Corales de fácil mantenimiento (Caulastrea)

En este nuevo artículo queremos hablar de otra especie de coral tipo LPS apto para todos los niveles y que dará un color y un aspecto a nuestro acuario de arrecife muy bonito. Hablamos del mantenimiento del bonito género Caulastrea, y sus principales y más conocidas especies, C. furcata y C. curvata.

Generalidades de Caulastrea

Los corales del género Caulastrea son corales con una amplia distribución en mares tropicales y zonas arrecifales, pero sin embargo poco comunes y poco numerosos. Suelen preferir lagunas y zonas protegidas en arrecifes, al abrigo de grandes corrientes y oleaje, y se distribuyen por toda la columna de agua pudiendo encontrarse a profundidades entre 1 metro y 60 metros, pues sus requerimientos lumínicos no son muy grandes.

Estos corales pueden formar colonias extensas y en ocasiones, si disponen de poco espacio, compactas y apelotonadas entre ellas. Sus coralitos (o esqueleto de los pólipos) son túbulos medianamente gruesos y alargados con su extremo superior en forma redondeada, desde donde sale la parte visible del pólipo, que es bastante carnosa, ovalada o redonda y puede contener en su centro una o varias bocas.

Una de las características de este coral son sus llamativos colores brillantes que pueden ir desde el verde flúor hasta el naranja o incluso tonos azulados. Sin duda alguna, uno de los ejemplares más llamativos es el perteneciente a la especie C. furcata con sus pólipos en color anaranjado y con el centro de éste de color verde brillante, aunque la C. curvata variedad “hulk” también es muy apreciada por su exageradamente brillante tono verde, que le da ese apodo y dota al acuario de un brillo poco menos que “radioactivo”.

Mantenimiento

Luz

Estos corales son fotosintéticos, por lo que la luz es una parte primordial para su desarrollo. No obstante, este género es bastante resistente, robusto y de necesidades bajas, por lo que una luz de intensidad media le bastará para sacar todos sus colores a relucir y desarrollarse correctamente. También cabe destacar que estos corales no suelen variar su coloración estando en cautividad, por lo que podemos estar tranquilos de que no sufrirá cambios de color por luz inadecuada o insuficiente, siempre que lo mantengamos dentro de unas condiciones óptimas con el resto de parámetros.

 

Alimentación

Como pasa con todos los corales fotosintéticos, esta especie se alimenta de los productos de la fotosíntesis que realizan sus zooxantellas, es decir, “se alimentan” de la luz. Sin embargo, acepta de buena gana alimento como zooplancton (por ejemplo, artemia, mysis y copépodos) y pequeños pedazos de pescado e incluso huevos de gammarus, que pueda capturar con los pequeños tentáculos que rodean su disco oral.

Como se ha indicado en el apartado anterior, estos corales son muy resistentes por lo que pueden vivir perfectamente sin necesidad de alimentarlos directamente, sin embargo, si les proporcionamos alimento periódico, por ejemplo, dos o tres veces semanales, se mostrarán con un aspecto mucho más saludable, con pólipos más grandes e hinchados y presentarán incluso un crecimiento colonial mucho mayor. Normalmente, suelen extender sus tentáculos en las horas de oscuridad, en busca de alimento, aunque también pueden captar y “oler” la presencia de alimento en el agua y extender rápidamente éstos, ocasión que podremos aprovechar para alimentarla si así se desea.

Corriente y zona del acuario

Como hemos indicado anteriormente, estos corales se encuentran desde 1 metro hasta 60 metros de profundidad, por lo que la colocación en el acuario no les será ningún problema, pudiendo colocarse en todos los niveles. No obstante, con respecto a las corrientes, prefieren zonas poco turbulentas con corrientes suaves o moderadas, ya que de lo contrario un movimiento de agua muy fuerte podría hacer que sus carnosos pólipos se dañen con los afilados septos del esqueleto que los recubre.

