces Ballesta, por otro, muchos invertebrados han desarrollado una serie de defensas tanto urticantes como tóxicas, las cuales en libertad no presentan ningún problema ambiental, pero que en algunos casos en el acuario puede ser un problema insalvable por muy grande que este sea.

Por todo lo mencionado deberemos considerar que este acuario mixto quizás sea el que más limitaciones nos proporciona a nivel de habitantes, puesto que deberemos desestimar muchas especies tanto de peces como de invertebrados.

Hasta aquí las limitaciones de este tipo de acuarios, por otro lado, no todo serán factores negativos. Debido a la increíble cantidad de especies que habitan los arrecifes coralinos, aunque solo podamos acceder a un pequeño porcentaje de ellos, ya significa una barbaridad, o sea que las posibilidades son muchas, Cirujanos, Damiselas, Serranidos de pequeño tamaño, góbidos blénidos, labridos, pequeños peces ángel y como no los peces payaso con sus correspondientes anemonas, en cuanto a invertebrados a parte de las ya comentadas anemonas, podremos disponer de un sin fin de gusanos de tubo, gorgonias, estrellas de mar, caracoles turbo y algún que otro coral.

En cuanto a los accesorios necesarios en este tipo de acuarios, la base nos la marcará en gran manera los invertebrados que pretendamos introducir, en principio podemos aplicar en mismo sistema que en el capítulo anterior, aunque deberemos mantener un nivel de nitratos lo más bajo posible, con lo que deberemos acelerar la cadencia de cambios de agua.

Acuario de arrecife

Podríamos considerar este tipo de acuario como “LA JOYA DE LA CORONA” la idea se basa en la reproducción lo más afinada posible de un arrecife coralino, por lo que si bien el tamaño a pesar de que los acuarios mayores funcionan mejor, no tendrá una importancia tan grande como en otro tipo de acuarios, la tecnología a aplicar si deberá ser lo más completa posible, el gran número de especies diferentes que pretenderemos que compartan el hábitat nos obligará a proporcionarles unas condiciones lo más parecidas a la naturaleza posible.

Evidentemente deberemos de prescindir de un número no poco importante de especies tanto de peces como de invertebrados en los primeros por ejemplo peces Mariposa, o grandes peces Ángel.

En cuanto a los invertebrados deberemos prescindir de aquellos que depreden a otros o bien que puedan contaminar nuestro acuario.

Este tipo de acuarios podríamos decir que está reservado a aficionados con un nivel algo avanzado, pues son muchos los factores que pueden influir en su buen funcionamiento y sin un cierto dominio de la técnica resultará bastante difícil obtener un proceso exitoso.

El mismo concepto podemos aplicar a los Nano-reef, quizás algo más laboriosos, al tratarse de volúmenes de agua más reducidos, pero precisamente el poco volumen de agua de estos acuarios, harán el mantenimiento de estos más llevadero.

De todas maneras, seguramente es cierto que no se puede considerar esta afición totalmente desarrollada si no se ha podido observar en casa alguna de estas maravillas, cada centímetro en constante movimiento un mundo dentro de otro, las simbiosis, las dependencias, es algo así como la plenitud en un momento de relax.

acuarios, corales, dulce, marinos, tamaño, tipos