Cómo montar un Nano Acuario Marino

Mucha gente se interesa por los acuarios marinos, pero tras mucho leer en foros con ideas y opiniones muy diversas, la tónica general es que los más valientes se decidan sin pensarlo dos veces a montar acuarios grandes; o que los más pesimistas directamente desechen sus ideas iniciales y no continúen con su plan, por verlo demasiado complicado. En este artículo comentaremos de forma breve y sencilla una alternativa a esos grandes acuarios marinos; hablaremos de cómo montar un Nano Acuario Marino, y daremos algunos consejos de cómo mantenerlo para que la experiencia sea un éxito. De los corales, peces y otros organismos a introducir hablaremos en otros artículos.

¿Qué es un Nano Acuario Marino?

Generalmente se considera un Nano Acuario Marino todo acuario con un volumen inferior a los 100 litros, pero en este caso nos centraremos en acuarios ligeramente más pequeños, que son los elegidos mayoritariamente por la gente que se quiere iniciar en la acuariofilia.

Material necesario

Lo principal como es lógico, es el acuario. Es muy común encontrar en el mercado pequeños acuarios de entre 30 y 50 litros que pueden ser utilizados para montar un Nano Acuario, como por ejemplo los acuarios de la línea AquaLux Pro.

Una vez disponemos de la urna debemos pensar qué otros elementos serán necesarios. Por ejemplo, algo muy importante es la temperatura por lo que necesitaremos termómetro para controlarla y termostato para regularla. Por otra parte, en los acuarios marinos es de suma importancia la iluminación si vamos a poner corales. Por ello recomendamos buscar pantallas de pequeño tamaño que den un buen resultado. Generalmente una iluminación con gran cantidad de LEDs azules aporta la luz necesaria para la supervivencia de los corales y otros invertebrados, mientras que la luz blanca además de aportar un extra de luminosidad, proporciona unos tonos naturales en nuestro acuario. Unas lámparas que dan muy buen resultado son la Nano Coral Led y la Coral Led Lamp con la proporción ideal de luz azul y blanca que necesitan los corales para crecer y además que inhibe el crecimiento de algas.

Finalmente, debemos pensar en la filtración. Respecto a este tema hay mucha controversia ya que mucha gente dice que un nano acuario bien montado se puede mantener sin filtración, únicamente con cambios de agua. Esto es totalmente cierto, pero nos haría vivir encadenados a nuestro acuario ya que los cambios deberían ser semanales, y pequeñas variaciones en las condiciones del agua que cambiemos podrían afectar en gran medida a nuestros inquilinos, por lo que nosotros recomendamos utilizar algún sistema de filtración. Unos filtros que funcionan de maravilla en este tipo de acuarios son los Filtros Hydra, especialmente los Nano Hydra que cumplirán varias funciones. Principalmente gracias a su sistema de electrocatálisis, ayudará a mantener el agua mucho más limpia evitando picos de amoniaco y nitritos y adicionalmente, gracias a su skimmer de superficie mantendrá la superficie del agua totalmente limpia, eliminando esa capa de grasa que se crea ocasionalmente debido a la suciedad que generan algunos alimentos. Por otra parte, si queremos añadir un skimmer, aunque no es necesario podemos decantarnos por el Skimmer de Mochila Dophin, que funcionará como skimmer y a la vez como filtro de mochila.

Con todo lo anterior ya tenemos los componentes eléctricos para nuestro acuario, pero aun nos falta la decoración. En primer lugar, deberemos poner un sustrato, ya sea arena de coral o una arena artificial. En Acuarios pequeños es recomendable para incrementar la colonia bacteriana en el acuario. Un sustrato maravilloso es el 3DM Reef-Sand, una arena artificial que ayudará a mantener niveles de Calcio y Magnesio más estables, y por otra parte deberemos introducir algo de roca. Como podréis leer en otro número de esta revista debemos sopesar los pros y los contras de la roca viva frente a la muerta (nosotros siempre nos decantamos por muerta). Con la roca seleccionada recrearemos un paisaje acorde con la idea que tenemos, en función de lo que queramos introducir.

Cómo proceder y qué tener en cuenta

Una vez colocados los equipos eléctricos, la arena y la roca comentados anteriormente, llenaremos el acuario con agua salada, con una densidad de entre 1024 y 1026. Hay que tener siempre en cuenta la evaporación que se producirá día tras día en el acuario. Esto incrementará la salinidad paulatinamente y puede afectar a nuestros corales negativamente, por ello es de vital importancia reponer el agua evaporada añadiendo agua dulce al acuario cada 2 o 3 días para evitar cambios bruscos. Algo que personalmente recomiendo, es hacer una pequeña ralla con un rotulador marcando el nivel de agua, de este modo sabremos hasta dónde tendremos que reponer agua dulce para compensar esta evaporación. Otra de las opciones, más cómoda, es instalar un rellenador de agua automático, que nos mantendrá el nivel de agua siempre controlado. Los hay muy económicos y de funcionamiento muy sencillo, como los rellenadores con boya de AquaOcean, que nos simplificarán la tarea de mantenimiento del acuario en este aspecto.

Puesto que en un acuario marino se producen muchos cambios en sus parámetros por diversos factores, como por ejemplo reacciones biológicas, la respiración de sus inquilinos, la evaporación del agua, etc, deberemos realizar análisis de agua periódicos para lo que podremos utilizar los test Marine Lab de NT Labs. Y para mantener estos parámetros estables podemos utilizar unos productos que dan muy buenos resultados y aportan todo lo necesario; Por ejemplo, para mantener unos niveles de Calcio, Magnesio, Carbonatos y elementos traza, vitales para nuestros corales, recomendamos NanoCode A y NanoCode B de Brigtwell Aquatics, producto bicomponente que aporta todo lo necesario a nuestro nano acuario.

Respecto a los inquilinos no hablaremos de especies, pero sí debemos dar unos consejos básicos. Puesto que la filtración no será muy potente para estos volúmenes que vamos a trabajar es recomendable introducir uno o dos peces de pequeño tamaño para evitar un exceso de materia orgánica que polucione el acuario. A estos peces los alimentaremos con muy poca cantidad de comida 2 o 3 veces al día para evitar que sobre y vaya directamente al sustrato o la roca. De este modo podremos tener un acuario sano y limpio que nos permitirá mantener algunos corales que den colorido y vistosidad.

Con todo esto, ya tendríamos lo básico para empezar a montar un bonito acuario. Siguiendo estos pasos, seguro que tu inicio con un Nano Acuario Marino podrá ser un éxito. Y hay que recordar que un fallo o error que haga que nuestro acuario se ponga feo y tengamos que empezar de nuevo no es un fracaso, sino una forma de aprender de nuestros errores y ganar más conocimientos.

Ánimo y esperamos ver alguno de vuestros Nano Acuarios en el foro.

materiales, montar, nano acuario marino, procedimiento, productos, qué es