Como recomendación general, se estima que para los corales tipo LPS como es el caso de Caulastrea sp. la corriente debe ser de moderada a media, con un movimiento de agua 4 veces mayor a los litros del acuario, por lo que de mantenerse en acuarios de 100L, las bombas recomendadas para este género deberían tener una potencia aproximada de 4000L/h. Una buena opción para su mantenimiento son los generadores de ola Aqua Ocean, que pueden modificar el flujo de distintas formas, imitando los cambios de corrientes en zonas de laguna, por ejemplo, donde suelen encontrarse estos corales.

Parámetros

Al igual que ocurre con la iluminación, con el resto de parámetros químicos Caulastrea sp. no es nada exigente. Bastará con mantener los parámetros dentro de los niveles normales de un acuario de arrecife, y controlar que no haya variaciones muy bruscas.

Respecto a la temperatura, lo recomendable es mantener a estos corales entre 24°C y 28°C, y salinidades entre 1022 y 1026 de densidad. Con respecto al KH, aguantan rangos desde 7 hasta 12 dKH, aunque claro está que su crecimiento aumentará cuanto más elevado sea este parámetro. Sin embargo, un valor medio ideal sería entre 8 y 8,4 dKH, para evitar niveles demasiado bajos y demasiado altos difíciles de mantener. Con todo esto, manteniendo un nivel de KH entre 8 y 8,4, los niveles de calcio se pueden mantener entre 400 y 450 ppm, y los niveles de magnesio entre 1200 y 1400 ppm.

Con respecto al nivel de nutrientes, en corales duros siempre es recomendable mantener unos niveles mínimos de estroncio y otros elementos traza que favorezcan la esqueletogénesis del coral, aunque si se realizan cambios de agua periódicos con una buena sal para acuarios equilibrada, el aporte de estos micronutrientes ya estará cubierto.

Sin embargo, lo que sí es muy importante es mantener los niveles de fosfatos y nitratos bajos. A ser posible los fosfatos deberán rondar entre 0,01 y 0,05ppm, mientras que los nitratos no se recomiendan que superen los 20ppm. Esto no es porque le resulten tóxicos, de hecho, son nutrientes esenciales para que las zooxantellas realicen su fotosíntesis, sino porque un nivel elevado de estos nutrientes podría desembocar en una aparición de algas que pueden llegar a colonizar su esqueleto y evitar la completa extensión de sus pólipos, pudiendo matarlos en cuestión de poco tiempo.

Reproducción

Como la gran mayoría de especies ornamentales, la reproducción de Caulastrea sp. en el acuario se realiza mediante reproducción asexual. O bien se pueden dividir de forma natural o podemos esquejarlos para obtener coralitos separados que crezcan de forma independiente y así poder tener varios ejemplares en distintas zonas del acuario.

Normalmente, bajo una buena alimentación e iluminación las Caulastreas crecerán hasta tal punto de dividir sus pólipos mediante bipartición, originando nuevas cabezas donde antes solo había una. A partir de ahí, los coralitos irán creciendo y acumulando más carbonato cálcico, formando poco a poco una colonia con varias cabezas.

No obstante, si tenemos una colonia compacta y queremos separarla para obtener varios ejemplares, podemos fragmentarla, cortando con cuidado la zona baja de cada uno de los coralitos y sin tocar la zona carnosa de los pólipos, con alguna herramienta adecuada, como sierras radiales tipo “dremel”, tenazas o alicates, pues su esqueleto puede llegar a ser bastante robusto y resistente.

Compatibilidad con otras especies

Por lo general este coral no es nada agresivo ni con otros corales ni con peces por lo que es compatible con cualquier especie. Sin embargo, como con el resto de corales, debemos tener en cuenta que ante cualquier competidor de espacio se va a defender utilizando sus urticantes tentáculos, por lo que no se recomienda colocar en contacto con otras especies, dándole cierto espacio para que se sienta a gusto y pueda crecer con normalidad.

Teniendo en cuenta las pocas consideraciones para mantener a este bonito y resistente coral, esperamos que esta pequeña ficha de mantenimiento les sea de utilidad para saber darle los mejores cuidados a este bonito género en el acuario marino.